Compartir

En El Universal y con orgullo

RICARDO GIL OTAIZA |  EL UNIVERSAL
viernes 14 de junio de 2013  12:00 AM
Tengo ya 22 años como columnista de prensa, y más de la mitad de ese tiempo lo he compartido con el diario El Universal. En este periódico he vivido varias etapas: antes de 2002 con una columna en el impreso y desde el 2007 como columnista en la versión digital.  Por supuesto, ambas etapas han estado matizadas por ciertas variables, ya que en la primera publiqué en la página de opinión y en el suplemento literario Verbigracia, que salía los sábados. En esta segunda etapa publico mi columna habitual cada viernes, y eventualmente (a veces cada 22 días) llevo una columna literaria a media página los domingos. Por supuesto, en ese hiato que se abre a partir del 2002 hasta el 2007 tuve escarceos (publicaciones esporádicas) con El Nacional y siempre mi columna fija en un diario de la provincia. Lo que no he dejado es de escribir y de publicar durante estas más de dos décadas de profusa actividad académica e intelectual.

Mi experiencia en El Universal, como se puede observar, es vasta, y compleja, y mis intereses han estado de la mano de diversidad de temas y de áreas para no caer en la rutina y tampoco cansar a los lectores. Abomino el escribir siempre de lo mismo (me da hartura). Siento que cuando caigo en el monotema es porque estoy enfermo o deprimido. Siempre estoy en la búsqueda de temas y de aspectos que puedan resultar atractivos a los lectores y en los que me sienta muy cómodo. En este medio he publicado de todo: política, educación, cultura (literatura y arte), crítica literaria, cotidianidad, religión, filosofía, etnobotánica, economía, historia, pensamiento complejo y gerencia.

Mis artículos los remito al diario los martes o los miércoles, pero tengo una semana trabajándolos en mi mente, dándoles vueltas, afinándolos mientras trabajo, o cuando manejo. Muchas veces me he sentado frente al computador y he bajado el texto de un tirón, sin ningún cambio, ya que lo había redactado en mi cabeza hasta en sus más precisos detalles. En otras circunstancias he estado en la disposición de escribir sobre un tema en particular y he terminado escribiendo otra cosa distinta (como hoy por ejemplo). Debo confesar que lo que más disfruto es la fase de la corrección del texto, ya que esto implica la depuración de lo escrito y de alguna manera ha disminuido la normal tensión adrenérgica a su mínima expresión.

El Universal ha sido una de mis escuelas en este difícil arte del diarismo. En esta casa, siempre de la mano del editor Miguel Maita, he consolidado una disciplina que se ha hecho extensiva a distintas actividades de mi vida personal. El escribir los textos para la prensa es consustancial con mi personalidad y casi todo lo que vivo, leo y veo lo percibo desde la óptica de quien lo va a contar a terceros en breves cuartillas. En otras palabras, ya no podría concebir mi existencia sin las columnas de la prensa regional y nacional. Tan es así, que en mi currículo vite el ser columnista de prensa ocupa un lugar privilegiado y no menos importante que mi trabajo universitario o mi formación académica.

Ahora, cuando se cumplen 104 años de existencia del periódico más importante y de mayor tradición del país, como lo es El Universal, mi regocijo es mayúsculo, al sopesar en su justa dimensión social el peso y la impronta de este diario en la vida de la nación, y también el ser parte si se quiere de esa estupenda familia, que día tras día lleva nuestra realidad y el acontecer planetario a cientos de miles de lectores de acá y fuera de nuestras fronteras. Como columnista de este diario puedo dar fe del profundo impacto que las páginas de opinión de El Universal tienen en el público y del inmenso respecto que los lectores sienten por un medio que durante más de un siglo ha sido testigo de excepción del devenir histórico de la nación, y pilar fundamental de nuestra democracia.

Si bien mi trayectoria como columnista en El Universal es mínima e insignificante si se la compara con su vastedad y trascendencia histórica, me siento orgulloso de formar parte de sus firmas, de poder contribuir con mi esfuerzo semanal a construir un diario que se abre a nuestro país y al mundo como una portentosa ventana, que sin duda nos hace más plurales, más libres y esperanzados en un futuro mejor; el que merecemos. Brindo por sus próximos 100 años de vida y expreso mi palabra de felicitación a su personal y a sus dueños. Un abrazo.

@GilOtaiza


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Carolina Perez
14.06.2013
7:47 AM
FELIZ CUMPLE UNIVERSAL!!! QUE TE MANTENGAS A TRAVES DE LOS ANOS VENIDEROS CON EL TIMON EN LA JUSTA DIRECCION POR LA LIBERTAD DE INFORMACION Y PENSAMIENTO!!LOS VENEZOLANOS LES AGRADECEMOS SU PERMANENCIA EN EL TIEMPO.Y QUE ESTAMPAS LOS ACOMPANE SIEMPRE EN SU FUTURO.ME DECLARO FANATICA DEL PERIODICO Y LA REVISTA.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar