Compartir

Política y economía

JESÚS E. MAZZEI ALFONZO |  EL UNIVERSAL
jueves 9 de mayo de 2013  12:00 AM
 Relación intensa, compleja y dialéctica, que se refleja no sólo en la realidad concreta y práctica sino además, en su interrelación disciplinaria. En efecto, a raíz de la lectura de un interesante artículo del Dani Rodrik sobre economía política, me entusiasme a escribir algunas líneas sobre este tema. Inicia Dani Rodrik, su planteamiento afirmando que "... Hubo un tiempo en que los economistas manteníamos distancia de la política. Considerábamos que nuestro trabajo era describir el funcionamiento de las economías de mercado, sus fallos y el modo de fomentar la eficiencia mediante un buen diseño de políticas públicas. Analizábamos las tensiones que suele haber entre objetivos contrapuestos (por ejemplo, la equidad y la eficiencia) y prescribíamos políticas para alcanzar los resultados económicos deseados, entre ellos la redistribución. Correspondía a los políticos aceptar (o no) nuestras sugerencias, y a los burócratas implementarlas...", y posteriormente remata, con esta afirmación"... Los políticos se convirtieron en proveedores de favores públicos guiados por el afán de maximización de ingresos; los ciudadanos, en grupos de presión e intereses especiales ávidos de rentas; y los sistemas políticos se convirtieron en mercados donde se negocian votos e influencia política a cambio de beneficios económicos.

Así nació..."el campo de la elección racional en economía política, y con él, un estilo teórico que pronto sería imitado por muchos politólogos. El beneficio aparente de esta teoría era que permitía explicar por qué las decisiones de los políticos muchas veces no se condicen con la racionalidad económica". En la práctica, cualquier paradoja económica podía ahora explicarse con dos palabras: "intereses creados...". En efecto, algunos políticos a lo largo de la historia han enfatizado lo importante de comprender los fenómenos económicos y algunos economistas así también, comprender al hecho político, porque ambos se nutren de los mismos vasos comunicantes e intelectuales por ser ambas ciencias sociales. La relación entre ambas, la economía y el análisis político es enteramente interesante. Al convertir el comportamiento de los políticos en una variable endógena, la economía política incapacita a los analistas, por ello debemos entender las particularidades de los fenómenos económicos (precios, valor, inflación, intercambio comercial, déficit fiscal, ventajas competitivas y comparativas y los factores políticos (liderazgo político, partidos políticos, ordenamiento constitucional, grupos de presión y el entorno internacional).

Para entender la evolución de esta relación debemos partir de un marco intelectual, cuales son las ideas que motorizan esta relación. Hay de verdad líneas motrices comunes para comprender ambas esferas del conocimiento y de la realidad, por qué ellas operan como una autopercepción primero del conocimiento y luego de la realidad. Luego estas ideas determinan las creencias en el funcionamiento de  ambas dimensiones y luego determinan las estrategias que se llevan a cabo. Se requiere un buen diseño de políticas públicas y buen liderazgo. Un político debe tener una visión estratégica del marco donde va actuar y debe ver las distintas variables y una de ellas son las que no da la economía. Muchas veces actuará racionalmente, pero no es menos cierto que factores como el azar, la incertidumbre o la sorpresa pueden afectar no solo el juicio de ambas realidades sino la manera de actuar cuando se va a una de la amabas  dimensiones sean estas  políticas o económicas. 

Por ello, contar con un sólido, robusto y con armazón de ideas puede ayudarnos a una mejor comprensión de ambas realidades, porque esto nos da una visión de futuro para alcanzar nuevas metas.

Por eso, las labores del economista y el político deben converger y no diverger, deben engranarse, para mejorar las decisiones que al final de cuentas van al seno de las sociedades democráticas: Por lo tanto, el aporte que han realizado los economistas como consultores, en base a sus capacidades, es muy importante no solo en esta interacción con sus pares sino la compresión mutua de los diferentes actores que es el análisis que le corresponde hacer a los políticos. El político es un hombre de acción, y por ello, requiere de adecuados instrumentos conceptuales para una mejor comprensión de los fenómenos económicos, que tienen una consecuencia política y viceversa.

Finalmente, concuerdo con Rodrik que "... al recalcar demasiado el papel de los intereses creados corremos el riesgo de distraernos de las contribuciones fundamentales que pueden hacer el análisis de políticas públicas y el activismo político. Las posibilidades de cambio económico no están limitadas solamente por las realidades del poder político, sino también por la pobreza de nuestras ideas..." por ello debemos tener un basamento intelectual de acero. Esto nos dará un mejor desempeño en la realidad, sea en el campo de la política o de la economía, sin dogmas de fe y visiones parceladas.

jesus.mazzei@abordo.com.br


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar