Compartir

Levanta tu cabeza con dignidad

ROSALÍA MOROS DE BORREGALES |  EL UNIVERSAL
sábado 4 de mayo de 2013  12:00 AM
Ante tal avalancha de maldad maquillada con mentiras rebuscadas que en la nariz de Pinocho llegarían ya al otro extremo de la Tierra, muchos nos sentimos como sorprendidos por un Tsunami del cual creíamos conocer más que suficiente con los 14 años anteriores. Demasiado ingenuos para quienes se sientan a maquinar el mal y no poseen ni la ética, ni la moral para contener sus ansias de poder. Tampoco profesan ninguna religión más que la idolatría a dos perversos cachuchas verdes cuya revolución convirtió a una isla una vez próspera en un contenedor de pobreza, de mentes subyugadas y vencidas por el miedo.

Sin embargo, los venezolanos no bajaremos nuestras cabezas ante la ignominia. Si el mal se ha sentado a la mesa para planificar sus estrategias, nosotros con la verdad venceremos a la mentira, con la luz de Dios iluminaremos las tinieblas que nos rodean, con la bondad conquistaremos a aquellos que han sido atrapados por las garras de una revolución de pies de barro, sostenida solo por el oro negro que pare las entrañas de nuestra tierra, apetecido por todos los vecinos, vividores hipócritas, oportunistas de oficio que como parásitos han entrado subrepticiamente en nuestra nación pretendiendo dejarla en el hueso.

La dignidad del ser humano tiene su fundamento en los "derechos inalienables"; es decir, aquellos derechos que no pueden ser enajenados, que no se negocian, que son absolutamente de nuestro dominio y, nada ni nadie puede arrebatárnoslos. Estos derechos son los que le dan un valor inestimable a la vida, sin ningún tipo de distinción. Como el derecho a la vida y a la integridad física, el derecho a la libertad, el derecho a la seguridad, el derecho a la propiedad privada, y el derecho a la igualdad de oportunidades, entre otros de igual importancia. Estos derechos actúan como limitaciones al ejercicio del poder del Estado, o en su defecto, al poder ejercido por gobiernos ilegítimos que usurpan su magnanimidad.

Aunque es tarea del Estado garantizar los derechos inalienables del ser humano, es el deber de todos hacerlos cumplir ante aquellos que pretenden socavarlos. Pues la dignidad no solo se trata de nuestros derechos como seres humanos sino de nuestras responsabilidades como ciudadanos para preservar tales derechos. Como lo describió brillantemente Mahatma Ghandi: "Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena". Por tal razón, debemos elevar nuestras voces para ser escuchados hasta el último rincón de la Tierra, y aún más allá, debemos unirnos en un mismo pensamiento elevando nuestras oraciones para ser escuchados por el Dios de los cielos.

La dignidad se trata pues del valor inherente a cada ser humano, se trata de ser respetados en todos nuestros derechos. Significa ser suficientemente humildes para reconocer nuestras limitaciones y, al mismo tiempo, valorarnos a nosotros mismos de tal manera de no bajar nuestras cabezas ante nadie. La piedra angular de la dignidad reposa sobre el fundamento cristiano de que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios con un propósito de vida para cada uno. El ideal de la creación y el sacrificio de Jesús en la cruz ofreciéndonos una vida libre de opresión deben impulsarnos en la búsqueda y preservación de la dignidad de todos los que son víctimas de la violencia por parte de individuos, grupos, instituciones y gobiernos.

"Mas Tú, oh Señor, eres escudo alrededor de mí, mi gloria, y el que levanta mi cabeza. Con mi voz clamé al Señor, y Él me respondió desde Su santo monte". Salmo 3:3

rosymoros@gmail.com

http://familiaconformealcorazondedios.blogspot.com

@RosaliaMorosB


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (8)
páginas:
1 |
Por lilia white
04.05.2013
4:46 PM
EXCELENTE, PERO ME PREGUNTO LE LLEGARA A TODO EL PUEBLO? SERIA BUENO QUE LOS MAESTROS LEYERAN ESTE ARTICULO A SUS PUPILOS EN LA ESCUELA
 
Por José R Pirela
04.05.2013
12:41 PM
En una sociedad democrática, la política de Estado sobre la utilización del petróleo y las políticas del proyecto político del periodo gubernamental corresponden al ámbito del Estado, y las políticas concerniente a la dinámica de las operaciones cotidianas corresponden al ámbito de la economía ejecutada por los ciudadanos. Así no ocurre en Venezuela, por lo tanto, nunca hemos tenido democracia, menos ahora que la industria petrolera fue completamente estatizada. Nos sentimos muy orgullosos de tal soberanía, sin darnos cuenta que estábamos entregando nuestra ciudadanía democrática.
 
Por José R Pirela
04.05.2013
12:20 PM
La democracia es de los ciudadanos no de los políticos. Ellos son nuestros representantes no los que deciden cual y cuanta democracia, eso lo decidimos nosotros con nuestras acciones. Pero para que ocurra de esa manera la economía debe ser ejercida por los ciudadanos no por los políticos. La acción económica requiere de recursos, por lo tanto los recursos deben estar en manos de los ciudadanos, no de los políticos en funciones de Estado. Ellos están allí por elección nuestra para que nos ayuden a coordinar nuestras actividades económicas, no para que las ejecuten por nosotros, mucho menos para que decidan como se utilizarán los recursos. El petróleo es el único recurso que dinamiza la economía venezolana, por lo tanto debe ser nuestro recurso y no de los políticos. Hasta que no revirtamos tal aberración no podemos estar esperando que los políticos nos dignifiquen. La dignidad no es un diploma chimbo que nos otorgan otros, son nuestras propias realizaciones.
 
Por david rullan
04.05.2013
11:49 AM
Que buen comentario!.Este y otros que he tenido la oprtunidad de leer a traves de este medio,y Me pregunto como es posible,hacerle llegar a todo el pueblo venezolano,comentarios como este,pues;no todos tienen posibilidades de acceder a este espacio?.
 
Por José R Pirela
04.05.2013
11:43 AM
La dignidad tiene muchas facetas, pero la que menos se aprecia en Venezuela es el carácter de ciudadano, porque le fue secuestrado por la constitución del Estado-Poder. Bajo esa condición toda cabeza levantada sale cortada, o digamos, reprimida. Para aspirar a tal dignidad debemos transformar primero el Poder en Democracia. Ahora que cayó en manos de la secta comunista, bajo el mandato castrista, se ha hecho más evidente. Como el Estado obtiene el Poder del Petróleo debemos pasarlo a manos de las personas para que adquieran el carácter de ciudadanos y la sociedad de democracia. Es una ilusión apelar a los derechos humanos y civiles bajo un Estado Poderoso. Es de sentido común, la democracia no es un deseo de las personas o una entrega de buena voluntad del gobernante, son las interacciones productivas y de intercambio de los ciudadanos, no de los representantes políticos.
 
Por Jesus Eusebio perez
04.05.2013
10:46 AM
Isaías 6: Después oí la voz del señor que decía? a quien enviare?? Quien irá por nosotros? y yo respondí Aquí estoy yo. Envíame a mi. Según isaias 6 el mensaje para Venezuela esta clarito. Y ya han salido unos valientes a proclamarlo, han recojido la bandera y su repuesta ha sido Aquí estoy yo. Enviame a mi . Que Dios los proteja en su valentía.
 
Por daniel garmendia
04.05.2013
9:11 AM
La cursileria de este articulo merece un premio. La creatividad en la exponencia de ideas nuevas sera la que,finalmente, cambie el rumbo y consolide la union de todos los venezolanos.
 
Por Imelda Nuñez
04.05.2013
8:07 AM
en este pais la humildad no es un valor existente en nuestros gobernantes, quizas por aquello de que se pierde poder. Reconocer errores es simbolo de sabiduria y progreso. En Venezuela los empleados publicos de estos 14 años no saben lo que es reconocer una falla, la culpa siempre es del opositor, de la iguana, del que empieza la pelea...y pare ud de contar....asi nunca habra desarrollo.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar