Compartir

Agoniza el corazón de la Patria

WILFREDO FRANCO |  EL UNIVERSAL
jueves 7 de marzo de 2013  12:00 AM

La nación y el pueblo venezolano laten al son de la industria petrolera desde hace ya cerca de un siglo, y, si bien hasta los años 50, las exportaciones agrícolas (café, cacao, carne, azúcar y otros productos) complementaban nuestros ingresos, y hasta el año 2000 el hierro y el aluminio se hacían sentir en el PIB, ahora dependemos casi totalmente del flujo de dólares por exportaciones petroleras. Pdvsa es el corazón de la Patria, el sostén de nuestra economía, la plataforma donde se apoya toda la estructura del Estado y la propia economía privada, la que aún sobrevive a la guerra abierta y declarada que libra el gobierno de Chávez contra ella desde hace una década.

¿Pero qué pasa con Pdvsa?  ¿Por qué no hay dólares suficientes en nuestra economía, al punto que el Gobierno se vio obligado a aumentar el precio de la divisa en un 40%, a pesar del negativo impacto sobre cada venezolano? Aparte de la enorme desconfianza en las políticas del Gobierno y la inmensa corrupción, factores  que drenan un considerable flujo de dólares hacia el exterior, más grave que eso es que la máquina generadora de dólares esta pistoneando, está fallando por todas partes y las consecuencias de ello las vamos a pagar todos más temprano que tarde.

Pdvsa produce 2,6 millones de barriles diarios, consumimos en el mercado nacional 800.000, entregamos a China 400.000 como parte de pago por la enorme deuda contraída por el gobierno con los chinos, y 130.000 a Cuba por los médicos, entrenadores, asesores civiles y militares y otros servicios, y mandamos a países del Caribe y América Latina otros 130.000 en condiciones de descuento y pago con bajos intereses o en especies (caraotas, café, pantalones, etc.). De manera que la principal garantía de ingreso de divisas es cerca de un millón de barriles que le vendemos al imperialismo norteamericano, el que sí paga bien y puntualmente. Y eso no alcanza para el nivel de gastos de este gobierno. Ello es la razón por la cual la deuda de la República, y de la propia Pdvsa, deuda que debemos pagar todos y cada uno de los venezolanos de hoy y de las próximas tres generaciones, se ha encaramado por sobre los 200.000 millones de dólares. ¿Cómo diablos hicieron los gobiernos adecos y copeyanos para gobernar con el petróleo a 10 dólares? ¿Y cómo es posible que este gobierno haya devaluado 6 veces nuestro pobrecito bolívar en apenas una década, teniendo el mayor flujo de dólares de toda nuestra era petrolera?  Estas preguntas se harán cada vez más familiares para nosotros a medida que el impacto económico de las malas políticas gubernamentales nos haga nuestro día a día más difícil. Falta de inversión pública y privada y falta de empleo, malos servicios públicos en todas las áreas, como educación, salud, vialidad, electricidad, gas y gasolina, agua, recolección de la basura, control de la delincuencia, escasez de productos, encarecimiento de la vida, etc., etc., etc., son ya el pan de cada día.

Es imprescindible acometer el mejor tratamiento posible para recuperar la salud de Pdvsa, está muy mal, pero lejos de ser sometida a tratamiento recuperativo urgente, le siguen dando palo. Desde la despedida con un pito de 20.000 especialistas y empleados de todas las áreas (producción, refinación, transporte, administración), pasando por haber colocado entre sus responsabilidades desde importar alimentos y distribuirlos, hasta las más impensables tareas en cualquier rincón del país y de otros países amigos necesitados de ayuditas de todo tipo. Los accidentes sufridos en refinerías y otras instalaciones  no son por casualidad, ni tener que importar 200.000 barriles diarios de gasolina a precio internacional (130 dólares por barril) y otros combustibles, tampoco es casualidad. Que no encontremos gas ni gasolina cada vez más frecuentemente puede volverse tan rutinario como que nos corten el servicio eléctrico. Todo venezolano debe hacer lo que le toca por revivir el corazón de la Patria, pues de la buena salud de Pdvsa dependemos y dependeremos por mucho tiempo más. ¡Reflexionemos con los pies sobre la tierra!

Wfranco01@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar