Compartir

¡Te recibiremos con brazos abiertos!

ORLANDO VIERA-BLANCO |  EL UNIVERSAL
martes 16 de julio de 2013  12:00 AM
Leo mucho en estos días artículos, mensajes, Twits, que trasladan a Capriles & Co. frustraciones acumuladas del sector opositor. "Capriles no las estás debiendo... Capriles eres un fraude... Capriles: o no sabe hacia adónde va o te las sabes todas y sabes esperar". La impaciencia conduce la intemperancia, en un país castrado por una anomia moral profunda y atrapado por una ideología de botiquín. La última: Mr. Edward Snowden plantea venir a Venezuela. Y no pasará nada de nada, porque quienes debemos reaccionar a esta ufanada nos mantenemos ocupados exigiéndole a Capriles y a la MUD...lo que no hacemos nosotros mismos.

Mientras Maduro trata de ocultar su ilegitimidad con protagonismos baratos (que pagaremos caro), muchos venezolanos seguimos deshojando la margarita milagrosa: será la MUD, Capriles; serán algunos militares insurrectos o el pueblo descontento; será el imperio, una guerra civil o será Dios –sic. Por los vientos que soplan o los que dejan de soplar, todo parece indicar que ninguna de aquellas externalidades serán los escapularios que envíen al purgatorio este largo y pesado capítulo llamado Venezuela Bolivariana. Sigo pensando que vamos en carreta y a caballo (inmovilizados) por ese mal hábito de endosar al vecino, a la fortuna o a la fe, nuestra suerte y nuestro destino. En ese afán de delegar ciudadanía, pasamos décadas buscando otro responsable que no sea yo. Algunos más vivos que otros, en tiempos donde aquéllos superan a los "tontos", han decidido plegarse al proceso. Y han amasado fortunas y privilegios como pocos, aun cuando ese éxtasis pueda suponer la desgracia de verse tras las rejas, en el exilio o en el cementerio. Hoy la sociedad venezolana con espantosa ligereza e impunidad, ha desmontado sus principios y valores ciudadanos. Y como dice nuestro sempiterno amigo Revilla, sociólogo a todo sesgo, que no pierde de vista a Weber ni a Lipman, los pueblos no terminan siendo ni buenos ni malos; ni decentes o indecentes, sino pueblos confinados a sus propias virtudes o tiranías. No sólo a la tiranía del totalitarismo como diría Arendt o a la tiranía del igualitarismo (Popper), sino a la de nuestras propias carencias y omisiones. Así terminan siendo Capriles  nuestro verdugo (tanto como el que sí lo es). Y estepan: "Capriles me la debes". Yo pregunto: ¿Y yo no debo nada?

Aquí llegará el flamante exCIA Mr. Snowden y lo recibirán con honores y cañonazos. Con cuerpo diplomático en cabeza de avión, por el gobierno y con cuerpo perplejo pero inerme, por el resto... Por ese otro país-disidente-que no se articula en torno a nadie (pero cómo critica), por lo que tiene mucho que reflexionar. Ese otro país que no es bueno ni malo; digno o indigno, sino  simplemente,  no-es, no-está, no-existe, porque no evita sus propias injusticias. Venezuela- la de brazos abiertos o la de brazos caídos-da igual-le dará casa, comida y un programa en VTV  a Snowden con Eva Golinger...un hombre que solo le dará luz al gobierno (de como jalear) pero grandes dolores de cabeza a los venezolanos. Otro trofeo-si acaso representación-de nuestra sensible pasividad.

vierablanco@gmail.com

t @ovierablanco  


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Joshua Ramir
16.07.2013
2:46 PM
si pero todos los pueblos necesitan un lider y el lider tiene que estar a la altura de su pueblo. El pueblo hizo su parte y voto mayoritariamente por él, y estaba ademas dispuesto a pasar a la accion, pero capriles prefirio esperar y en compas de espera estan todos ahora, mientras el gobierno hace y deshace, ocupa espacios y gana tiempo y experiencia
 
Por Ana White
16.07.2013
10:00 AM
No es que el pueblo decente venezolano se mantiene "ocupado exigiéndole a Capriles y a la MUD...", lo que NO HACE por cuenta propia. Sandeces. LA ENFERMEDAD de Venezuela pasó a ser global: política, económica, social, moral y cultural, PRINCIPALMENTE por LA AUSENCIA DE FORMACIÓN POLÍTICA E IDEOLÓGICA de su pueblo y de ORGANIZACIONES DE DEFENSA; aparte de su COBARDÍA, su CONFORMISMO y su PASIVIDAD. Cuando se podía, OLVIDAMOS SEMBRARLES CONCIENCIA Y VOCACIÓN DEMOCRÁTICA, para que LA DEFENDIESE A CUALQUIER PRECIO y no permitiese que cualquier demente investido de "salvador de la patria" viniese a usurparla. El pueblo decente venezolano tuvo fe en Capriles, lo apoyó y éste SE COMPROMETIÓ A DEFENDER LA VOLUNTAD MAYORITARIA. UNIDAD Y ORGANIZACIÓN pues. Si AHORA el Sr. Capriles y la MUD necesitan que el pueblo decente venezolano que los apoyó, actúe de manera diferente, como líderes que son de la Oposición, simple y llanamente que digan CÓMO. SI ROMPEMOS LA UNIDAD DE ACCIÓN ESTAREMOS PEOR.
 
Por Jaime Bedoya
16.07.2013
9:32 AM
Es posible que esos cómodos que atribuyen a Capriles y a la oposición una supuesta falta de accionar se encuentren entre aquellos que en vez de ir a votar fueron a la playa o se dedicaron al mantenimiento de su casa. Pues, no señor, los culpables de la situación son éstos. Los que vemos desde lejos el panorama, nos permitimos aconsejar a Capriles que no tiene por qué quemarse metiéndose en protestas que lo único que producen es el desgaste una imagen posicionada. Cuiden al líder opositor.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar