Compartir

¿Quién gana la presidencial?

CLAUDIO J. SANDOVAL |  EL UNIVERSAL
viernes 8 de marzo de 2013  12:00 AM
Desde este espacio quiero enviar mi sentida condolencia para los familiares y seguidores del comandante Hugo Chávez.

Sin embargo, el país sigue su rumbo y sobre ello hay que destacar que el lamentable anuncio comprueba una gran verdad: Maduro mintió. Una mentira totalmente aborrecible por inhumana e irresponsable. El gobierno sembró expectativas en el pueblo a sabiendas de que la enfermedad era terminal, tal y como advertimos en su oportunidad.

¿Por qué no se dijo la verdad?

Por dos razones fundamentales: 1) El saliente no se preocupó por entrenar al nuevo conductor del chavismo durante el preaviso y éste ahora se encuentra conduciendo, con su poca capacitación, un proyecto que va a máxima velocidad, pero sin frenos, por el despeñadero de la inestabilidad y del vacío de poder. Están maniobrando para no estrellarse o, en última instancia, amortiguar el golpe.

2) Unido a lo anterior, Maduro, como candidato, no termina de despegar. Por ese motivo, el chavismo cubano sin Chávez necesitaba más tiempo en la posibilidad de poder presentar al chofer designado como una opción más atractiva frente a los partidarios de la revolución, quienes han advertido incesantemente que, por encima de su compromiso revolucionario, son esencialmente chavistas, cuya etimología castellana significa ¡nuestro líder es Hugo Chávez!

Sin embargo, los Castro persiguen este segundo objetivo porque han aprendido que las apariencias también importan, en términos de legitimidad de origen y ejercicio del poder. Por supuesto, no que ello resulte determinante para este régimen, pues cuenta con un sistema electoral confeccionado a su gusto y medida por un sastre que lleva años haciendo gala de la frase "el cliente siempre tiene la razón"...

¿Cuál será el resultado de la elección presidencial incidental?

Mire, se lo digo así ligerito: Gana el chavismo con ese poder electoral secuestrado, dependiente y parcializado al servicio de la revolución venecubana.

Lo dicho no es un escenario sino lo que sucederá si la oposición acepta ir a elecciones con las actuales condiciones. Para saber el resultado no hay que ser Nostradamus, Telmo Romero o Adriana Azzi. Basta con estar consciente que el proceso electoral venezolano es un fraude a la ley. Una verdad tan evidente que la propia Mesa de la Unidad se vio obligada a tildarlo de "viciado". Es decir, para nadie es un secreto que el gobierno hace trampa y que, por tanto, esto no es un tema de quien tiene la mayoría de su lado, léase bien, con o sin ella el gobierno siempre ganará cualquier elección con este sistema electoral fraudulento.

Entonces ¿Por qué algunos candidatos legitiman al gobierno, al CNE y a su proceso electoral, acudiendo a elecciones bajo condiciones irregulares?

El dinero. El período electoral presenta una excelente oportunidad de negocios para ciertas personas que, como se saben derrotados, se dedican, por ejemplo, a recolectar fondos para su campaña, digamos cinco millones de dólares, de los cuales gastan una parte y se quedan con la otra. De la noche para el día nace así un nuevo millonario en Venezuela.

Mitomanía. Dentro de este grupo están los políticos que conocen la trampa pero se la ocultan a sus financistas internacionales. Para ello, contratan técnicos electorales que, a su vez, son contratistas del Estado. De ese modo adoptan la mentalidad del mafioso, una vez que están dentro, no pueden salirse sino que siguen hundiéndose con la construcción de mentiras elaboradas que le permiten seguir viviendo de los estafados extranjeros y a partir de los cuantiosos contratos bolivarianos.

Desarrollo de carrera. Luego hay otro grupo que opta por crecer profesionalmente. Aquí se encuentran algunos alcaldes y diputados de circunscripciones impenetrables por el chavismo. Estas personas deciden sacrificar la lucha por el futuro de toda una nación para alcanzar una meta menor y personal. Águila no caza moscas...

Síndrome 2D. Estos son los pseudo líderes, candidatos fabricados overnight y sifrinos que creen que si ganan y el gobierno no les reconoce el triunfo, la gente saldrá a la calle para que cobren la victoria...

Solución

Una de dos o ambas: 1) No más elecciones hasta que se depure el sistema electoral. 2) Surgimiento de un liderazgo de ruptura con el cual la gente se identifique y esté dispuesta a jugarse la vida, en caso que el chavismo cubano sin Chávez quiera meterle gato por liebre.

Con la legitimación opositora de la trampa electoral, tendremos a los Castro mandando, quizás, hasta el dos mil siempre. Guerra avisada...

@socialclaudio


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar