Compartir

Terapia Oncológica: Música en vena

LINDA D´AMBROSIO |  EL UNIVERSAL
martes 9 de abril de 2013  12:00 AM
Virginia Castelló comenzó como voluntaria en los hospitales Puerta de Hierro, Niño Jesús y Gregorio Marañón, en Madrid, y terminó capitalizando el apoyo desinteresado de Rosario Flores, Daniela Tugues, Federico Lechner, Jorge Pardo y otros reconocidos artistas de proyección internacional, quienes no han vacilado en respaldarla.

Esta venezolana, radicada en España desde hace 23 años, es la creadora y el motor de Música en vena, un proyecto que procura crear un ambiente de sosiego y confianza alrededor del paciente oncológico y sus familiares,  aprovechando las propiedades calmantes de la música para reducir su ansiedad.

Música en vena actúa básicamente a través de cuatro modalidades: música a demanda, cuando la actividad se lleva a cabo en las habitaciones de pacientes con movilidad reducida, a través del personal del centro médico o de voluntarios; música en el hospital de día, que contempla el uso de grabaciones y auriculares durante la administración de la quimioterapia; espectáculos en planta, concebidos para una audiencia limitada, dirigidos básicamente a los pacientes hospitalizados y sus acompañantes, y  espectáculos para todos, que dan cabida al personal del hospital y a los usuarios del mismo.

La condición del paciente oncológico amerita atención en dos registros diferentes: si bien existe un estado físico alterado que procura normalizarse mediante recursos terapéuticos, gran parte del sufrimiento que se experimenta proviene de factores psicológicos asociados a la enfermedad.

Cualquiera que sea el diagnóstico, sabernos enfermos supone reconocernos vulnerables. La incertidumbre, en todos los casos, genera ansiedad: es normal. El paciente se pregunta qué va a suceder y cómo va a evolucionar su caso.

La posición más razonable es ubicarse en el día a día. Cirugía, radioterapia, hormonoterapia, inmunoterapia y quimioterapia suelen ser los recursos utilizados para restablecer la salud del paciente, y suelen tener bastante éxito.


Es verdad que el tratamiento puede traer aparejadas molestias que varían según la persona, y por ello la perspectiva de la terapia puede generar inquietud. Pero nuevamente la solución es una sola: no anticipar. La persona sufre anticipadamente imaginando situaciones que a lo mejor nunca van a presentarse y para las que, si se presentaran, existen paliativos.

El tratamiento, pues, debería ser mirado, en primer lugar, como una situación transitoria, y en segundo lugar, como un puente hacia una mejor calidad de vida.

Nadie como el psiquiatra austríaco Viktor Frankl ha reflexionado sobre la capacidad del ser humano para trascender sobre las dificultades y aferrarse a la vida: su obra El hombre en busca de sentido,  fue escrita a partir de su experiencia en los campos de concentración Auschwhitz y Dachau, en los que permaneció recluido.

Según Frankl, sobreponerse supone mirar más allá del campo de concentración. Somos capaces de resistir las situaciones más adversas cuando existe un para qué, cuando hay algo que aguarda del otro lado de la alambrada. Y esa es la tarea que se ha planteado Virginia Castelló: apuntar hacia las mil y una razones que pueden inspirar a quienes atraviesan por un tratamiento oncológico para poner la mirada en todo lo que la vida les ofrece al otro lado de la terapia.

Virginia, formada en danza y Pedagogía Musical, licenciada en Magisterio,  introduce la belleza en la realidad circunstancial del paciente hospitalizado, modificando su entorno. La conexión que se produce suele ser intensa, debido a la hipersensibilidad que acusan los pacientes. Pero, a más de los aspectos estéticos y emocionales que involucra la experiencia, también juegan un papel importante las propiedades físicas de la música y sus efectos a nivel neurológico, sobre todo durante la administración de la quimioterapia.

Música en vena, en fin, hace  más llevadera la hospitalización, conectando al paciente con las facetas más sublimes de la vida. Una iniciativa digna de aplauso y apoyo.

linda.dambrosiom@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por Edgar León
09.04.2013
2:23 PM
Muy interesante y encomiable su trabajo. Ojala en un futuro cercano, se pueda poner en practica este proyecto, con los pacientes oncologicos en Venezuela.
 
Por Freddy Dávila
09.04.2013
9:52 AM
Felicidades Virginia por tan loable obra!!!
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar