Compartir

Vida digital postelectoral en Venezuela

ISAÍAS ELÍAS BLANCO |  EL UNIVERSAL
lunes 22 de abril de 2013  12:00 AM
El venezolano debe multiplicar su sensibilidad digital para interactuar en las redes sociales sin exponer su privacidad, y usar los smartphones como herramientas productivas que no llamen mucho la atención.

Los usuarios del país se distinguen de sus pares latinoamericanos por su fanatismo a los dispositivos electrónicos, vanguardismo 2.0, adopción de canales interactivos y usos de las redes sociales como medios de acercamiento a amistades o familiares, pero la creciente ola de delictiva ha frenado sus deseos de "estar al día con la última tecnología" para no ser víctimas de los hurtos y robos registrados a diario.

Antes de continuar, es necesario introducir que la jerga Web define a un individuo como "Geek" cuando evidencia su pasión por los dispositivos electrónicos, videojuegos, youtube, networking, redes sociales, tablets, teléfonos celulares, computadoras y trata de estar online 24/7.

Precisamente la situación social que atraviesa Venezuela en términos de fechorías y delitos informáticos ha dificultado moldear la explosión tecnológica que viven los países desarrollados, donde lograron transformar terminales móviles en oficinas virtuales, centros de atención al cliente, laboratorios educativos, estudios de grabación-postproducción y puntos de ventas.

Esa frustración es la que empuja al usuario criollo a trasladar su vida personal a las redes sociales, duplicar su rutina en la Web, "vivir a través de Facebook", "derrochar felicidad en Instagram", además de debatir en Twitter, pero descuida su seguridad cibernética, comparte más de la cuenta y se expone a las redes organizadas queplanifican sus asaltos a través de los perfiles interactivos.

El secreto de administrar las conexiones en celulares

Oficiales de organismos de inteligencia del Estado, quienes prefirieron conservar el anonimato, compartieron que el venezolano debe aprender a "tomar atajos" en su rutina interactiva en Internet para eludir la delincuencia organizada, y tiene que replantar sus mecanismos de socialización para adaptarse a un entorno donde los pillos se digitalizaron para seleccionar a sus víctimas.

En ese sentido expertos de servicios de seguridad personal hacen hincapié en tres factores claves para portar teléfonos inteligentes en Caracas sin caer en preocupaciones.

>Apagar el Bluetooth es clave para evitar que el dispositivo electrónico sea detectado por los "rastreadores" que se dedican a cazar víctimas en centros comerciales, transporte público y establecimientos de comida rápida. Éstos individuos olfatean un radio de 10 metros para precisar el modelo y tipo de teléfono "disponible".

>Desviar las llamadas a un teléfono modesto resulta de gran utilidad para los venezolanos que requieren comunicaciones constantes mientras están en la calle. Así evitarán sacar en lugares poco recomendados iPhones y Samsung Galaxies.

>Configurar la respuesta automática de emails mientras se está conduciendo en las congestionadas calles del país o cuando se completan diligencias en puntos urbanos evita la necesidad de sacar el celular para atender un mensaje y demorar escribiendo/corrigiendo desde un terminal táctil.

>Usar auriculares genéricos en los teléfonos inteligentes o reproductores mp3 elude la atención de los malhechores que se dedican a observar su entorno para detectar a los chicos que trasladan iPod, BlackBerry o línea Galaxy.

Tener conciencia de la exposición en las redes sociales.

El problema no es lo que se publique en los perfiles interactivos, sino hasta qué punto es prudente duplicar la vida personal en Twitter y Facebook, publicar imágenes privadas en Instagram, llevar la agenda de actividades visible a toda la red, y lo más grave: decir qué se hace cada hora o cuáles serán las próximas tareas.

Por esa razón las fuentes policiales de grupos elite de la inteligencia estatal corroboran que la explosión de los social media en Venezuela digitalizó la delincuencia porque le dio poderosas herramientas para seguir en tiempo real, monitorear, vigilar, seleccionar y conocer a los blancos de sus próximos golpes. Además, comparten que muchos secuestros se dan sin que la persona sepa de que la asechan por el Facebook, y que una cuenta de Twitter que sugiere "opulencia" sobre un modo de vida adinerado es un imán para los malhechores que rastrean con sigilo a los usuarios a través de cuentas falsas encubiertas por fotos de mujeres voluptuosas o rubias europeas.

isaias.elias@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar