Compartir

El poder de la humildad

JOSÉ MAYORA |  EL UNIVERSAL
viernes 29 de marzo de 2013  12:00 AM
Los acontecimientos del  mundo global, ponen a prueba nuestra capacidad de asombro. En efecto, dos hechos inéditos han sacudido al mundo católico, y al mundo en general  profese o no este credo religioso: la renuncia de un Papa en ejercicio y la designación, por vez primera, de un  prelado latinoamericano para sentarse en la silla del propio Pedro.

Ambos eventos poseen un poderoso contenido pedagógico no sólo para el mundo católico. Más temprano que tarde, lo que al principio pudiera  pasar inadvertido, con seguridad tendrá un impacto determinante en el liderazgo o en los miembros de las restantes instituciones de la vida civil y política. 

Quién puede dudar que una figura  en la que coinciden tres reconocidas instituciones: Obispado  de Roma, Jefe de la Iglesia Católica, y  Jefe de Estado,  no conlleve un poder implícito muy particular. Y es precisamente este tópico el que me luce verdaderamente iluminador.

¿Qué es el poder?  Entre las varias acepciones hay una que habla del poder como una facultad para hacer,  facilitar o  producir efectos. Hay otra que lo refiere a la capacidad para vencer o imponerse a los demás.  En algunos casos, los individuos pueden tener una percepción errónea del  poder de lo que se desprende una manera particular de ejercerlo. En ocasiones, éste se deriva de la adhesión  irrestricta e irreflexiva a un líder bajo cuyo nombre se actúa, lo que frecuentemente supone una extralimitación de las propias virtudes y atribuciones para colocarse, con la debida soberbia, por encima de los demás.

El uso del poder requiere un contrapeso que lo modere y lo complemente, lo que sin duda es una conducta humilde que supone un modo de vista modesto, así como reconocer las propias fortalezas, debilidades y limitaciones y, lo más importante,  actuar en consecuencia.

Conciliar el poder con la humildad, si bien es un norte orientador, no  siempre es entendido así por quien  ostenta poder  en diferentes órdenes de la vida. Me permito recordar  que en nuestra región se ha desatado una especie de sarampión continuista al frente de los poderes públicos, que da cuenta de una manera muy poco humilde de ejercer el poder. Percibo en esta tendencia, una alta dosis de soberbia.

Sin embargo, el optimismo nunca nos debe abandonar.  Recientemente hemos visto un comportamiento que desde hacía mucho  no ejemplarizaba la humildad en el ejercicio del poder con tanta contundencia, como las recientes conductas de  Benedicto XVI y el primer Francisco que llega al Vaticano.

Benedicto XVI,  en oportunidades percibido altivo y distante, toma una decisión de una humildad sin límites. Reconoce que la tarea que tiene por delante necesita de un nuevo líder espiritual que pueda hacer lo que sus limitaciones no le permitirán lograr, renunciando  al poder que ostentaba.

Para sucederlo,  el Colegio Cardenalicio escoge a un hombre de reconocida humildad y modestia en el vivir y cercano a sus  feligreses, cuyas primeras actuaciones como Papa dan cuenta  de una nueva manera de ejercer el poder. 

Los ejemplos mencionados, de un valor incalculable, no dudo que tendrán un gran impacto sobre líderes civiles, políticos y religiosos, máxime cuando  las instituciones creadas por el hombre deben continuar trabajando para consolidar sus finalidades y corregir sus distorsiones. 

Enhorabuena, Pancho, y que Dios te ilumine.  

Mayora.j@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (6)
páginas:
1 |
Por Mario Ruiz
29.03.2013
8:34 PM
Y doña josephina no nos ha dicho su opinión sobre la elección del Papa "tercermundista"
 
Por José R Pirela
29.03.2013
11:35 AM
La humildad no es una cualidad del político. Puede sentirlo en algunos momentos privados, pero mostrarlo en funciones políticas se considera debilidad. Es por ello que los demócratas no debemos confiarnos de la humildad del político y debemos establecer los mecanismo públicos que contrarresten la soberbia del poder. El contrapeso primero y fundamental es separarlo de los recursos económicos que son objeto de los ciudadanos, el objeto de los políticos son las políticas públicas, nada de manejar la economía, eso le pertenece a los ciudadanos, es lo que le garantiza la libertad individual, independizándose de la tutela del gobierno. Los demás contrapesos constitucionales vienen por añadidura, resultan de viable control legal: independencia de los órganos del Estado, descentralización y federación de la gobernanza.
 
Por Carlos Braca
29.03.2013
11:01 AM
Ciertamente el papa alemán no pudo compenetrarse con el humilde pueblo católico y, en los personal, jamás lo acepté como el representante de DIOS en la tierra. Por ello estuve atento (junto a mi familia) a los resultados del Cónclave cardenalicio y sentí una profunda emoción (alegría) cuando salió humo blanco y se anunció el "Tenemos Papa" (Pancho y el Cardenal canadiense eran mis favoritos). !Dios proteja y guie al Papa!
 
Por José R Pirela
29.03.2013
10:47 AM
El poder necesita concentrar y centralizar el mando; la democracia necesita dispersarlo. El poder necesita un líder; la democracia necesita que todos seamos líderes. El poder necesita de mecanismo de adhesión unidireccional; la democracia necesita de mecanismos que contrarresten automáticamente la dinámica espontánea de la convivencia. El poder es ideológicamente teórico; la democracia es un ajuste a las realidades circunstanciales. El Poder necesita de un modelo y de una trama teórica mítico-religiosa, de una idea común; la democracia de la diversidad de ideas creativas. El Poder necesita mantener el mando, el control, de lo contrario todo se desvanece; la democracia necesita renovar la gobernanza para proteger la diversidad. El Poder necesita conservar el mito y tradiciones; la democracia necesita renovarlos. El poder necesita de la ignorancia; la democracia necesita de nuevos conocimientos. El poder evangeliza el mito; la democracia debería evangelizar la economía y política.
 
Por Marie González
29.03.2013
9:46 AM
El 7-Oct-2012, Capriles demostró mucha humildad al reconocer a chavez como presidente. Ahora vamos a ver cómo será el comportamiento del inMaduro al ganar Capriles el 14-Abril y por cierto veremos también la actitud de sus seguidores, vamos a ver si será tan paciva y humilde como lo hemos demostrado nosotros durante 14 años.
 
Por Juana Josefina Baptista castillo
29.03.2013
9:33 AM
Mientras los lideres asuman el poder con soberbia, la justicia y la paz se tornan en objetivos inalcanzables. Bien por Francisco y Benedicto, ojala su ejemplo sea seguido por quienes se dicen defensores del pueblo,luchadores sociales y empresarios comprometidos.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar