Compartir

Un país genial

CARLOS ROMÁN DELGADO MOREÁN |  EL UNIVERSAL
lunes 15 de julio de 2013  12:00 AM
Genio.- Carácter, conjunto de cualidades psíquicas y afectivas que condicionan la conducta de cada ser humano, distinguiéndolos de los demás. Habilidad extraordinaria para realizar algo. Ser sobrenatural, que tiene poderes mágicos... estas son varias de las acepciones del Pequeño Larousse Ilustrado sobre genio.

No hay dudas de que nuestro país, si observamos bien, estaría bien definido con esta palabra, genial. No obstante, Wilfredo Franco se hace la pregunta ¿Estamos volviéndonos locos? en su oportuno escrito del Jueves pasado en este diario, ¿locos? Nosotros somos unos genios. Es que solo siendo genios hemos podido lograr que nuestro país esté al revés. El país de nunca jamás, donde todo marcha al revés y todavía seguimos marchando hacia allá, para atrás; donde una revolución involuciona a paso de vencedores; donde salir a la calle y te asalten o asesinen es mucho más fácil que pegarte el Kino; donde ir a comprar es un martirio por no alcanzarte los reales o no conseguir lo que estabas buscando; donde un ingeniero trabaja de taxista y un taxista construye viviendas como un ingeniero; donde un profesor vende periódicos en un quiosco y un quiosquero se mete a banquero; donde un industrial se mete a buhonero y éste se mete a industrial, donde los estudiantes no estudian y los que quieren estudiar no pueden, donde un agricultor se mete a comerciante y éste a conuquero; donde últimamente los locos son santos y los santos son locos; definitivamente, donde todos hacemos lo que no sabemos hacer y todos no hacemos lo que sabemos hacer, el Mundo de nunca jamás... un país genial... irreal, mágico. Por ello, no hay que sorprenderse de nuestra situación actual, sin embargo, lo que más preocupa es que esta genialidad nos ha convertido de ser seres ordinarios; normales, a seres extraordinarios; anormales, llenos de una insensibilidad, indolencia, desamor que nos ha hecho inmunes a sentir lo más noble del espíritu y eso es el perdón, la misericordia divina de la cual me hablaba un gran amigo de mi padre en días pasados. Esto sencillamente crea como consecuencia una crisis crónica de responsabilidad y falta de compromiso con uno mismo y con nuestra sociedad; sencillo, no nos queremos.

El sábado antepasado, 6 de julio, el jefe de bomberos del Distrito Federal, tuvo un accidente de tránsito terrestre, sus compañeros lo llevaron a una clínica de San Bernardino y su tarjeta de seguro no pasó y la clínica se negó a darle los auxilios necesarios, entonces lo llevaron al Pérez Carreño y tampoco lo pudieron atender, después de 10 horas en agonía murió delante de sus seres queridos. En este ejemplo, está reflejado todo lo que acabo de escribir. La clínica privada se negó a atender a un servidor público, el jefe de Bomberos, en una emergencia, muriéndose, por Dios; la tarjeta del seguro no pasó, ¿por qué? La Alcaldía no paga el seguro, y para remate, el hospital público no tenía cómo atenderlo, dejándolo morir. ¿Responsables? La sociedad toda. Por ello, para comprar indulgencia sería bueno que nuestros asambleístas en representación de nosotros, la sociedad genial, dedicaran un tiempito a considerar una Ley de Protección y Seguridad Médica de Emergencia beneficiando a los policías, bomberos, guardias nacionales, Defensa Civil, para aquellos casos de este tipo de emergencias. Toda clínica en la nación estaría obligada a atender las emergencias de estos señores, independientemente de si se pagó el seguro o no.

Como vemos, nuestra genialidad, esa extraordinaria cualidad de ser diferentes a los demás, nos hace terminar en locos, como lo hace ver Franco en su escrito. Esta genialidad nos ha cegado en ver lo ordinario de las cosas, los pequeños detalles, como ese de que si la clínica privada hubiese atendido al Jefe de Bomberos, lo más probable sus hijos tuviesen padre todavía, esa actitud era ordinaria, la extraordinaria fue exactamente no haberlo atendido, pero como este ejemplo hay un millón en nuestra Venezuela "querida", lo ordinario lo hemos convertido en extraordinario y viceversa. Lo ordinario es que haya agua y luz, papel tualé, mantequilla, aceite... que no haya control de cambio, una inflación del 50%, mordidas del 30% en los contratos del gobierno, 50 muertos los fines de semana y pare usted de contar, lo extraordinario es todo lo contrario. Ahora, esto se vuelve más genial aun cuando uno le pone un "handicap" y ese es los petrodólares, es aquí donde nuestra genialidad no tiene par; lograr convertir todas estas cosas ordinarias en extraordinarias y éstas en ordinarias con un flujo de petrodólares como el de nosotros no tiene otro calificativo que el de un país genial.

Reflexión: Estudiar una ley para solventar desgracias como la del Jefe de Bomberos del DF, la cual podríamos llamarla, Ley de Protección y Seguridad Médica de Emergencias, sería algo ordinario, no hacerlo sería algo extraordinario, dejemos la genialidad y estudiemos la propuesta de Ley.

cromandelchal@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (13)
páginas:
1 | 2 |
Por Jose Simo
15.07.2013
10:16 PM
Lo siento estimado articulista pero no estoy de acuerdo con Ud. Lo que propone se llama discriminacion y le pongo un ejemplo: Un nino qu pudiera llegar a presidente algun dia no es atendido en una clinica. Porque no icluirlo tambien a el? Por que no incluir tambien a los medicos publicos, enfermeros, cientificos, a los trabajadores del pe troleo que mantienen el pais, etc.?
 
Por dario corrales
15.07.2013
2:38 PM
"Para tener éxito en el mundo, hay que parecer loco y ser sabio" Montesquieu. lo que pasa es que estos son locos, maliciosos, ineptos e ignorantes.. por donde los agarren, por donde los miren, por donde sea.. siempre saldremos perdiendo.. mientras esten estos robolucionarios sucialistas administrando el poder.. estaremos frios, mas que fritos... estaremos perdidos... fuera los ilegitimos...!!!! que viva el verdadero presidente de venezuela.. que viva capriles...!!!!
 
Por Ana White
15.07.2013
12:31 PM
No es totalmente cierto lo que se dice en este escrito. Es una opinión "genialmente" parcializada. La clínica privada NO FUE QUE SE NEGÓ, en una emergencia, a darle los auxilios necesarios al jefe de Bomberos; hizo lo que LEGALMENTE tiene estipulado hacer cuando EL SEGURO ESTÁ INACTIVO: ESTABILIZARLO. Así lo hizo, para que pudiera ser trasladado al Hospital Pérez Carreño. Pero LUEGO DE DIEZ HORAS SIN SER ATENDIDO EN EL HOSPITAL es que falleció. ¿Por qué duró tanto tiempo sin ser atendido en el hospital? ¿Quién se encarga de velar porque el Pago de los Servicios Sociales de los Bomberos esté debidamente en regla? No es cuestión de CREAR Leyes, sino de ELIMINAR corruptelas.
 
Por Demetrio Davila
15.07.2013
11:09 AM
Para que inventar nuevas leyes si el gobierno es el primero en desobedecerlas???. el publico debe saber que las leyes que el gobierno implementa no aplican al mismo tal ycomo lo podemos corroborar a diario, el gobierno no acata las leyes que ellos mismos implementan. Eso se llama vivir en la selva.
 
Por jose luis marquez
15.07.2013
11:01 AM
Cada bolivar que se desperdicia en donaciones a paises extranjeros (cuba, bolivia, nicaragua), es un bolivar que debe invertirse en Venezuela. El día en que hagamos eso, tendremos suficientes hospitales y ningún Bombero (que hay que ver lo mucho que pueden por nosotros) morirá por falta de atención médica...
 
Por AMBAR HERNANDEZ
15.07.2013
10:54 AM
Y una Ley que nos protega del Estado indolente que no tiene Hospitales bien dotados. Solo se dedican a estar contra los centros sanitarios privados que estan saturados por la ineptitud de los hospitales publicos que ya no pueden ofrecer mayor servicio. O solo los privados deben ser misericordiosos. Digo yo!!!
 
Por FEDERICO GARCIA
15.07.2013
10:48 AM
Funcionarios públicos quienes trabajan por el bien y resguardo de la comunidad con peligro para sus vidas, tales como: Bomberos, policías, guardias nacionales, etc. deberían ser atendidos con prioridad y de inmediato por médicos o instituciones hospitalarias, en casos, cuando no atenderlos, se pone en riesgo su vida o de quedar incapacitados, sufragando el Estado después los costes de su atención; es lo menos que se puede hacer por quienes exponen sus vidas con pocos sueldos en defensa de los demás; no puede ser que la vida de estos funcionarios dependa de la ineficiencia o incapacidad de los altos personeros públicos en honrar sus compromisos con las clínicas privadas, a éstos también le cabe responsabilidad en la muerte de este bombero por su ineptitud en el cumplimiento de sus funciones. Si hay dinero para regalar a los chulos del ALBA debe haber recursos para atender estas necesidades de los venezolanos.
 
Por jose luis marquez
15.07.2013
10:47 AM
Y cómo van a pagar el seguro médico correspondiente a los bomberos, si lo que están pendientes es de financiarle la vida a todos los chulos del extranjero (cuba, nicaragua, bolivia, etc). El día que nos concentremos en nuestro país, tendremos todos una mejor vida...
 
Por José R Pirela
15.07.2013
10:27 AM
Usted mismo lo ha dicho, tenemos una república al revés, una ficción de república. Pero después se contradice al culparnos a todos de esa ficción aberrada en la cual nosotros no participamos. ¿Está pidiendo que los asambleístas sean nuestros representantes en una república aberrada? ¿Está pidiendo responsabilidad a clínicas y hospitales por la vida de las personas en una república aberrada? ¿Usted cree que con pequeños detalles se corrige la aberración nacional? ¿Usted cree que faltan leyes para corregir los pequeños detalles? Debe faltar la que nos de permiso para respirar.
 
Por Nolberto Maldoando
15.07.2013
7:33 AM
Muy buenos días.Hasta que leo esta columna tenía entendido que en alguna parte de nuestras leyes se establece que el ciudadano(a)que no le preste ayuda alguien moribundo que la requiera inncurre en delito penal.Si la ley obliga al ciudadano comun,que hay de la instituciónque tiene commo negocio el preservar la vida y salud ciudadaname refiero a la clinica que se negó auxiliar al herido y más aún que hay de los funcionarios negligentes que con su decidiadejan sin insumos a los hospitales públicos,causando un mortalruleteo al herido.Saben qué?,desde el alcalde para abajo se les debería de enjuiciar bajo el cargo de homicidio intencional.Todos en conjunto son los responsables por la muerte del señorjefe de bomberos.
 
páginas:
1 | 2 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar