Compartir

Un gran cacao

LINDA D´AMBROSIO |  EL UNIVERSAL
martes 21 de mayo de 2013  12:00 AM
Inspirada por la doctrina mercantilista, que cifraba el poder en la posesión de metales preciosos, la Corona española vio realizadas sus aspiraciones en los nuevos dominios de ultramar que habrían de proveerle oro y plata.

La colonización de Venezuela, bajo la jurisdicción del Virreinato de Nueva Granada hasta 1742, comenzó por el extremo oriental del territorio, en donde las perlas suplirían la ausencia de los metales preciosos que los conquistadores no lograron encontrar pese a las referencias al mítico Dorado. Agotada la producción perlífera, la agricultura pasaría a ser la actividad predominante, entre cuyos frutos destacaba, por su excelente calidad, el cacao, cuya comercialización estaría monopolizada por la Compañía Guipuzcoana hasta 1785.

La admirable naturaleza de la semilla venezolana ocasionó una creciente demanda en Europa, en virtud de la cual se desarrolló un grupo económicamente poderoso integrado por cosecheros y comerciantes criollos, que llegaron incluso a adquirir títulos nobiliarios entre los siglos XVII y XVIII. Fueron los llamados grandes cacaos, por alusión al origen de su fortuna: una aristocracia que se extinguiría con la disminución del comercio del producto y las guerras de Independencia.

No obstante, el cacao perviviría como producto emblemático de la agricultura venezolana. La Cámara Venezolana del Cacao señala cómo en las últimas décadas del siglo XIX resurgiría el cultivo en la zona de Paria, generando prosperidad, asociado a nuevos adelantos industriales y a un sistema de transporte regular y seguro que trajeron consigo los inmigrantes europeos que se instalaron en la región. Los cacaos parianos, entre los que destacarían los de la firma comercial Franceschi & Cía., constaban como de excelente calidad. Pero la calificación de "mejor cacao del mundo" ha correspondido tradicionalmente al proveniente de Chuao, al parecer por las condiciones de temperatura y pluviosidad del valle.

El nivel de producción ha variado a través del tiempo. CDF Corporation señala que en 1958 el producto representaba apenas el 0,4% del valor total de las exportaciones nacionales. Hoy en día, sin embargo, se comercializan hasta productos semiprocesados como la manteca, el licor y el polvo, frente a la tradicional venta del cacao sin procesar. En este sentido, el surgimiento de la procesadora Cacao Real ha brindado un importante espaldarazo a este ramo, al tiempo que se han  emprendido diversas acciones formativas estimuladas por Juan Francisco Hernández Bruzual, que abarcan desde un curso en Ingeniería Cacaotera, hasta la Escuela de Chocolate y Confitería KKO Real, en el seno de la mencionada procesadora.

La edición de los International Chocolate Awards de 2012 concedió la medalla de oro al chocolate blanco de El Rey, calificándolo como el mejor entre más de cien finalistas escogidos entre seiscientos participantes. La misma marca fue considerada la décima mejor del mundo en  la guía estadounidense The Fifty Best.

La Chocopaedia mantiene en su página Web una lista de los diez mejores chocolates del mundo. Puede verificarse cómo la mayor parte de los productos de esa valoración están elaborados a partir de distintos cacaos venezolanos, incluyendo la variedad Porcelana, en el chocolate El Pedregal, de Valrhona, y en el Cuyagua, de Pralus, así como la variedad Criollo en el Chuao, de Chapon.

Entre los días 28 y 30 de junio tendrá lugar, en el Teatro Teresa Carreño, la primera Expo-Feria Internacional del Chocolate, auspiciada por la Fundación Nuestra Tierra. Los asistentes tendrán la oportunidad de comprar y degustar diferentes productos, constatando el auge que tiene la actividad cacaotera y chocolatera en el país. Una iniciativa para celebrar, porque en medio de tantos baches, es preciso reconocer los aspectos positivos de nuestra producción y disfrutar de nuestros logros. Después de todo, tenemos un gran cacao.

linda.dambrosiom@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Linda D´Ambrosio
21.05.2013
4:02 PM
Egar! Qué delicia. Puede haber muchas opciones en el mercado para prepararlo.... Señor Carlos Alvarez: le animo que lleve adelante su iniciativa y le deseo mucho éxito en su empresa!
 
Por Edgar León
21.05.2013
3:16 PM
Despues de leer este articulo, a uno se le hace agua la boca. Recuerdo que cuando era niño, uno de mis chocolates preferidos era el "chocolate de taza" que se tomaba bien caliente, en aquella Caracas "setentosa", cuando aun hacia frio al final de la tarde.
 
Por Carlos Alvarez
21.05.2013
7:45 AM
Gracias por este articulo tan refrescante e interesante a la vez. Un pequeño rayo de sol en medio de tantas tribulaciones por las que está pasando nuestro país. Siempre quise ahorrar para tener una finca de cacao. Espero que algún día se den las condiciones (se acaben las expropiaciones y la inseguridad personal) para poder convertir ese sueño en realidad y aportar mi granito de cacao para el país y el deleite de otras partes del mundo.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar