Compartir

Tiresias descarriados

ILDEBRANDO PORTILLO |  EL UNIVERSAL
martes 23 de abril de 2013  12:00 AM
El Titanic era el más grande y lujoso trasatlántico de su época, pero en su primera travesía por el Atlántico Norte chocó contra un iceberg y se hundió. Hace tan sólo unos días nuestra querida patria chocó con una cúpula de siniestros poderes comunistas que desataron el estupro y la desfachatez; y tal como el Titanic, nuestra patria se hunde por la perversidad, el odio visceral y el fascismo de ciertos Tiresias descarriados que con fraudulentas actuaciones, rápidas y furiosas han dejado a nuestra democracia en medio de tanta podredumbre mortecina, donde es notorio el olor a carroña que quema las arterias y desvanece las costumbres morigeradas de un país que quiere vivir en paz y libertad, sólo que, estos caníbales frustrados ignoran que las flores viven con agua y luz y se marchitan con la candela.

Esta barbarie electoral parece que tuviera una nostalgia del pasado, pero no hay tal nostalgia porque estos lúgubres personajes en su estado anímico viven el pasado como un presente, es decir, el pasado se vuelve presencia que nutre su macabra obra y es allí donde surge el fluido creativo del pueblo y se convierte en instrumento de lucha que es el punto de avance en la percepción de lo que somos, y lo que haremos por nuestra patria democrática que es nuestra principal obra de arte, a la que hay que cuidar y que rebasa a lo humano. Hay que sentir la relación de lucidez delirante que hay entre lo que es, cómo lo ves, cómo lo vas viendo y cómo te va viviendo en democracia y libertad.

Estos viciosos de la trampa hostilizan al pueblo con una ascensión de la autocracia con la que quieren defenestrar y suprimir la extraordinaria capacidad y la sabiduría de una sociedad convencida en resguardar una justicia moral propia de los hombres sabios, que siempre acompañan a sus guerreros que ha trascendido y prevalecido, cultivando sus deberes y preservando el linaje de nuestros libertadores, del cual todos somos miembros activos y cuyo único fin es el de consolidar un sentido de pertenencia fuerte y duradero, unida por lazos estrechos para enfrentar la constante amenaza de privilegiados autócratas. Reflexionemos: ¡Cuándo Jalisco pierde, arrebata!

ildebrando21@yahoo.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar