Compartir

Maduro y sus emociones

¿Lograran limpiar su imagen, mejorar su mensaje y cautivar con sus emociones?

LUIS JOSÉ UZCÁTEGUI |  EL UNIVERSAL
jueves 9 de mayo de 2013  12:00 AM
Dos personajes polarizan la política venezolana, por un lado Capriles y en la otra acera, Maduro generando mensajes emocionales que han logrado lo que nadie se imaginaba: incinerar el mito Chávez. Quién iba a pensar que el elegido por el gran caudillo con un mensaje monótono, pesado y tosco ayudara intensamente a desconstruir el gigantesco proyecto mediático de convertir a Chávez en referencia mitológica.

Así son las cosas, diría mi amigo Oscar Yanes. En este caso, así son las cosas de la mente y más concretamente del cerebro emocional. Los mensajes como es el caso de Capriles pueden lanzar a un líder al futuro o hacer -caso Maduro- que en días pierda más de veinte puntos en las encuestas y tenga el triunfo electoral en "pico de zamuro".

De aquel funcionario que hacía presumir que tenía algo de seguridad, una vez que Maduro se transforma en candidato se autoridiculiza al lanzarse por su difunto jefe en loas, llantos, gemidos e invocaciones amañadas. ¡Desdibuja su propia imagen... !

¡Así inicia su caída! El camino al poder se le convierte en el drama de Sísifo. Lo sustenta un Estado convertido en imponente empresa de marketing, dinero, regalos, mentiras, miedos, triquiñuelas electorales y sin duda la sombra del líder, pero Maduro sin pena y ninguna gloria dado que su carisma es nulo se convierte en peso muerto.

Es inevitable, las emociones llevan a la cima pero también conducen al fracaso. Con esta imagen de hombre compungido y una campaña tipo show no logra transmitir sino falsedad que agudiza su derrumbe como candidato. Gana unas elecciones llenas de incertidumbre, incredulidad e insinceridad. Lo perciben como un líder insípido que se mueve en desbandada y si bien se esfuerza en ser campechano, cariñoso o encantador es entonces cuando profundiza el rechazo.

Ahora utiliza el "tira y encoje", ofrece conciliación y diálogo pero amenaza, se violenta y apoya las agresiones físicas a parlamentarios generando un "desnudo psíquico". El país percibe que no es sincero, no tiene autonomía, no sabe lo que quiere, sigue una opereta de odio y terror y otros son los que mandan. El régimen desesperado trata de atapuzar al pueblo con la figura de Maduro. Peeeero... ¿Lograran limpiar su imagen, mejorar su mensaje y cautivar con sus emociones? Le queda al lector este crucigrama "emocional".

@LuisJUzcategui



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por hipolito morales
09.05.2013
3:14 PM
nicolas es el reestreno de las peliculas mexicanas de los años 50. esta llegando a los paises que esta visitando, mencionando personajes de ese pais, para ganarse simpatias y regalando y comprando a manos llenas con los dineros que no son de el, pero lo mas comico de este personaje es que esta repitiendo la misma pelicula vieja y ramplona del que el llama su padre. que triste espectaculo, nos esta saliendo caro legitimarlo.
 
Por JOSE NUNES
09.05.2013
1:59 PM
ESTAR PRESIDENTE ES MUY DISTINTO DE SER PRESIDENTE.GRACIAS FIDEL.!!!
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar