Compartir

Reflexiones democráticas

JOSÉ FÉLIX DÍAZ BERMÚDEZ |  EL UNIVERSAL
martes 23 de abril de 2013  12:00 AM
La Declaración Americana de los Deberes y Derechos del Hombre (1948), instrumento anterior a la Declaración Universal, contempla en su art. 20 el derecho a elecciones libres, honestas, sufragio universal y equitativo, señalando entre sus requisitos que las mismas sean: "genuinas, periódicas y libres". A su vez, la Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969), en su artículo 23, exige la: "realización de elecciones periódicas auténticas", que den plena fe de la verdad y afirmen su legitimidad democrática.

La Carta Democrática Interamericana (2001), suscrita por Venezuela, que se funda en el derecho de los pueblos a la democracia y en la obligación de los gobiernos de: "promoverla y defenderla", establece entre sus elementos esenciales, que las elecciones además de libres, sean "justas", equitativas y plurales, basadas en "el respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales" y en "la separación e independencia de los poderes públicos" (artículos 3 y 23) en el país donde se realicen. Exige además "la transparencia de las actividades gubernamentales, la probidad, la responsabilidad..." (art. 4), así como la de todos sus actores, a fin de crear un ambiente de seguridad y confianza política en la vida nacional.

No obstante nuestra historia política de agitadas pasiones que subordina a veces principios y conductas superiores, la Ley Electoral del año 1962, -derogatoria del Estatuto Electoral de la dictadura perezjimenista-, estableció una histórica disposición orientadora de lo que debe ser el rol de los partidos y las instituciones en una democracia, relativa a que los: "...organismos electorales se integrarán en forma de que ningún partido u organización política tenga representación preeminente en ellos...". El partidismo debe tener profundo sentido democrático y privilegiar el interés fundamental de la nación.

El concepto de elecciones democráticas va mucho más allá que el acto en sí. No es sólo realizarlas sino crear condiciones y realidades, seguridades y garantías acerca de la calidad del acto mismo. Las elecciones deben ser inclusivas, transparentes, competitivas y periódicas para designar los altos cargos públicos. "En cuanto a las elecciones limpias, el tema clave es que se asegure la integridad de las preferencias de los votantes y se registren estas preferencias de forma fidedigna. Respecto de las elecciones competitivas, se rescata que los ciudadanos tengan el derecho a postularse como candidatos para cargos públicos y puedan competir sin temer por su integridad física y en un contexto en que reine la igualdad de oportunidades, y en el cual se respeten los derechos básicos como la libertad de prensa, el libre acceso a la información, y la libertad de asociación, reunión, expresión y movimiento...", señala la doctrina de la OEA que obliga a sus Estados miembros.


La Constitución Federal de 1811 tuvo "como base primordial la soberanía popular" indica Parra-Pérez, y ésta se expresa únicamente en democracia. La República no sería ella misma por su origen y por su destino, sin conservar la democracia, como valor fundamental y derecho irrenunciable de su pueblo.

Jfd599@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar