Compartir

La inestabilidad como agenda política

Hay que vencer al pensamiento único, la anarquía y la improvisación

JUAN MARTIN ECHEVERRÍA |  EL UNIVERSAL
domingo 26 de mayo de 2013  12:00 AM
La estrategia del régimen está bien a la vista: desconoce a la MUD y pega contra la pared a los parlamentarios de oposición, mientras utiliza a los empresarios porque no le queda más remedio, ya que siempre puede más adelante imponer su autoritarismo; sin embargo, ha quedado muy de relieve la ingobernabilidad e ineficiencia, por eso se recurre a la violencia como un modus operandi para disimularlo todo. De allí que desconocer la crisis política y limitarse a atender el desabastecimiento es casi imposible, porque tarde o temprano la democracia gana terreno y el régimen lo pierde de manera acelerada. El resultado es elevar las tensiones sociales al infinito.

Estamos en presencia de algo más que inconsistencias, frente a un gobierno que ni siquiera cuenta con la mitad de la sociedad civil, aunque tenga tanques, cañones, uniformes, hegemonía comunicacional y misiones, pero se ahoga al negarse al diálogo y al retorcer la institucionalidad hasta convertirla en un bagazo. El alivio económico a cortísimo plazo resuelve la situación inmediata y deja pendiente, a futuro, una crisis política sin precedentes: los incendios hay que apagarlos o se convierten en incontrolables. Basta de ignorar la realidad.

El canibalismo político ha llevado a su mínima expresión la industria pesada, porque gasta demasiada energía; mantiene la violencia criminal, porque no es posible desarmar a determinados sectores que apoyan al oficialismo; tampoco crea puestos de trabajo, porque la pobreza es manipulable y cuando el ciudadano pasa a otro estadio de preparación y tiene trabajo permanente, se aleja del socialismo radical. En definitiva el régimen está en un callejón sin salida y su estrategia es eliminar el espacio para el debate político y asegurar acuerdos tácticos con los productores, porque hay escasez de dólares y con el desabastecimiento crece la protesta de una sociedad movilizada.

La política es un perro rabioso que muerde en la yugular a quien pierde el sentido común, sobre todo cuando las políticas y los funcionarios siguen el viejo axioma de que la acción de gobierno muestra la parte más rudimentaria del poder y la implacable selección de los peores. Lo cierto es que falta cohesión para atender a los venezolanos, priva la ideología sobre el buen gobierno, la irracionalidad aplasta la sensatez y abrirse un poco hacia el sector privado y cerrar con cadena y candado lo político, es una contradicción insostenible. La inestabilidad no puede ser la regla.

En este horizonte la oposición traza la agenda política y su radiografía de los hechos muestra las intimidades del poder, transmitiéndole a la población oxigeno y renovada dimensión; eso sí, cualquier negociación exige condiciones cívicas y no el canibalismo, como lo resalta Hannach Arendt "quien tiene el poder no precisa de la violencia". Debemos afinar la lucha y construir las condiciones para una transición hacia la auténtica democracia, participativa, incluyente y con órganos autónomos que atiendan debidamente a los ciudadanos. Hay que vencer al pensamiento único, la anarquía y la improvisación.

juanmartin@cantv.net



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
26.05.2013
11:29 AM
Las personas deben estar viendo que la violencia atrae más violencia. Que la violencia en la calle es la copia de la practicada por el gobierno. Que la Hojilla era la publicidad de la violencia gubernamental; que era la gaceta de las resoluciones oficiales. Ya la gente entendió que la revolución era la distracción, que se lo están llevando todo, y detrás están dejando destrucción y caos. Ellos se van pa Cuba, pero el venezolano se queda con el cubo vacío. Los vecinos ya están deponiendo fanatismos y están reencontrando a sus verdaderos amigos. Saben que arriba no hay negociación posible, que a falta de dólares huída segura.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar