Compartir

¿Tiempo de vida o de asesinos?

AGUSTÍN BLANCO MUÑOZ |  EL UNIVERSAL
viernes 29 de marzo de 2013  12:00 AM
La pregunta adquiere cada vez mayor espacio: ¿Es este un tiempo de y para la vida? ¿Es que tenemos una clara noción de lo que tenemos y llamamos vida? ¿Cuántas veces, ante tantas negaciones,  nos ha tocado preguntar si eso que llevamos es exactamente  vida? ¿Nacimos con o sin vida?

Por mucho tiempo hemos sostenido y sentido que la vida es linda, que los sueños son capaces de construir nubes de flores que se hacen canciones de existencia. Que vivir es identificarse cada vez más a la entrega que va más allá de cada uno de nosotros para ser en los otros. En una comunidad de humanos que por estar unidos al amor, al sentimiento de la más alta pureza que lleva al sentir de todos por encima del nuestro, es capaz de asumir la hermandad como máxima expresión de existencia.

Pero a lo largo del tiempo advertimos que no es verdad que hacemos gala de esa condición de humanos. Que en alguna parte lo que pudo haber sido un designio, de dioses, de naturaleza y de propia humanidad, se quedó paralizado en un territorio del cual aún no tenemos noticias.

Y llegamos así al punto en el cual no nos es posible sostener, frente en alto y convicción mayor, que somos cultivadores y propagadores de la vida y la alegría.

Cada uno de nosotros tiene sobre sí una carga creciente de tristeza como  rasgo mayor de los días por los cuales transitamos. Son huellas de dolor que nos borran con mucha frecuencia toda risa de niño, todo cántico de pájaro o cualquier respiración de una flor con intención de señalar otros caminos.

De este modo, y al asumir con valor, sinceridad y todo el padecimiento acumulado,  llegamos a pensar que la vida es una de las grandes mentiras de nuestro tiempo.  Algo que cada vez tiene menos correspondencia con la práctica, el hacer.

Y es terminante y terrible la conclusión: no tenemos vida porque estamos muy lejos de la condición humana. Hasta hoy hemos escuchado las proclamas. Y hasta fungimos de altavoces de todo tipo de teoría. Pero eso no significa que apuntemos a la realización o al toque de vida, a la acción compartida con todos para la producción de satisfacciones, identificaciones, cercanías, amores de hermanos.

Cada uno de nosotros y los propios agrupados andamos tras el mismo objetivo: cuidar lo mío, lo tuyo, lo de cada quien. Lo colectivo y comunitario no pasa del decir. La idea de tomar, poseer, acumular para el disfrute es lo dominante. Los llamados valores de la humildad, la igualdad, el compartir, la solidaridad, son simples postulados o recursos para cubrir otros procederes.

Detrás de muchos filántropos se ocultan intereses difíciles de defender. Y las propias políticas sociales de muchos demagogos y populistas son simples coberturas para el mejor ejercicio del mismo sometimiento a los dominios establecidos. De allí que permanezcan los mismos esquemas de las conocidas mentiras que pregonan  una justicia,  libertad, igualdad que sólo existen para algunos.

Lo que tenemos entonces es una comunidad de propietarios con su correspondiente mentira de humanidad y otra comunidad de hombres y mujeres sin nada que sea suyo: ni siquiera humanidad, dado que ésta es hoy un artículo, una mercancía, una mentira con un precio, una marca y un diseño publicitario.

Por eso allá y más allá se expende la vida. De eso sólo puede disfrutar quien tiene cómo garantizarla. Salvo que una vida apuntalada por el dominio, la fuerza y hasta por la bala tampoco es legítima vida. Es simple subsistencia. Una sociedad  que sólo puede ser entendida como "una suma de individuos" que cumplen con los pasos que les permiten mantenerse un tiempo indeterminado en lo que se nombra como vida.

Y nos conseguimos con que por los siglos de los siglos han salido al debate y a un tal combate las doctrinas encargadas de formar un hombre bueno, a imagen y semejanza de lo mejor que concibió Dios y cuya representación en varios casos envió a la tierra para sembrar amor, paz, sacrificio por el prójimo, entrega, entendimiento, comprensión,  hermandad.

Pero a lo largo de los siglos estas doctrinas, con uno o más dioses, no han logrado humanidad. Y  en el propio seno de creyentes se avivan los sentimientos y acciones encontrados que llevan al enfrentamiento, la violencia, el padecimiento.

Por eso esta sin humanidad de propietarios está montada sobre muros de defensa. Aparatos y maquinarias. Y el Estado es el primer gendarme del mundo. Todos los poderes en lucha de fuerza por su posesión y control.

Por esto la sin humanidad se identifica con la guerra permanente por la conquista o mantenimiento del poder. Y todos los siglos de  sin  humanidad están llenos de toda la negación de vida que se sintetiza y concreta  en la guerra que no cesa.

Es la permanente acción destructiva de la no humanidad disfrazada de una humanidad: bala, fusil, ametralladora, bombas para destruirlo todo, sólo mata gente, drones o misiles para que no quede nada. Este es un tiempo de hombres guerra, hombres muertos y de niños que no nacen con vida. Un tiempo en el cual rige el asesinato como máximo estandarte de lo humano.

Y nosotros, hoy aquí en este expaís, tan llenos de sin humanidad y en medio de una guerra que nadie se ha atrevido a declarar pero que  tiene un registro de muerte en cada minuto, ¿podemos acaso negar nuestra pertenencia a este tiempo de los asesinos?

¿Y qué se podrá hacer para asegurar algún nivel de sobrevivencia? La única manera de lograrlo es mediante una nueva perspectiva de la vida, de la historia y de los hombres. Algo que no puede ocurrir mientras rija aquí la polarización de dos instancias de destrucción.

Construir humanidad es precisamente lo que habría que acometer en esta humanidad sin humanidad. Los molinos  no son de viento sino de pólvoras llamadas a cumplir con la tarea última de los criminales: acabar con toda posibilidad de sobrevivencia.

No falta, sin embargo,  quien siga aferrado, como tantos millones a lo largo del tiempo, al eterno Dios y su misericordia, que hasta ahora no ha logrado el milagro de la aparición del tiempo de la humanidad, de la propia vida y la desaparición del asesinato de propietarios y aspirantes. ¡Qué historia amigos!

Twitter: @ablancomunoz / abm333@gmail.com   


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (8)
páginas:
1 |
Por juno lauria
29.03.2013
11:42 PM
No se me aloque profe, esta muy estresado. Le recomiendo que se de una vuelta por playa pantaleta. Tome las cosas con soda. Total "si son cuatro dias que vamos a vivir para que se va a exprimir el limón" Salga a trotar, mire a las chicas en la universidad y en la calle vera que vuelve a la vida. Pero si le gusta filosofar con este calor dejeme decirle que "humanidad no es lo bueno que a usted le gusta, humanidad es lo que somos, el ser humano solo pede ser humano. ¿Que más podria ser. El que asesinen a la gente y nos disguste no significa que eso no es la humanidad. Los Nazis eran la humanidad, este feo gobierno y sus lerdos seguidores son la humanidad, eso es lo que somos. Usted profe llama humanidad a los comportamientos que le agradan de la humanidad pero resulta que el paquete va todo junto, la poesia y el crimen. A la playa....
 
Por lilia white
29.03.2013
3:16 PM
SI SE PUEDE ERADICAR LA VIOLENCIA EN 6 ANOS. PERO HAY QUE TENER UN PROGRAMA RADICAL QUE INCLUYA A LOS DELINCUENTES. SE NECESITA SABER QUE LOS MOTIVA Y EMPEZAR DESDE ALLI.
 
Por Guillermo Jose Moreno Olivares
29.03.2013
2:48 PM
¿Sera por eso que la Revolución Bolivariana ha causado tanto impacto en el mundo?Porque Chavez se atrevió a ayudar a los excluidos de la sociedad estadounidense proveyéndolos de energía para el invierno.A los ingleses desposeídos,a los nicaragüenses que no tenían una llama en sus cocinas para hacer sus alimentos.A los Bolivianos que no sabían leer y escribir.Usted estará deprimido,pero 8 millones-y creciendo- de venezolanos estamos con la frente y NUESTRO ESPÍRITU GUERRERO en ALTO,para vencer a ese mundo que usted ha descrito.Si es verdad el mundo de hoy es HORRIBLE.Pero AQUÍ Señor,ESTAMOS RODILLA EN TIERRA peleando para cambiarlo en vez de ponernos a llorar como chiquillos.El pueblo venezolano y su GRAN LÍDER decidió enfrentarse a esas fuerzas MALIGNAS.Quizás por eso es que HUGO nos hace TANTA FALTA Y SIEMPRE LO extrañaremos:El NOS ENSEÑO EL VERDADERO CAMINO.NOS DIO El VALOR Y LA FE.RESUCITO A TODO UN PUEBLO Y PROBABLEMENTE AL MUNDO ENTERO.Levántese y luche escriba usted la historia!
 
Por John Reinitz
29.03.2013
12:34 PM
Los que no tienen vida, son los adoradores del muerto, de pensar que pueden perder el control y eso los tiene descontrolados.
 
Por Enrique Costa
29.03.2013
11:06 AM
Giordani, una vez en la antesala des despacho presidencial le dijo al General Guaicaipuro Lameda, palabras mas palabras menos al pueblo hay que mantenerlo pobre y con esperanza ... palabras de una crueldad absoluta pero que ha sido la linea de actuacion de la revolucion de Chavez en los ultimos años.El problema aqui fue que la mayoria de la poblacion le dio al gobierno las riendas de sus vidas, la obligacion de alimentarlos, vestirlos, pensar por ellos, de darles techo y trabajo a cambio de una obediencia absoluta, sin oportunidad de pensar o debatir. La triste realidad, y la llamo triste para seguir en la tonica emotiva de su articulo es que un solo hombre ahora semi-dios, super-lider, nuevo-libertador, avatar etc DIVIDIO A TODO UN PAIS EN DOS, de una manera practicamente irreconciliables. Lo mas extraño es que ambos bandos se creen los buenos, los correctos, los justos, los que hacen las cosas como deben ser. Momentos de reflexion.
 
Por juana osio
29.03.2013
10:18 AM
Sr Blanco siempre leo sus articulos deprimentes y he llegado a la conclusion de que aqui tendremos o que poner un muro como Berlin o dividirnos como Corea del Norte y del Sur para poder vivir en paz, de un lado chavistas socialistas comunistas, llenos de odio, violencia, corrupcion y del otro lado opositores, democratas deseosos de vivir en paz y en un clima de respeto y seguridad, con unas fuerzas armadas que protejan al pueblo y que hagan cumplir la constitucion. Que le parece???
 
Por JOSE LABASTIDAS HERNANDEZ
29.03.2013
9:54 AM
¿¿SI TANTO TE DISGUSTA ESTE EXPAIS PORQUE ENTONCES SIGUES AQUI SOPORTANDO TANTO "CASTROCOMUNISMO" AGUSTIN BLANCO????? QUE YO SEPA ALGO QUE DEJO DE SER UN PAIS YA NO ES NADA O FUE PARTE DEL PASADO QUE USTEDES TANTO QUIEREN QUE VUELVA...PUES VAS A TENER QUE BUSCARTE UNA MAQUINA DEL TIEMPO PARA LLEGAR A LO QUE TU CONSIDERAS QUE UNA VEZ FUE UN PIAS ENTONCES...ERES UAN PERSONA DE EDAD AVANZADA Y HAS SOVREVIVIDO AL ""COMUNISMO" QUE TANTO DETESTAS ¿¡CUAL ES ENTONCES LA PARONIA PERSONAL?? CALRO PARA PODER ECHAERLE PESTES AL GOBIERNO POR LA INSEGURIDAD NECESITAS DE UNA EXCELENTE EVRBORREO O CONJUGACION DE PALABRAS EN TU ARTICULO PARA DESMOTARRLO¿NO?...TE PREGUNTO..¿EN CASO HIPOTETICO QUE MANDARA TU ADORADO CANDIDATO ACASO ESTE ERRADICARIA LA VIOLENCIA Y ACABARIA CON LA INSEGURIDAD EN VZLA DURANTE 6 AÑOS???
 
Por leonardo fonseca
29.03.2013
6:11 AM
Desde siempre,el hombre ha tratado de evitar la guerra inventando mandatos divinos que indican practicar el amor y la humanidad antes que utilizar las armas para solucionar los conflictos,sin embargo,aun vemos como hay seres que matan en nombre de un ideal religioso.Creo que la guerra es consecuencia de la vida misma como lo es igualmente el instinto de supervivencia.En el planeta convivimos nueve mil millones de seres aun con todas las guerras,accidentes de todo tipo y enfermedades que de alguna manera controlan la sobrepoblación del mismo.La naturaleza tiene vida propia y se vale de cualquier cosa para sacudirse la plaga humana que la invade,lo cual,explica el porque del fracaso del hombre por dominarla y acabar con ella.No somos eternos ni acabaremos con el cosmos y las leyes que lo rigen,simplemente nacemos y morimos.Solo debemos tratar de hacer las cosas bien y utilizar el sentido común en todo lo que hacemos en vida.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar