Compartir

¿Quién ganó?

Se va a prolongar indefinidamente la duda sobre quién realmente obtuvo mayoría

DOMINGO FONTIVEROS |  EL UNIVERSAL
domingo 21 de abril de 2013  12:00 AM
Que haya dudas razonables respecto a quién ganó las elecciones presidenciales del 14 de abril en sectores cuantitativa y cualitativamente importantes de la población es un hecho sintomático del grado de debilidad que han alcanzado las instituciones del país. Y estas dudas en lugar de amainar se han fortalecido gracias a la altanería con que han respondido elevadas figuras del gobierno y la falta de objetividad en los criterios sostenidos por varias de ellas.

Un antecedente inmediato que debe mencionarse es el de los datos publicados de varias encuestadoras que daban en promedio una holgada ventaja (alrededor de 9 puntos) a la opción oficialista. Porque al ser contrastadas estas mediciones con las cifras del CNE se pone en evidencia que hubo un fuerte cambio en las preferencias electorales de la ciudadanía en los últimos pocos días anteriores al domingo de la elección y este cambio favoreció ampliamente al candidato Capriles.

Los resultados del CNE tomaron por sorpresa al oficialismo, donde algunos llegaron a discernir, antes que el CNE hiciera su anuncio inicial, que la elección la habían perdido.

Con resultados favorables a su candidato, supuestamente en la mano, por parte de la MUD, era lógico esperar una tensión en ascenso durante esa noche. Incluso uno de los rectores del CNE planteó el conteo manual de todos los votos, para ratificar o rectificar obviamente, el apretado resultado automatizado que había arrojado el sistema de registro y totalización de votos. El propio candidato Maduro aceptó en arenga pública que se contaran los votos manualmente ya que estaba seguro de haber ganado. Luego Capriles planteó el mismo conteo para superar lo que llamó la crisis. Hasta allí todo apuntaba a la movilización necesaria de personal y equipo para iniciar un pacífico reconteo que por lo demás no debía consumir mucho tiempo.

Cualquiera que haya trabajado con un sistema computarizado sabe que el sistema, sea cual sea, a veces puede pifiar y genera errores. En la NASA, en bancos, en China, en un video juego, en Google, etc. Estos errores pueden pasar desapercibidos hasta que ocurre un desastre mayúsculo o algún insignificante individuo los denuncia. Los responsables investigan, corrigen el error y continúan con un sistema mejorado, hasta la siguiente falla.

La negativa rotunda que quieren darle ahora a la petición de conteo de votos, registrados en las papeletas que cada ciudadano introdujo en cajas selladas al efecto, argumentando que el sistema automatizado es perfecto, constituye un acto mayor de soberbia frente al electorado y una deificación de su tecnología. Tampoco es una respuesta objetiva apelar a ideas peregrinas como que la "papeleta" no prueba nada, o que en Venezuela ¡no existe! el conteo manual, o que no está permitido desconfiar del sistema electoral, lo cual conlleva una amenaza nada velada contra quien siga pidiendo el reconteo. Hasta Maduro ha dado un viraje en su posición a este respecto.

En estas circunstancias, es poco probable que se llegue a un conteo manual de todos los votos. Lo cual equivale a prolongar indefinidamente la duda sobre quién realmente obtuvo mayoría en estas elecciones. Con ello, el llamado Presidente electo cae en minusvalía y a la oposición no le queda sino seguir más viva que nunca para ganar el próximo "round".

dfontiveros@cantv.net



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar