Compartir

Brasil, la crisis del fútbol

RUBENS YANES |  EL UNIVERSAL
miércoles 3 de julio de 2013  12:00 AM
La Copa Confederaciones sirvió para que, entre otras cosas, el mundo se enterase de la crisis política que vive el gigante del Sur. Al momento de su inauguración, Dilma Rousseff fue abucheada por los presentes en el Estadio Nacional de Brasilia.

Los días siguientes la prensa internacional reseñó diversas protestas callejeras en Sao Paulo, Río de Janeiro y otras urbes del gigante del Sur; ante las cuales el gobierno debió recular en diversas medidas económicas muy impopulares que había decretado.

El activismo brasileño también se movió en la red y un grupo publicó un video titulado "No, no voy a la Copa del Mundo" que recibió más de tres millones de vistas y sintetiza en parte el sentir de la población en ese país. Allí una chica –"Carla" – expone en perfecto inglés cómo la organización de la Copa del Mundo y de los Juegos Olímpicos significan un exabrupto económico en un país plagado de necesidades.

La irrupción de esta crisis en medio de un gran evento futbolístico y a pocos meses del inicio de la Copa del Mundo, puso en tela de juicio lo que los políticos brasileños y los economistas del mundo registraban como un desempeño extraordinario de más de una década de ese país.

Desde el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, Brasil se ha jactado de vivir un proceso de inclusión social que ha venido acompañado de crecimiento económico, disminución de la pobreza y de las desigualdades. Ignacio "Lula" da Silva, el predecesor de Dilma Rousseff, es tenido como el líder obrero que logró hacer que Brasil saltase a posiciones de vanguardia en el mundo en lo social y en lo económico.

Su sueño contemplaba que Brasil, como clímax de esta tendencia, fuese el organizador de la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos. Motivar a la población, dejar en alto el nombre de Brasil, generar divisas para la nación y promover al país y su turismo, seguramente fueron parte de las motivaciones de los líderes de ese país al promover sus candidaturas para ambos eventos.

No descarto la cuota de ego detrás de estas iniciativas y el apoyo de algunos grupos que se verían beneficiados por las mismas: clubes de futbol, algunos medios de comunicación, el sector turístico, etc.

El hecho es que –como argumenta "Carla" cómodamente desde Estados Unidos– no deja de ser paradójico que el brasileño de a pie aparentemente no se verá beneficiado; que Brasil aún tiene muchas carencias y se están usando monstruosas cantidades de dinero para financiar la realización de estos grandes eventos deportivos, pero con los problemas de fondo.

Seguramente, un economista bien informado pueda rebatir algunos de los argumentos de Carla –que en mi opinión es mucho más populista que Lula–, y saldrá inmediatamente otro que rebatirá a su colega. ¡Así son los economistas!

Efectivamente, la mayoría de los brasileños coincide con el sentimiento de la chica, si nos atenemos que la popularidad de Dilma Rousseff ha caído a su punto más bajo en este período.

Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme si no será ésta una actitud de "autosaboteo" por parte del pueblo brasileño. La misma que impide, por ejemplo, que en Venezuela se realice un Miss Universo, o que nos lleva a criticar tan duramente el patrocinio de Pdvsa a Pastor Maldonado.

Iniciativas como estas de seguro son onerosas y afectan a la gente, sobre todo cuando el país está pasando momentos difíciles. Pero, ¿cómo va a porfiar Brasil que se haga una Copa del Mundo en su país, cuando es un titán en esa disciplina? Sería su momento de brillar, de coronarse.

Muchas veces se critica a los políticos por no ver más allá de sus propios intereses inmediatos. Pero, ¿los pueblos no caen en estas mismas conductas? ¿A veces no se empeñan en elegir o apoyar a personalidades o causas sin sustancia?

Brasil deberá resolver esta dicotomía. Muy probablemente gane la Copa del Mundo y la contradicción será mayor. Su clase política y su pueblo deberán discernir si son el gran país que se nos ha vendido en los últimos años y debe dejar atrás sus complejos, o si es un país pobre con ínfulas de ser potencia mundial.

@rubensyanes


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (6)
páginas:
1 |
Por Antonio Rodriguez
03.07.2013
10:54 AM
Hay que distinguir entre "AUTOSABOTEO" y el absurdo ideologico de tu regimen! Como se explica que un grupo de funcionarios autodenominados socialistas patrocinen con dinero que NO es de ellos (es del pueblo) un carro en uno de los deportes mas elitescos del mundo??? Eso es lo que en Venezuela se reclama, eso NO es "autosaboteo".
 
Por Javier Molina
03.07.2013
7:20 AM
LO de Brasil ha sido un espejismo
 
Por Jose A. Fajardo Puertas
03.07.2013
6:31 AM
En la Venezuela comunista es impensable una olimpiadas o un mundial FIFA. Aunque sea un país OPEP, los comunistas han dejado esta patria arruinada y muy destrozada. Se tardará décadas en reconstruir el país tras 14 años de vandalismo comunista.
 
Por francisco corral
03.07.2013
5:56 AM
Seguramente si se le pregunta a un habitante de cualquier favela de Brasil, o en algún pueblo o aldea del mismo, donde no hay electricidad, agua, trabajo y escuelas, si le preocupa mucho que el scratch gane la copa del mundo de fútbol, le dirá que no sabe de lo que usted le está hablando y que lo único que le preocupa es que no hay agua, luz, escuelas, trabajo ni hospitales. Quizás no ha visto en su vida un partido de fútbol de su selección ni tenga idea de quien es Neymar, Ronaldinho o Rivaldo. El pan y el circo está a la orden del día. Las faraónicas obras con costos inflados para beneficio de unos cuantos y que servirán para celebrar los eventos deportivos de la copa del mundo y las olimpíadas, no le importan en absoluto a millones de brasileños, su problema es el diario quehacer de él y su familia en un país de brillo externo, pero de múltiples carencias en lo interno del mismo. PAN Y CIRCO, políticos inescrupulosos que se llenan los bolsillos del dinero de los ciudadanos.
 
Por Daniel Marcelo Francos
03.07.2013
2:51 AM
Hubieran protestado ANTES, cuando Brasil era candidato a organizar los juegos. Tarde piaron pajaritos.
 
Por Romulo Ochoa
03.07.2013
1:33 AM
Brasil la crisis del futbol? los mata la envidia a uds que son partidarios de españa,vendidos es lo que son,en vez de apoyar nuestros paises se decantan por los poderosos,los de moda,Brasil les dio una leccion,3-0,eso que vieron el domingo fue humildad,la humildad derrotando a la prepotencia,la calidad derrotando a la costumbre,españa en picada,por el cambio generacional,normal,algo natural,Brasil con su generación de relevo,neymar,fred,david luiz,paulinho,julio cesar,los increibles parreira y felipao scolari,eso fue Brasil,un equipo arrollador e increible,lo que todos queriamos ver y tuvimos la gloria de verlo triunfar ante todo el globo,ahora toca la copa del mundo,mientras tanto uds sufren la frustracion de la impotencia que sus equipos todopoderosos,pretensiosos pierden ante la sencillez y entonces plantean que si el problema social en Brasil,el problema politico,no tiene nada que ver una cosa con la otra,a no ser que se enlacen con la frustracion de los amargados proimperiales,uds
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar