Compartir

La ilegitimidad de ejercicio

GUSTAVO BRICEÑO VIVAS |  EL UNIVERSAL
martes 16 de julio de 2013  12:00 AM
Ciertamente mis anteriores comentarios fueron relativos a la legitimidad de origen como expresión de la asunción al poder por vía democrática; en este sentido, a través de un proceso electoral limpio, lo cual supone en todo caso la autonomía real del poder electoral.

La legitimidad de ejercicio es la conducción política por parte de los gobernantes de conformidad con la Constitución y las leyes. Exactamente, la legitimidad de ejercicio va vinculada muy íntimamente a la conducta y a las actuaciones democráticas –cultura democrática– que incumben a todo gobierno en el uso de sus atribuciones legales. Es allí, donde recalcamos nuestra inquietud, de conocer cuándo existe ilegitimidad de ejercicio y cuándo no, abarcando una realidad, de que la legitimidad está en una severa crisis de identidad política y social.

Ejemplos sobran en particular en la historia venezolana. Rómulo Betancourt por ejemplo, asumió el poder en 1945, a través de un golpe de Estado, esto es, su gobierno tuvo un origen inconstitucional, no obstante que, al transcurrir su gobierno, y al prometer una Asamblea Nacional Constituyente y proponer la elección del Presidente por vía de elección popular, transformó su ilegitimidad de origen en favor de una legitimidad de ejercicio, cuando inclusive, provocó la elección por vía del voto directo de Don Rómulo Gallegos como Presidente de la República tres años más tarde. Este fue un hecho de capital importancia para la democracia venezolana.

¿Qué ha sucedido entonces hoy día en América Latina que gobernantes que asumen el poder con legitimidad de origen terminan gobernando en constante violación de leyes y se convierten en gobernantes con ilegitimidad de ejercicio? A mi juicio tres consideraciones contribuyen a conocer una respuesta posible de aceptar. En primer lugar, la existencia de gobiernos populistas con líderes mesiánicos que ofrecen a la sociedad la solución de sus problemas inmediatos sin esfuerzo alguno por parte del ciudadano. En segundo lugar, la fragilidad de la democracia y sus instituciones, al no contener mecanismos adecuados y efectivos para revertir tal situación, y la más importante, el deficiente apoyo institucional que confieren los gobiernos democráticos circundantes cuando observan las desviaciones que ocurren en un gobernante que deja de ser democrático y se transforma  en dictador o en autócrata.

El caso venezolano al efecto es patético. El fallecido asumió el poder apoyado de la voluntad popular, reseñada como un hecho indiscutible, de allí su legitimidad de origen. Sin embargo, la desviación intencionada por su parte de destruir el sistema democrático social y de derecho y de justicia pactado en la Constitución es reflejo viviente de la transformación en el tiempo, a una entera e indudable manifestación de ilegitimidad de ejercicio, insoportable para la democracia venezolana con el derrumbamiento de la república como expresión jurídica de una nación. Claro está, no quiero expresar que lo descrito solamente es lo culpable de la debilidad de la democracia, incumbe a los ciudadanos su restablecimiento a través de medios constitucionales; ¿opinan lectores que es hora de imponer y restablecer la legitimidad de ejercicio y cómo hacerlo?

gbricenovivas@gmail.com   


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
16.07.2013
9:41 AM
SI EL PDTE MADURO HUBIESE AGARRADO EL PODER A TRAVES DE UN GOLPE ESTADO QUIZAS TUVIERAN RAZON EN ASEVERAR LO QUE TANTO VOCIFERAN POR ALLI PERO RESULTA Y ACONTECE QUE EL SEÑOR NICOLAS MADURO MOROS FUE ELECTO DEMOCRATICAMENTE CON MAS DE VOTOS QUE TU CANDIDATO PERDEDOR QUIEN POR RAZONES ESTRICTAMENTE IRRACIONALESY DE SUBOORDINACION A SUS JEFES DE LA BURGUESIA CAPITALSTA DESCONOCE AUN ESOS RESULTADOS Y POR ESO LO LLAMAN AL IGUAL QUE SUS ERRRADOS SEGUIDORES "ILEGITIMO"..LEGITIMO Y DEFACTO TOTALMENTE FUE EL GOLPISTA QUE ESTA FUGITIVO EN EL VECINO PAIS ASI COMO TAMBIEN SUS DEFACTOS CUANDO TOMARON EL PODER A LA FUERZA METIENDO PRESO AL PDTE CONSTITUCIONAL EL 11 DE ABRIL DEL 2002
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar