Compartir

La Constitución y la idea de libertad

ORLANDO JOSÉ BRUZUAL ROJAS |  EL UNIVERSAL
miércoles 3 de abril de 2013  12:00 AM
Con la llegada del concepto de libertad a nuestro continente, muchos de nuestros pueblos quienes estaban acostumbrados a una forma de gobernar totalitaria implantada por las autoridades españolas, comenzaron a despertar y a generar cambios en su forma de pensar, abriendo las puertas a nuevas corrientes ideológicas que serian las responsables de modernizar nuestras constituciones y nuestras leyes. 

Para Venezuela este proceso de cambio no fue diferente al resto de la región. Desde la Constitución Federal de los Estados de Venezuela de 1811 hasta la Constitución de 1999, nuestra Constitución ha sobrevivido a manipulaciones y fraudes por parte de los grupos oligárquicos, quitándole credibilidad y legitimidad ante los ojos de muchos venezolanos.

Uno de los casos más palpables en estos últimos tiempos ha sido el del candidato a la presidencia Nicolás Maduro quien ha pasado por encima de la Carta Magna, dándole un golpe de Estado a esta misma y designándose como presidente encargado a raíz de la muerte de Hugo Chávez  cuando quien debía ocupar ese cargo era el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Y es que nosotros los venezolanos siempre queremos darle la interpretación que nos convenga a nuestras leyes. Nosotros entendemos la libertad basada en el poder dominante, en el autoritarismo, en crear un sector de cultos y privilegiados. Para nosotros la libertad está conectada al caciquismo donde los que están cerca del presidente son los únicos que tienen acceso a la lectura y al conocimiento.

Y es que no existe nación sin reglas, y para la democracia en Venezuela, la Constitución es la Carta Magna que juega un papel primordial en la formación del Estado y en nuestra idea de libertad y sobre todas las cosas debe ser respetada. 

Hoy día nuevamente nuestra libertad comienza a perderse. La abierta intervención cubana en los asuntos del país donde manipulan el escenario político. El clientelismo partidista. La mano peluda que toma decisiones sin consultar al pueblo. La mala distribución de las riquezas. La falta de reformas y políticas estatales para el desarrollo de la nación. La falta de modernización de las reformas domésticas que deben ser  impulsadas desde adentro. Están creando un cerco peligroso a la idea de libertad retrocediéndonos nuevamente a los tiempos pos coloniales donde quienes mandaban era el totalitarismo del poder dominante.

obruzual@hotmail.com  


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
03.04.2013
1:51 PM
La libertad ciudadana no es una idea, es un sentimiento personal. Quien no la siente está muerto, quizá sea un zombi que no se ha enterado que la democracia lo liberó de las tiranías antiguas, y de las nuevas que se aprovechan del desconocimiento de los derechos humanos y civiles para apoderarse de la voluntad de otros e imponer la propia. La democracia es la práctica económica de cada ciudadano en ejercicio libre de sus derechos humanos y ciudadanos. Eso se le ha negado al venezolano al otorgarle al presidente plenos poderes para imponer lo político y también lo económico a la población. Eso ha impedido que las instituciones sean independientes de la hegemonía del gobierno. Eso no es democracia; de manera pues, que nuestra constitución no ha sobrevivido a manipulaciones y fraudes, lo ha favorecido. No se pierde lo que no se tiene, pero el que busca y persiste tiene. Ahora nos toca luchar también contra la tiranía cubana.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar