Compartir

A propósito del asilo político para Snowden

El problema para el país que le dé asilo o refugio a Eduard Snowden es eminentemente político

imageRotate
JULIO CÉSAR PINEDA |  EL UNIVERSAL
jueves 18 de julio de 2013  12:00 AM
En relación a la situación de Edward Snowden, considerado por algunos como héroe al denunciar los sistemas de espionaje y de control ciudadano de Estados Unidos, y por otros como traidor por revelar secretos de Estado que comprometen la seguridad y la defensa de su país; hoy el asunto es parte de la política y la diplomacia venezolana. El presidente Maduro decidió ofrecerle la protección a pesar de las advertencias de Washington y de una futura solicitud de extradición.

La decisión de la Cancillería rusa, de autorizar el ingreso de Snowden a su territorio facilitará el asilo diplomático, si este recurre a una embajada latinoamericana en Moscú. Luego del asilo diplomático, Snowden podrá solicitar el asilo territorial al Estado en cuya embajada sea asilado o de un tercero, en lo que se denomina asilo territorial. China y Rusia y más de 15 países le han negado el asilo político por la necesaria buena relación que tienen y deben seguir manteniendo con Estados Unidos. Es muy posible que se dirija luego a una misión diplomática acreditada en Moscú. Rusia aplica el principio de Non refoulement del Convenio sobre Refugiados. En el caso de la embajada venezolana a unos 30 kilómetros del aeropuerto Sheremétievo, sería el segundo caso de asilo o refugio en la historia de las relaciones diplomáticas entre Caracas y Moscú.

Como encargado de negocios, por la injusta declaración de Persona Non Grata del extraordinario embajador Régulo Burelli Rivas, me tocó manejar el único asilo que hemos conocido en Rusia, fue en los tiempos de la Unión Soviética. Para nosotros se trataba de la necesaria protección a varios jóvenes venezolanos de una misma familia, acosados por el sistema comunista y quienes habían encontrado la protección y el auxilio del embajador Burelli. Eran hijos de rusos, a pesar de haber nacido en Venezuela, el gobierno soviético desconocía la nacionalidad venezolana porque no aceptaba el Ius Solis sino el Ius Sanguinis. Los jóvenes irrumpieron en nuestra embajada al conocer la expulsión del diplomático Burelli, en solicitud de protección, la cual se les concedió inmediatamente, no en su calidad de rusos sino en su condición de venezolanos. Para los soviéticos era un asilo de sus ciudadanos en una embajada latinoamericana, para los rusos eran delincuentes a quienes no se le debería dar asilo ni protección diplomática. Para Venezuela eran jóvenes honestos en demanda de protección. Venezuela no calificó el asilo por tratarse de venezolanos. Moscú advirtió que nunca saldrían del país aunque respetaba la inviolabilidad de la embajada. Tanto en la Cancillería venezolana como en la rusa se conoce este caso bajo el expediente de los Hermanos Machara. Después de largas negociaciones se me permitió acompañarlos siempre que salieran con pasaporte ruso, por la vía Moscú-Frankfurt, New York-Caracas. Por cierto en esa época nos atendió en New York el diplomático Roy Chaderton, el mérito integral de esa negociación exitosa se debió al ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela en esa época el doctor Simón Alberto Consalvi. Los hermanos Machara disfrutan de la democracia venezolana, han constituido hermosas familias, y gracias a nuestra diplomacia regresaron a su país de origen, aunque no olvidan la amarga experiencia de haber vivido un tiempo bajo el comunismo soviético. Gracias a Gorbachov a la Perestroica y al Glasnost, Rusia también dejó de lado el socialismo real y enterró el recuerdo cruel del fascismo-estalinista.

En casi todas las situaciones de solicitud de asilo o de refugios, los gobiernos tratan de calificar de delincuentes a quienes solicitan la protección internacional, mientras que los Estados asilantes proceden porque se trata de delitos políticos y en defensa de la vida y libertad del asilado. El asilo es una figura eminentemente latinoamericana, regido por la convención firmada en Caracas el 28 de marzo de 1954 en cuyo artículo 12 señala "todo Estado tiene derecho a conceder asilo, pero no está obligado a otorgarlo". Cualquier país que acoja a Snowden lo haría bajo el artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde se señala "en caso de persecución toda persona tiene derecho a buscar asilo y a gozar de él en cualquier país".

En cuanto a Eduard Snowden más allá de lo humanitario, de lo jurídico y de lo diplomático, el problema para el país que le dé asilo o refugio es eminentemente político. La política como la definía Bismarck es la ciencia de lo posible pero también de lo conveniente.

Jcpineda01@gmail.com

Twitter: @jcpinedap



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Guillermo Jose Moreno Olivares
18.07.2013
3:21 AM
Diplomacia Servil.Como de costumbre-para "variar"-,el Señor Pineda anda de rodillas,buscando por todos lados,el paradero de esa QUINTA PATA que los gatos suelen perder.Quiere convencernos de que a China y a Rusia la FRÍA CONVENIENCIA de una "BUENA RELACIÓN" con el gobierno de los Estados Unidos,esta por encima de LOS DERECHOS de un ser HUMANO.Sin embargo es GRACIAS a estas dos naciones que SNOWDEN aun se mantiene fuera del alcance una SEGURA PENA DE MUERTE o de CADENA PERPETUA por haberse atrevido a DEFENDER LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES de todos sus compatriotas, y lo mas ENNOBLECEDOR y DIGNO DE ADMIRACIÓN Y RESPETO,los DERECHOS HUMANOS de todos los habitantes del planeta.Parece que PERMANECER sin problema alguno en un AEROPUERTO RUSO y haber salido sin problemas de un Chino no convencen a nuestro "INTERNACIONALISTA" criollo.El derecho a asilo -para el- es bueno cuando se "huye" de las" garras" del comunismo Y UNA ESTUPIDEZ cuando se huye de UNA MONSTRUOSA ÉLITE CAPITALISTA.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar