Compartir

Esto ya no es Kansas

GABRIEL VARGAS-ZAPATA |  EL UNIVERSAL
viernes 12 de abril de 2013  12:00 AM
Prefiero creer que Oz El Poderoso es una nueva y libre adaptación de los libros de Lyman Frank Baum, totalmente aceptable; así como Sidney Lumet rodó El mago en 1978. Con muchos mejores resultados, hay que decirlo. Así como se han hecho tantísimas nuevas versiones y adaptaciones a lo largo de la historia. Porque si tuviera que verla como una precuela de El mago de Oz (Victor Fleming, 1939), como nos la han querido vender, la rabia me habría cegado y ni siquiera hubiese podido escribir una crítica. Considero necesario separar ambas producciones y obviar cualquier nexo cinematográfico y en definitiva, cultural, aunque las comparaciones serán inevitables.

Y desde aquí poder decir que Oz El Poderoso es más bien una película de fantasía demasiado infantil, que luce tan solo gracias a los decorados, el vestuario, el maquillaje y el tratamiento del color. Como adaptación o alegoría de un clásico, es y ya no lo digo más, sencillamente insignificante.

Está claro que el arco argumental de Oz y los de las brujas son perfectos, no hay nada que discutir; Sam Raimi se esmera muchísimo en la construcción de unos personajes bastante creíbles. Lo fantástico encaja muy bien dentro del realismo, desde el momento en que se atraviesa un tornado por Kansas y se pasa del blanco y negro al color. Los códigos están allí y Raimi los ha usado bien. Hay claros guiños al nacimiento del cine y al enfrentamiento de dos modelos radicalmente distintos pero igualmente mágicos. Y esto es de agradecer.

A pesar de todo ello, Raimi se las ha ingeniado para que la película resulte insoportablemente aburrida y narrativamente plana. Por no hablar de lo predecible que puede llegar a ser. Quizá su único valor añadido ha sido el mostrarnos los antecedentes de unos personajes que siempre habíamos querido ver/conocer, como los de las brujas malas y los del mismo mago Oz.

También hay que reconocer que tiene un muy buen final y una magnifica resolución. Los últimos acontecimientos recuperan hasta cierto punto la ya perdida y muy mal planteada tensión. En este punto, ya ni siquiera su predictibilidad puede estropearlo todo porque lo inquietante y lo interesante no es lo que va a ocurrir sino cómo ocurre. Y ocurre bien.

Ojalá no se hicieran más este tipo de experimentos, tan relacionados con clásicos que, según como yo lo veo, deberían ser intocables. Pero como ya está hecha y no queda más remedio, agregaré finalmente que es una película bastante floja, que derrocha un complejo nivel de producción, pero que para nada es una buena adaptación, ni una buena precuela; en todo caso, un buen blockbuster, solo eso.

@gvargaszapata

gvargaszapata@hotmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar