Compartir

¿Dónde está el hombre rebelde?

ANDRÉS VOLPE |  EL UNIVERSAL
miércoles 3 de julio de 2013  12:00 AM
¡Magister dixit! ¡Magister dixit! ¡Magister dixit! La falacia de autoridad permite el asesinato filosófico que rige la condición venezolana. El asentimiento de los seguidores se expresa en silencio obediente y pies arrastrados. Hombres con pies de barro místico que marchan sobre realismos minúsculos ¡Qué bastarda es una revolución sin hombres rebeldes! ¡Qué falaz es una revolución humanista que transmuta al ser humano en cosa política! ¡Qué trágica es una revolución que destruye la identidad de sus seguidores! Se solidifica la filosofía de la infinita plasticidad humana, porque al hablar de naturaleza humana se crean riesgos de rebeldía.

El hombre rebelde, como establece Camus, es un hombre que dice no. Al mismo tiempo, es un hombre que dice sí. La rebelión del hombre es un estado de conciencia. Allí reconoce su existencia y un juicio de valor: su vida. Se deshace de la desesperación absurda que produce la negación de sí mismo –dice no a la muerte y dice sí a la vida. El rebelde es el hombre que afirma su derecho a vivir de acuerdo a su los juicios de su propia conciencia. El rebelde es un hombre libre. El rebelde jamás podrá ser socialista. El hombre rebelde deja de negarse a sí mismo. El hombre rebelde jamás se considera masa. El hombre rebelde no le pertenece al pueblo. El hombre rebelde es en sí mismo. El hombre rebelde es aquel que toma conciencia de su existencia y la afronta con valor y responsabilidad. El hombre rebelde es un yo infinito.

¿Dónde está el hombre rebelde que niega el fin de la historia? ¿Dónde está el hombre rebelde que no se deja confundir por los verdugos que se dicen humanistas? ¿Dónde está el hombre rebelde de razón crítica? ¿Dónde está el hombre rebelde que se afirma a sí mismo? ¿Dónde está el hombre rebelde que no busca su identidad en el Estado? ¿Dónde está el hombre libre?

¿Es el venezolano un hombre rebelde?

En los tiempos de profetismo arbitrario todas las palabras son abstractas e infinitas. La confusión de la conciencia por medio de contradicciones perpetúan el crimen filosófico. La vaguedad con que se quiere presentar la realidad entumece los conceptos determinados que impulsan a la rebelión. Así el hombre rebelde encuentra el reto de evadir a los asesinos de la razón crítica para poder proclamarse consciente de sí mismo. La rebelión es en contra de la falacia de autoridad. La rebelión es en contra de todas las realidades cotidianas que al pincharse con un dedo se desinflan como fantasmas madrugados.

@andresvolpe


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
03.07.2013
10:49 AM
El rebelde jamás podrá ser socialista porque el socialismo es concentración del Poder Político para dominar y doblegar la libertad humana. Al someter la libertad económica de las personas se somete a su conciencia y se castra su voluntad. La responsabilidad ciudadana es convertida en sumisión y parálisis. Eso es lo que está ocurriendo en Venezuela. A la vista de todo el país el socialismo cubano ha venido colonizando la conciencia y la libertad de los venezolanos, y lo que más duele, con el Poder de nuestro propio petróleo, y con el Poder de nuestras propias armas.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar