Compartir

The Criollo way

LINDA D´AMBROSIO |  EL UNIVERSAL
martes 16 de julio de 2013  12:00 AM
En 1993 Elías Pino Iturrieta y otros destacados intelectuales publicaron una obra conjunta llamada "La Mirada del otro: viajeros extranjeros en la Venezuela del siglo XIX". El  título, que por cierto comparte con la novela de Fernando González Delgado y la película de Vicente Aranda, pretendía describir el fenómeno de la percepción con que otros ojos, concretamente los de los expedicionarios naturalistas del siglo XIX, nos contemplaban.

Durante la Colonia, el acceso América había estado restringido. Una vez franqueados los obstáculos que limitaban la afluencia de viajeros, acudieron muchos, inspirados por diversas motivaciones. El Nuevo Mundo se ofrecía como un catálogo de imágenes y especies naturales hasta entonces nunca vistas en Europa,  que eran descubiertas con asombro y admiración por quienes recorrían el continente.

Y es el caso que participo de una situación similar cuando desde lejos vuelvo los ojos a mi país: re-contemplo lo que hasta ahora me había resultado evidente al intentar explicarle algunas cosas a mis interlocutores europeos y, más  concretamente, cuando intento aclarar a qué me refiero  cuando utilizo ciertas expresiones.

El eminente filólogo Ángel Rosenblat, en el prefacio de su libro Buenas y malas palabras (1960) rastreaba el origen de algunas voces de uso frecuente en Venezuela. Así, el  criollísimo término "corotos" para referirse a  trastos o cachivaches, procedía según el escritor de las burlas que hiciera la servidumbre de cierto militar, propietario de algunas pinturas del célebre Camille Corot: el coronel se refería a las pinturas como a sus "corots".

Otras expresiones provienen de los nombres anglosajones de algunos objetos o de sus marcas. Así, el otrora popular picó, aparato empleado para reproducir música grabada en discos, debía su nombre al pick-up, su homólogo americano; los "macundales" , otra versión de los trastos, derivan de una marca de machetes y otros enseres de trabajo de frecuente importación, Mac and Dale; el atento guachimán que vigila en la garita no es otra cosa que el watchman gringo, y los gringos se llaman así, según la tradición, porque durante la batalla del Álamo los mexicanos les increpaban "green go! " (verdes, márchense!) refiriéndose al color del uniforme de los soldados norteamericanos.

Pero hay otros enunciados, de los que todos hacemos uso coloquialmente, que aluden directamente a situaciones locales. Estar muy pero que muy enfadado es estar más caliente que plancha de chino. Las planchas suelen estar calientes pero ¿por qué concretamente las de los chinos? Porque a principios del siglo XX la mayor parte de las lavanderías caraqueñas eran propiedad de ciudadanos de esa nacionalidad. Era de suponerse que, al estar todo el día poniendo a punto la ropa, sus planchas nunca llegarían a enfriarse.

Ir a llorar al Valle es una expresión relacionada con una anécdota presuntamente histórica. Según narra Lucas Manzano en su libro Caracas de mil y pico (1946) coincidieron una mañana visitando a fray Antonio González de Acuña, obispo de Caracas, tanto el prior del Convento de San Francisco, como  fray Gregorio de Ibis, quien desde  principios de 1674 había emprendido la evangelización de los indígenas que poblaban El Valle de la Pascua. Ambos aspiraban a que el prelado acudiera a sus respectivas parroquias.  Como fray Gregorio insistiera en el baile de "La Llora" que haría en su honor la agrupación Los Diablitos de El Valle, dicen que el Obispo exclamó dirigiéndose al prior: "Hermano: aplace usted lo suyo para más lueguito, porque ahora vamos a llorar a El Valle".

También hay interpretaciones locales de algún evento internacional. Charles Lindbergh,  primer aviador en cruzar sin escalas el Atlántico, desde Nueva York hasta París, tuvo un hijo que fue secuestrado en 1932,  y que  permaneció desaparecido durante varios meses. De allí la expresión "estar más perdido que el hijo de Lindbergh".

Hay un libro, hoy en día sólo disponible en el mercado de segunda mano, en el que su autor, de apellido Bashleigh,  intentaría precisamente explicar  estos venezolanismos a los angloparlantes: The criollo way.

Por un lado puede ser hilarante pero, por el otro, resulta interesante observarnos con ojos de extranjero.  Nos vuelvo a contemplar, con una mirada que se sitúa en otra perspectiva, y me gusta lo que veo. Y sin duda me gusta el sentido del humor venezolano que, si bien no  resuelve directamente los problemas, por lo menos ayuda a hacer más llevaderas las cargas.

linda.dambrosiom@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por Linda D´Ambrosio
17.07.2013
10:14 AM
Señor Santiago Montenegro: Agradezco la luz que arroja usted sobre el asunto. Leí el libro de Rosemblat alrededor del año 1978 y eché mano, infructuosamente, de mi memoria, por no tener un ejemplar a mano (estoy en Madrid). No se trata de un artículo académico en el que el rigor documental sea indispensable, pero sí me gusta mencionar algunos documentos para que el lector interesado en el tema pueda emprender sus propias pesquisas. En este caso, la inexactitud de mi cita no modifica el asunto central del artículo. Acepto con toda la humildad del mundo mi error y le agradezco sobremanera que haya puntualizado usted cuál era el enfoque del autor. Lo que sí le puedo garantizar es mi buena fé y mi absoluta seriedad. Si se da usted un paseo por mi curriculum podrá constatarlo. Saludos.
 
Por Linda D´Ambrosio
16.07.2013
1:55 PM
Señor Carlos Blanco: sus palabras también me han hecho sonreir. Gracias!
 
Por Santiago Montenegro
16.07.2013
10:06 AM
El pobre Rosemblat se debe estar revolviendo en su tumba. En la obra citada, precisamente DESMIENTE el cuento de los Corots, y dice que la palabra coroto es "sin duda de prigen indígena". Un poquito de seriedad; hay que leerse las obras antes de citarlas!
 
Por Edgar León
16.07.2013
9:52 AM
Con esta profunda escasez de dolares que tenemos en Venezuela, a nadie se le ocurriria decir "green go" sino "green come". Muy interesante y ameno este articulo.
 
Por Carlos Blanco
16.07.2013
9:40 AM
Hace rato no sonreía leyendo un articulo del periódico. Gracias.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar