Compartir

Corrupción versus Crisis

ECCIO LEÓN R. |  EL UNIVERSAL
lunes 27 de mayo de 2013  12:00 AM
Una persona manipuladora es aquella que intenta recrear todo a su alrededor a su gusto y semejanza, estos se basan en cosas absurdas (por no decir todas) y hacen cosas que no se sostienen por ningún lado, como esconder la gravedad de una situación de mala política que ha llegado al extremo de una crisis política que ha puesto al descubierto una enorme corrupción.

La crisis deriva en buena medida de la corrupción, es decir, de la manipulación o trasgresión de las normas que rigen el sistema económico con vistas a lograr un beneficio particular. La existencia de corrupción es un problema de higiene organizacional que se debe abordar y prevenir y de buscar culpables reales. Es preciso dedicar esfuerzos no solo a analizar la corrupción propiamente dicha, sino también la imagen que la opinión pública, o ciertos sectores de la opinión pública, tienen de la corrupción. Las creencias y reacciones emocionales sobre la corrupción pueden tener consecuencias sociales tan importantes en términos de inestabilidad política o económica como el fenómeno en que se sustentan. La crisis económica no es ajena a que la falsedad, la impostura y el engaño en muchas situaciones que son vistas como un rasgo de inteligencia o de viveza. Pero la crisis ha llevado aparejada actuaciones injustas que han beneficiado a unos pocos y han perjudicado a la inmensa mayoría, lo que ha extendido masivamente la injusticia social. La crisis política y económica ha destruido el valor de los aparatos productivos privados y estatales. Con la crisis se han incrementado la corrupción, se ha bloqueado el acceso a la inversión  y se ha reducido el poder adquisitivo  a su mínima expresión. Las ayudas públicas a los más desprotegidos esta desapareciendo rápidamente, las dificultades han disparado el déficit público, una carga difícil de soportar para las futuras generaciones. Además la crisis también ha tenido consecuencias para la salud, ya que ha generado incertidumbre, desesperanza y estrés en muchas familias y ha exacerbado cualquier patología donde la había.

Las crisis implican cambios que provocan nuevas formas de organización e interrelación. Ante la crisis se puede tener una actitud negativa, es decir, considerarla como un evento que obstaculiza el desarrollo de nuestra vida.

Quienes más han contribuido a la crisis quieren cerrarla pronto sin reformas que mantienen sus privilegios. Pero el cierre en falso de la crisis, sin las reformas necesarias, impediría acceder a un nuevo equilibrio. Y sería el germen en un futuro no muy lejano de una nueva crisis, más profunda y devastadora.

En definitiva, la labor en la detección de los distintos niveles de corrupción y la acción sobre ellos debería abrir una línea de trabajo continuo. Se debe sensibilizar y educar a quienes operan en el gobierno central como en los regionales sobre las consecuencias negativas que, a corto y largo plazo tiene la tolerancia de la corrupción. Es preciso transmitir a los políticos la idea de que frente a la corrupción solo cabe la prevención, eliminando aquellas situaciones que conllevan riesgos de irregularidades que a la larga se vuelven contra el que las tolera o contra del sistema en su conjunto.

En fin el heredero hace grandes esfuerzos por mantener la continuidad del régimen personalista que implantó su antecesor desde hace más de una década sin ningún éxito, teniendo que enfrentar la terribles políticas de su padre, cuya imagen ha sido uno de los soportes frente al Gobierno, teniendo que asumir los costos de los efectos de las políticas de controles y expropiaciones cuyos estragos perversos también vinieron con el paquete que le entregaron cuando fue ungido como heredero.

Al intentar en sus inicios mantener, e incluso profundizar, las políticas implantadas por su mentor, al heredero se le complicó el cuadro de la inflación con estancamiento económico y escasez, con una industria alimenticia privada prácticamente cercada por el mismo régimen, en la que poco aporta la otra industria estatizada con una pobre producción, (por no decir inexistente).

Reflexión final: "los derechos humanos, que fueron creados y cementados por los buenos... sirvieron hasta para defender a los malos. Los derechos humanos, hoy en día, no sirven para defender a los buenos ya que los malos, no los reconocen, y mucho menos los respetan".

ecciol@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (4)
páginas:
1 |
Por José R Pirela
27.05.2013
1:42 PM
La corrupción la provoca, la esconde y avala el Poder Absoluto, y eso es lo que ocurre en Venezuela. El presidente ejerce la hegemonía absoluta sobre todas las instituciones. Es Jefe del ejecutivo, del Estado, de la fuerza armada, de todos los recursos naturales y los bienes producidos, y por residuo, de todas las personas que habitan este país. Al tener la supremacía política sobre la economía, todo lo puede manipular a su antojo, político y personal. Puede manipular lo jurídico, pero como puede ejercer el monopolio económico, puede pasar sobre lo jurídico si le da la gana. Los culpables hay que buscarlos en las élites políticas y en la intelectualidad del derecho y económica beneficiaria. La manera para que la prevención funcione es con la independencia financiera y jurídica de las instituciones públicas y privadas. Sin la primera, la segunda es manipulada o doblegada. Quien debe saber esto son los ciudadanos, los políticos se hacen los desentendidos.
 
Por Thomas Vega
27.05.2013
9:37 AM
Lamentablemente en Venezuela no existen ningunos derechos consecuentemente estamos a la deriva de un dictador y con el nuestro progreso esta vedado y la crisis sera una vez mayor.
 
Por ernesto gonzalez
27.05.2013
7:45 AM
El origen de la crisis está en la corrupción que se alimenta y sustenta en la manipulación, el engaño contante y la mentira fresca, las cuales provienen y se crean en una pequeña isla del Caribe que se ha apropiado de nuestro país. Es cierto que esta crisis ha tenido consecuencias muy graves para la salud física y mental de nuestra población, al generar incertidumbre, desesperanza y estrés en las familias y exacerbado cualquier patología previa. Lo que no es cierto, es que las crisis implican necesariamente nuevas formas de organización e interrelación. Es posible que sí, pero en este caso la crisis se soluciona rompiendo ese hilo umbilical con los dictadores de la isla proscrita, que tanto mal le han hecho a los venezolanos. Para ser justos, el modelo económico aplicado por este gobierno difiere muy poco al modelo de la cuarta república. La diferencia fundamental está en la voracidad e intensidad del hambre de riqueza fácil que caracteriza a sus respectivos líderes.
 
Por JOSE NUNES
27.05.2013
7:04 AM
EL ENCANTADOR DE SERPIENTES DEJO DE EXISTIR.EL PUEBLO DESPIERTA CON LA REALIDAD,REALIDAD CRUDA Y NUDA.MAS QUE DOLARES,PAPEL TOILET,HARINAS LECHES,POLITICA ECONOMICA, REUNIONES CON LOS PRODUCTORES A ESE GOBIERNO "PUESTO" LE FALTA,CARECE,DE LO MAS IMPORTANTE: CONFIANZA Y CONOCIMIENTO.GRACIAS FIDEL.!!!
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar