Compartir

Banalidad

El chavismo para sobrevivir tiene que desaparecer del presente

imageRotate
ANDRÉS VOLPE |  EL UNIVERSAL
lunes 1 de abril de 2013  12:00 AM
Si la Revolución Francesa tuviera que

repetirse eternamente,

la historiografía francesa estaría menos

orgullosa de Robespierre.

Pero dado que habla de algo que ya

no volverá a ocurrir,

los años sangrientos se convierten

en meras palabras,

en teorías, en discusiones,

se vuelven más ligeros que una pluma,

no dan miedo.

Milan Kundera.



Hannah Arendt viajó a Jerusalén en 1961 para presenciar el juicio contra Adolfo Eichmann. Para sorpresa de Arendt, Eich-mann -encargado de la logística y transporte de los judíos a los campos de concentración durante el nazismo- resultó ser un hombre de ideas comunes, poco inteligente y de fácil sumisión. Ella percibe que Eichmann sin duda no se adaptaba a la imagen del monstruo, sino ciertamente más a la de un payaso. Allí ella entendió la banalidad del mal: el fracaso de la razón contra sí misma.

Eichmann, en una de sus declaraciones, establece que siempre se rigió por el imperativo categórico kantiano. Las tres máximas kantianas plantean que todas nuestras acciones deben ser realizadas pensando que puedan convertirse en ley universal, la humanidad siempre debe ser usada y pensada como un fin en sí mismo y no como un medio, y la necesidad de obrar como si se fuese un miembro legislador de un reino universal de los fines.

Arendt escribe que había un error en la concepción de Eichmann sobre el imperativo categórico. Él, según la escritora judía, intentó seguir el espíritu del legislador universal, de modo que sus acciones fueran aprobadas por este. El problema consistía en que para el oficial nazi el legislador no era el "Yo" moral que reside en cada individuo, sino el líder supremo, Adolfo Hitler. Por ende, el funcionario obraba siempre en función de su máxima universal: la orden del líder supremo. De este modo, la razón y la capacidad de pensar sufre un revés y se vuelve contra sí misma, creando algo más terrorífico que un monstruo: un idiota.

Eichmann fue sentenciado a muerte y colgado en 1962 por tribunales israelíes. Sin embargo, pese su desaparición, junto a la de Goebbles, Himm-ler y Hitler, todo seguía igual. Los campos de concentración y los millones de muertes no se diluyeron entre las cenizas de sus cuerpos, sino que se perpetuaron en quienes continuaron viviendo, porque la muerte de los culpables no substituye la justicia.

En Venezuela falleció el Presidente, pero este hecho no puso término a los dolores. Siendo él una figura controversial, despierta pasiones entre seguidores y opositores, y deja un sinsabor que se asemeja a aquel experimentado por Hannah Arendt. La muerte, un hecho común a todos los seres humanos, ha destruido la imagen del líder invencible para transformarlo en un hombre de carne y hueso.

Así llegó el fin, anunciando que todo seguirá igual. Inmediatamente vemos cómo el mundo que nos rodea no se moldea a los acontecimientos, porque los problemas endémicos que aquejan al venezolano no se fueron con el Presidente difunto, sino siguen presentes. De alguna manera, la partida del líder solo ha servido para terminar la ilusión del monstruo que trae consigo todos los males y abrir los ojos a la realidad. El Presidente fallecido fue solo la versión moderna de los demagogos recurrentes de nuestra historia.

Ahora vemos con asombro el chavismo y su banalidad. Eichmann es encarnado en un sucesor que despierta, con su poca inteligencia, la sorpresa de las víctimas. No estamos en presencia de un fenómeno inteligente y calculador, sino de algo más terrorífico: el hombre que ha renunciado a su capacidad de pensar y se limita a imitar y repetir.

Durante muchos años el chavismo se ha esforzado en condenar al hombre que piensa, al disidente, a todo el que se atreve a usar la razón para ser libre. Así lo vemos en los actuales líderes del movimiento que ha quedado acéfalo: son repetidores.

La repetición llevará a exponer lo banal del chavismo, porque de repetirse incansablemente perderá su halo de nostalgia y de reivindicación. Adaptando lo que anuncia Milan Kundera sobre la revolución francesa: el chavismo, de repetirse incansablemente, será menos una causa de orgullo y más una cuestión de vergüenza nacional. Así lo vemos en Cuba, donde la revolución ya no es romántica, sino una desgracia. El chavismo para sobrevivir tiene que desaparecer del presente.

La realidad nos muestra una imagen terrible. Estamos ante la banalidad del mal al tener una especie de réplica de Eichmann en Miraflores, pero sin la posibilidad de hacer justicia.

cedice@cedice.org.ve @cedice



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por JOSE NUNES
02.04.2013
4:51 AM
SOLO LA REPETICION DE PROPAGANDA ELECTORAL EN RADIO Y TV ,YA NOS ENOJA.TANTA PROPAGANDA HUELE A PODRIDO,HASTA AL EX-PRESIDENTE LULA DEL BRASIL LO PONEN A HABLAR DEL PASADO.EL MUERTO MUERTO ESTA.,NOS REGALO UNA DEUDA QUE QUERAMOS U NO, LA TENEMOS QUE PAGAR,PARA ISO HAY QUE TRABAJAR DURISSIMO,SE ACABA EL SHOW,EMPIEZA EL FUTURO, SUS CONSECUENCIAS Y BENEFICIOS. GRACIAS FIDEL.!!!
 
Por dario corrales
01.04.2013
11:08 AM
con la continuidad (si la hubiera, esperemos que no, por el bién de todos, incluso hasta de los mas recalcitrantes chavistas) de este gobierno lo que se vislumbra es oscuro, gris y triste... como navegar sin rumbo en el mar de la desesperanza...!!! a diferencia de la opción de la oposición, que se ve luminosa, alegre y colorida llenandonos de esperanza y felicidad con ideas frescas, sin miedo, hablando con la verdad y con DIOS siempre por delante y sobre todo con respeto a la libre expresión y al libre pensamiento...!! sin insultos, sin ofensas, sin divisiones.. es la oportunidad de dejar todo este odio y rencor en el pasado y reencontranos como un solo pueblo, luchando unido por un mejor futuro para todos y cada uno de nosotros... DIOS nos ha puesto en este camino, no lo desaprovechemos, el tiempo de DIOS es perfecto, abramos nuestros corazones y abramos los ojos y veamos todo este desastre y este cumulo de mentiras y traiciones..."el que tenga ojos que vea.."
 
Por carlos gabriel
01.04.2013
8:52 AM
Esta es su verdad y se le respeta, cada quien piensa como quiera y debe ser también respetado. El respeto ajeno es la paz (B. Juarez). No se crea que usted y sólo usted es dueño de ella, respete para que lo respeten. Dele gracias a Dios, que usted, usted y sólo usted es inteligente. Los demás, bueno los demás, son brutos.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar