Compartir

El parásito

EDILIO PEÑA |  EL UNIVERSAL
martes 9 de julio de 2013  12:00 AM
No se sabe si las necesidades crean el espíritu de una persona. Aunque abunda la certeza de que cada persona posee un espíritu que lo conduce más allá de la conciencia y la razón, y que, muchas veces, éste parece estar dormido como un animal milenario, a la espera de que una ciega necesidad lo despierte con el relámpago de los milagros. En situaciones límite, los espíritus auténticos emergen como una flor o  un volcán. El cuerpo es el templo del alma, dicen los místicos; ambos se deben alimentar desde los ritos que preservan la dignidad y la felicidad. Si a alguien le impiden satisfacer sus necesidades vitales, corporales o espirituales, se verá impelido por cualquier vía, a saciarlas. Si tiene hambre, irá tras la comida, demoliendo obstáculos para obtenerla. A quien le nieguen la posibilidad de amar, cultivar un arte, desarrollar un principio o entregarse a una fe, luchará por  hacer más entrañable esa pertenencia, aun a costa de su vida. Nadie podrá detenerlo en esos fines que le dan sentido a su existencia y trascienden su ser.

Sin embargo, la cultura y la civilidad crearon el Estado para pautar y distribuir los tiempos de la necesidad humana. De esa manera,  desde el Estado se ha intentado controlar las pulsiones de ésta; para que, ninguna persona, presa del arrebato, y sin orden ni organización, tome lo que su naturaleza le demanda. Pero cuando la necesidad entra en el proceso de la desesperación, porque el Estado no asegura satisfacerla a tiempo, la persona hace de su actuar un derecho que sobrepasa la responsabilidad delegada al Estado por la sociedad. Así, cuando esto acontece, el Estado no tiene contemplaciones en reprimir o manipular, lo que considera arbitrariedades anárquicas. Por eso, las verdaderas democracias se cuidan de cruzar esa delgada frontera de la desestabilización colectiva que pone en riesgo la existencia misma del individuo.

Las dictaduras justifican la escasez de los bienes de consumo y espirituales, inculpando al fantasma de un enemigo imaginario, porque las acciones de éste, según ellas, tiene el poder metafísico de espíritus malignos. Así, las dictaduras comunistas siembran en el tejido social resentido por la escasez, la idea de aceptar a esta última como parte del destino de la revolución por la que hay que sacrificarse en el presente, para que así las generaciones futuras puedan tener la dicha de vivir mejor. El presente es de lucha, el futuro es nuestro. Decía el Che Guevara, con cínico romanticismo. Esa es la mayor recompensa que la dictadura garantiza a una persona aniquilada por las penurias. Las dictaduras de izquierda, no solo socializan la pobreza material sino que intentan socializar el espíritu y la imaginación. Temen al valor de la competencia, porque los productos a consumir, deben tener la uniformidad que oculta la mala calidad. Las almas que componen la sociedad están obligadas a copiar la pobreza de espíritu de los conductores de la revolución. Estos concluyen que las masas son más importantes que el individuo. Pero la excepción son ellos, de allí que se erigen como predestinados o dioses a los que hay que adorar. Las ideologías no toleran a los espíritus libres. En el territorio de cualquier dictadura, la abstracción fundamenta la vida. El dictador ama las matemáticas, y con las estadísticas, justifica el poder totalitario que impone.

Ante la propaganda arrolladora de la dictadura que disfraza la realidad de la escasez, la sociedad comienza a dividirse. Unos no aceptan las imposiciones y resisten combatiendo; otros,  terminan por rendirse ante las pautas totalitarias. A su vez, las dictaduras alimentan la ambigüedad y la simulación. Aparece entonces, en medio de las tragedias sociales, un espécimen con expresión de indiferencia e indolencia, y que gusta sobrevivir entre el padecimiento y la agonía de las multitudes. Este  espécimen tiene un contacto con el partido de gobierno o un familiar en alto cargo ministerial que le provee de lo que más escasea en la sociedad. Asegura que en el mercado consigue todos los productos de la cesta alimentaria, aunque jamás haya ido al mercado, porque los insumos que le envían para vivir desde el alto gobierno, llegan directamente a su casa con un sello preferencial. Tenerlo todo, le produce a este espécimen de la avaricia instintiva del parásito, una necesidad de ostentar, la cual despierta  la envidia criminal entre aquellos que no tienen nada. A los que le ruegan socorro tocando a su puerta, decide venderles con descarada especulación los excedentes de esa cotizada mercancía que acumula, en algún almacén secreto. Lo único que no puede proveerle la dictadura, a este miserable que le saca provecho a la escasez y a la desesperación de los demás, es de un espíritu auténtico y solidario.

La llamada revolución bolivariana (como la cubana), en sí, es un parásito. Se alimenta de un Estado petrolero que no le pertenece.

edilio2@yahoo.com

edilio_p


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (18)
páginas:
1 | 2 |
Por Nancy Iglesia
09.07.2013
11:55 PM
LOS VERDADEROS PARASITOS ESTAN EN EL GOBIERNO
 
Por marcel diaz
09.07.2013
11:16 PM
LABASTIDAS HERNANDEZ TUVE QUE HACER UNA COLA DE TRES HORAS PARA COMPRAR DOS POLLOS DE URUGUAY Y DOS CARNES DE NICARAGUA,Y TENIA DOS SEMANAS SIN PAPEL HIGIENICO, ERES UN SINVERGUENZA CADA VEZ QUE DEFIENDES ESTO QUE UN CUBANO ME DIJO QUE NO ERA NINGUNA REVOLUCION Y POR CIERTO NO ES DE LOS LLAMADOS GUSANOS SINO DE UNA MISION, ES QUE TU CONSIGUES DE TODO PARA TU CASA DEBE SER! DE OTRA MANERA NO SE COMO DEFIENDES ESTO, ERES UN FANATICO IDEALISTA,COMUNISTOIDE,Y LAS CALLES DONDE TRANSITAS ESTAN TODAS ASFALTADAS Y EXISTE EN TU COMUNIDAD UN HOSPITAL PUBLICO QUE PARECE CLINICA? Y HAY COLEGIOS PUBLICOS CON CANCHAS Y EDUCACION EXCELENTE EN FIN DIME ES ASI?Y DE SEGURO PORTUGUESA VOLVIO A SER EL GRANERO DE VENEZUELA Y LARA PRODUCE TOMATES Y CEBOLLAS PARA EXPORTAR Y LAS CASAS QUE ESTAN HACIENDO NO LAS HACEN LOS IRANIES O BIELORUSOS SINO INGENIEROS VENEZOLANOS, DIME SOMOS REALMENTE INDEPENDIENTES O PASAMOS DE SER COLONIA DE ESTADOS UNIDOS Y PASAMOS A SER COLONIA DE RUSIA,IRAN,BIELORUSIA Y DE CUBA
 
Por francisco corral
09.07.2013
11:02 PM
¡Uff, este señor Picornell asemeja portador de malo de pasado reciente, no dice pero asoma. Mala pieza esta, mucha inquina. Hay que andarle con cuidado.
 
Por JOHN SHWARTZ
09.07.2013
9:30 PM
miguel david picornell(5:40 PM) SE NOTA A LEGUAS QUE NO CALZASTE (MERITOCRACIA), NO CALZAS(MEDIOCRIDAD) NI CALZARAS(DE NUEVO MERITOCRACIA) NUNCA LOS GALONES PARA TRABAJAR EN PDVSA.... EL PROPIO ENVIDIOSO!!!!
 
Por miguel david picornell
09.07.2013
5:40 PM
Hablando de Parasitos....¿donde estaran los Parasitos de la plana Mayor de la vieja PDVSA?...."suplantadores"hijitos de Jacobo(suplantador)con engaño y artimaña;para engañar de continuo y por mampuesto se requiere de 2,y luego del Bolsas que es Cautivado por "la treta manipuladora"....el resto...córre solo.y cuando pierde..(que no manipula ni le comen la cova),arrebata(criminal paro petrolero)pero les salio el tiro por Mampuesto,y salieron reventaos...y eso..nunca lo perdonaran...de ahi su carga de odio Acumulado,de estos esctores y de otros mas hacen inviable un acuerdo de reconciliaión naional pues este gentes cargan una agenda de retaliacion muy peligrosa,y vendran en plan de Venganza contra todo a lo que huela a chavismo extirpandolo de raiz(segun sus ganas)faltaria saber quien de estos tendra la sangre fria y el talante genocida para acometer tal tarea;de ahi a vijilarlos con lupa de Aumento a ver en que andan.....
 
Por Fedor Ojeda
09.07.2013
5:14 PM
El Estado facho bolivarero está siempre acumulando funciones que luego no las realiza eficientemente, si no es que la abandona, como ha hecho con muchos fundos zamoranos que hoy dan pena, con tierras que le han quitado a eficientes empresarios y hoy están abandonadas, empresas como agroisleña que después de haberla destruido ahora andan buscando como devolverla paro sin ninguna indemnización a sus antiguos dueños. Lo que toca el Estado lo destruye y lo abandona y de paso reprime las respectivas protestas por el incumplimiento de promesas que nunca podía cumplir
 
Por José Pérez
09.07.2013
3:33 PM
No solo se alimenta de un estado petrolero que no le pertenece, sino que expropian, disfrutan y hasta administran los bienes que nunca fueron suyos.
 
Por Jose A. Fajardo Puertas
09.07.2013
3:32 PM
Muy buen artículo. Lamentablemente es la realidad de esta país parasitado desde adentro por comunistas apátridas y desde fuera (Cuba, ALBAriciosos y otros).
 
Por alejandra sanchez
09.07.2013
3:30 PM
Labastidas, con ese comentario pruebas una vez más que eres un cubano . Porque solo a un cubano que goza de ventajas en Venezuela, le importa un comino que éste ex-país soberano, se hunda y se destruya grácias a las fuerzas parasitarias que lo gobiernan !
 
Por Gil Castillo
09.07.2013
2:55 PM
JEJE.. ¿AL HABLAR DE LA FAUNA DE PARASITOS Y SU VIDA PARASITARIA?.. ¿CÓMO CLASIFICA LA ZOOLOGIA ESTA VARIEDAD CRIOLLA?.. ORGANISMO PARLANCHIN QUE DESDE SU NACIMIENTO HASTA SU DESAPARICION, JAMAS PRODUCE NADA Y ADEMAS EXIGE VIVIR DE LOS IMPUESTOS QUE PAGAN OTROS.. Su formación, comida, uniformes y hasta gastos personales, es costeada por quienes pagan impuestos. No obstante, este siniestro espécimen, que gusta de vivir uniformado, vuelve las armas que le confiaron para proteger el territorio, contra los mismos que con sus impuestos le han dado de comer. Desata matazones para hacerse con el poder, y si por esa vía no lo consigue, entonces emplea engaños y artimañas. Si atrapa el poder, se apropia de todos los ingresos del colectivo y comienza hacer obsequios a sus amistades, viajar por todo el mundo en avión particular, alojarse en costosísimos hoteles, vestir finas ropas y joyas, comer y beber manjares exquisitos..¿CÓMO LE LLAMARAN A ESTE PERNICIOSO PARASITO?.. ¿QUÉ COSA, VERDAD?.. JEJE
 
páginas:
1 | 2 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar