Compartir

La gallera

NELSON CASTELLANO HERNÁNDEZ |  EL UNIVERSAL
jueves 30 de mayo de 2013  12:00 AM
Venezuela está convertida en un gallinero, aquí se aplica el proverbio popular que dice, que las de encima "ensucian" a las de abajo.

El gobierno funciona como un corral para gallos. El ambiente tiene olor a conflicto, a parrilla barata, a cebolla con salsa inglesa, huele a sudor, a ron y a cigarro.

Los funcionarios públicos actúan como en una gallera, calculando sus apuestas para poner y coger. Están todos allí aullando y apoyando su gallo, todo el entorno es un caos, impera la desconfianza, los disimulos y las traiciones. Lo único que les interesa es ganar su parte, su pelea.

Otros esperan recostados, cercanos a las jaulas donde están los gallos, esperando enterarse del dato para redondear la apuesta. La mayoría son espectadores que conforman la masa. Público que presencia el espectáculo, la riña.

Es un ambiente con pocas mujeres, las pocas presentes  son del mismo medio, quizás por ello el comportamiento y el hablar son vulgares, vuelan los epítetos, lo más inteligente que se le ocurre es jactarse de sus proezas sexuales...

Hay roles para cada quien, existen "los soltadores", facilitando los inicios "del negocio", muchos se acercan al gobierno de la gallera, con ese fin. Los llaman los enchufados.

Los que tienen como ocupación la ingrata función de chupar la sangre de las heridas del gallo, para evitar que se asfixie, a quienes llaman "los vampiros", al decir de Mario Silva pertenecen al grupo de la que llaman "La Flores", por su olor a "guiso". "A los hombres todo les da asco, pero esto no", comenta alias la Cilia, mientras explica por qué el soltador chupa alegremente la herida del gallo. Mientras más chupa más garantía de beneficios.

El ambiente ha empezado a caldearse a causa del control. Gritan todos a la vez, hay sospechas y ruidos de armas dicen. "Estamos apostando", grita "La Tania" desde su puesto de comunicación y alguien le espeta "comadre acuérdese que usted es mujer tiene que estar en la sombra".

Esos son "los burreros", pagados para gritar las apuestas, contratados por otros que no quieren figurar y necesita testaferros.

...a siete... a ocho". ¡Te pongo pues!, ¡ráspamelo!, ¡te expropio!, ¡te voy a meter preso! Un picotazo y otra aclamación". "¡Tírele de frente, gallito...! Grita Silva.

Dos cubanos, que fuman cigarros, sentados cerca del soplón Arreaza analizan la competencia: "Al gordito le conviene que el juez pare la pelea...". Y por otro lado gritan de nuevo "tiene que estar en la sombra". "¡Déle, gallito...!", con el lenguaje soez de los voceros oficiales.

La gallera está en manos de dos mafias, las malas lenguas afirman que se han robado los fondos, quebrando el "negocio" con el comercio de divisas. Una de las mafias la controlan los cubanos, expertos criadores de gallos y en manipular peleas, su objetivo es controlar la gallera y alimentar sus arcas con los ingresos. Según el informante Silva ellos tienen el secreto de la represión.

Los hombres beberán más licor y tendrán muchos desacuerdos. Las mafias luchan por comprar las sentencias de los jueces y amañar resultados.

El público está molesto, lo engañaron, reclaman que los responsables de controlar la veracidad de los resultados ni se pronuncien ante sus reclamos, abundan las apuestas, los gritos, las denuncias, las navajas y la adrenalina.

Pero todo no puede controlarse, en la arena es donde el ave debe demostrar sus cualidades de combate, muchos quedan inhabilitados a fuerza de espolones. El tiempo demostrará la verdad, y los venezolanos veremos quién es el gallo de "poca casta", el que termina huyendo, cuando se sienta mal herido y sin posibilidad de defensa.

Tenemos esperanzas en un gallo llamado "democracia" está ganando en el ruedo, no se deja intimidar, cuenta con apoyo del público ansioso de expulsar las mafias, él está midiéndose en cada combate, demostrando quién tiene las cualidades para vencer.

Ex Cónsul de Venezuela en París

Presidente de Venezuela-Futura, Francia


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar