Compartir

¡No me expliques tanto!

ANGEL OROPEZA |  EL UNIVERSAL
miércoles 26 de junio de 2013  12:00 AM
Hay gobiernos que existen para resolver los problemas de la población a la cual sirven. Y hay otras parodias de gobierno que están allí para sólo consolar a la población,  explicarles por qué supuestamente sufren los problemas que tienen, pero sobre todo para explicarles por qué no pueden hacer nada para resolverlos.

Este segundo tipo de gobierno suelen tener al frente burócratas que privilegian el hablar al hacer, que son expertos en buscar excusas a su inacción e ineficacia, y que se constituyen en auténticos ventiladores argumentales, repartiendo responsabilidades y  culpas a cualquiera que no sean ellos.

Una  de las preocupaciones esenciales de  estos gobiernos es proveer a los seguidores, y luego a la población en general, de mecanismos para manejar y resolver lo que León Festinger bautizó como "disonancias cognitivas".   Según la teoría de la Disonancia Cognitiva, las personas sufren un estado desagradable o "molestia psicológica" cuando descubren incoherencias o inconsistencias entre sus diferentes actitudes o cogniciones, o entre sus actitudes y su conducta. En consecuencia, desarrollan una serie de esfuerzos y estrategias para eliminar o disminuir esa disonancia.

Así, por ejemplo, si alguien es simpatizante de un gobierno cualquiera, pero al mismo tiempo sufre en carne propia una situación económica y social negativa por causa de las políticas de ese gobierno, se puede intentar resolver la disonancia entre su actitud y su conducta por cualquiera de 4 vías:   podría pensar que su situación en realidad no es tan mala (modificación de la cognición),  dejar de simpatizar con el gobierno (modificación de la conducta),  decidir que no hay evidencias que el gobierno sea culpable de sus penurias (modificación de la importancia de una de las cogniciones o de la relación entre ellas) o convencerse de que su mala situación es culpa de otros factores, como la mala suerte, los gobiernos anteriores o la acción de otros factores políticos.  Según los hallazgos experimentales, la mayoría de las personas opta por las 2 últimas estrategias.  Y es aquí donde una conveniente e invasiva política comunicacional juega un papel importante. 

Un objetivo primordial de los malos gobiernos es proveer a la población de explicaciones alternativas a la realidad que viven, no importa la veracidad de las mismas. Para alguien que simpatice con la actual oligarquía madurista,  problemas como la inseguridad, la violencia, el costo de la vida o el lamentable estado de salud del país -problemas todos asociados con la gestión de gobierno- representan un reto a su fidelidad política. No puede desconocerlos, porque los vive en carne propia. La solución "objetiva" a la disonancia apoyo al gobierno-penuria personal sería acabando con el primero. Pero las investigaciones nos advierten que, más que acercarse a la respuesta objetivamente "correcta", lo que realmente interesa a las personas es resolver por cualquier vía la incomodidad generada por la disonancia.

La única forma que las personas no terminen rechazando y condenando la acción del gobernante, es que sean conveniente alimentadas con explicaciones que le permitan resolver su disonancia en cualquier dirección. Entonces el discurso oficial, más que informar, privilegia la generación de elementos cognitivos que permitan a los sufrientes explicar su situación por cualquier vía, menos la objetiva, que es la relacionada con la acción del poder público, y así intentar proteger los apoyos políticos. Así, por ejemplo,  la altísima inflación es culpa de la especulación; la violencia y la inseguridad son por las comiquitas gringas y las series de televisión importadas; la escasez es porque la gente compra mucho; los continuos cortes de luz son por sabotaje; la matanza en las cárceles es porque los presos no quieren hacerle caso a Iris Varela y prefieren matarse entre sí; si el pueblo protesta, no es porque tiene hambre y está ahogado en problemas, sino porque está conspirando.

De nuevo, no importa la excentricidad, falsedad o incluso irracionalidad de las explicaciones oficiales: lo que cuenta para los poderosos es  proteger los apoyos, excusar las ineficiencias y fallas, y garantizar la permanencia de la clase gobernante. Y para ello,  la resolución adecuada de las disonancias entre las situaciones vividas y el discurso político, a favor siempre de este último, es de importancia crítica. Nunca resuelve problemas, sólo los explica. Su finalidad última es que el pueblo resuelva su disonancia sin que eso produzca cambios de conducta, más que el hecho que  sus problemas sean resueltos.

@angeloropeza182


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (22)
páginas:
1 | 2 | 3 |
Por OSWALDO MATIAS
26.06.2013
6:09 PM
Y qué es de la vida de Aponte Aponte, Walid, Mario Silva, la cual aceptó, del testigo estrella y demás perlitas?
 
Por María A. de García
26.06.2013
1:42 PM
Bravo Henry Hernández y bravo Roco Vasil, aprecio el buen criterio en sus escritos. Es de lo que adolece una gran masa humana en nuestro país. Por eso buscan excusas, para no enfrentar una realidad que exige esfuerzos y disciplina para echar para adelante, por cuenta propia.
 
Por JOHN SHWARTZ
26.06.2013
12:17 PM
los asiduos labastidas, leged, ochoa, colomina, khos, picornell, koesling, hosman y uno que otro que se me escapa, no opinaran aca..... EL VIVO RETRATO PLASMADO FEHACIENTEMENTE EN PALABRAS INOBJETABLES!!!!!!!!!!. ojala el 45% de la poblacion que aun es roja decida integrar a su espacio cognositivo la realidad.
 
Por Oscar Trujillo
26.06.2013
12:04 PM
Y que sera de la vida de Makled?
 
Por Oscar Trujillo
26.06.2013
12:04 PM
y que pasaria con aquel diputado suplente que le dio los trancazos a Julio Borges?.....es que eso no fue un delito de agresion?...es que eso se va a quedar asi?....
 
Por Oscar Trujillo
26.06.2013
12:02 PM
eliodoro quintero, tendra algo que decir?...yo me pregunto: quien sera el valiente que se sienta en el congreso junto a este mago de las grabaciones y los videos!!!
 
Por Jose Luis Borja
26.06.2013
11:55 AM
Excelente articulo! Ademas, se puede mencionar la falta de honestidad intelectual en el caso de las personas que tiene un alto nivel de deducacion y a pesar de esto defienden a este gobierno mal llamdo revolucionario y bolivariano. En el caso del camarada Labastidas, mercenario de la pluma, se destaca tambien la falta de pensamiento propio.
 
Por Patricia Mendoza
26.06.2013
11:24 AM
Agarraron a Labastidas y le hicieron un estudio psicológico... Jajaja
 
Por José R Pirela
26.06.2013
10:36 AM
Las personas tienen dos momentos distintos de comportamiento, el normal (conducta), según valores y creencias conocidas; y de alerta (actitud), frente al peligro o frente a una tarea inmediata. Hay personas que organizan las cosas en el hogar o en su taller para ejecutar sus tareas con facilidad y sin demora; a otras no les importa perder tiempo, esfuerzo o dinero y se mantienen desorganizadas. Son dos conductas aprendidas diferentes. Las primeras se incomodan cuando descubre obstáculos (disonancias) y se apresta a corregirlos; a las segundas nada las incomoda, no aprendieron el valor de la programación; zigzaguean su comportamiento, y las excusas o culpar a otro siempre están presentes. Las primeras aspiran encontrar un país sin obstáculos para completar sus tareas de calle sin pérdida de tiempo y dinero; a las segundas no les importa pasar 3 horas en cola, y acepta como normal todas las excusas del gobierno. El desdén, la excusa, la culpa, la mentira, son los valores que nos guían.
 
Por Jorge Bustamante
26.06.2013
10:27 AM
En Venezuela nada tiene solución porque todo es culpa del imperio y el imperio no se va a acabar aunque así lo quieran Maduro y Labastidas
 
páginas:
1 | 2 | 3 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar