Compartir

Una botica centenaria

RICARDO GIL OTAIZA |  EL UNIVERSAL
viernes 1 de marzo de 2013  12:00 AM
Ser partícipe de la vida de la ciudad de Mérida, en esfuerzo denodado por ofrecer salud y calidad de vida, ha sido el emblema de la Botica la Vencedora, que arribó a sus primeros cien años de existencia. Tal vez don Mario Valeri no sospechó, al fundar esta institución, la impronta profesional, histórica y cultural que su quehacer traería consigo a la bucólica ciudad que la albergaba; pero lo que sí sabía con seguridad este eximio hombre de ciencia, era que al consolidarla, asentaba también las bases de una tradición, que con el correr del tiempo se haría arquetipo de una atención y de un servicio farmacéutico, los cuales marcarían honda huella en la ciudad y en la región.

Botica la Vencedora se erige en testigo de excepción del paso de la farmacia tradicional a la nueva concepción en boga del servicio farmacéutico, que rompe (si se quiere) con hondos esquemas llegados desde antiguo, para desdibujar el papel del farmacéutico como profesional prestado a la atención directa a la comunidad. Ya no vemos a los boticarios en el mostrador en franco diálogo con sus pacientes, sino que su figura se erige en una especie de "ente" omnipresente, que está y no está, que es y no es, y cuyos artificios y entelequias se orientan más a las finanzas, que a su verdadera función sanitarista y orientadora, sin ir más allá del mero despacho de la prescripción facultativa, para internarse en los caminos de una atención integral de quienes son objeto del servicio profesional.

Botica la Vencedora ha sabido amalgamar la vieja tradición llegada a nosotros de la farmacia europea, con las nuevas corrientes que pugnan por erigirse en grandes corporaciones del medicamento, para entregarnos un servicio anclado en la atención especializada, sin dejar de lado una diversificación que busca mayores espacios en el complejo y competitivo mercado del medicamento. No obstante, a pesar de ser una institución dinámica, muy acorde con las nuevas realidades, se ha esmerado en mantener la atención individualizada al paciente, con el valor agregado de la realización de fórmulas magistrales, como base de su éxito durante diez décadas de indiscutible liderazgo en el ramo.

Hablar en Mérida del ejercicio privado de la farmacia, es un tema necesariamente ligado al nombre de la Botica la Vencedora. Varias generaciones de merideños hemos sido testigos de la solidez de una institución, que ha sabido comprender las necesidades de una comunidad ávida de buenos y novedosos espacios en materia de salud, que ha extendido su sentido pertenencia a un contexto social, que siempre ha reconocido en ella una auténtica vocación de servicio a la usanza de las mejores de la región. 

Botica la Vencedora no ha sido una empresa más, sino que su visión ha estado asociada con una ciudad que ha visto en ella un digno ejemplo de perseverancia en medio de la incertidumbre económica, que ha dado al traste con otras iniciativas, que no pudieron mantenerse en el tiempo por la cortedad de sus perspectivas. En este punto de la lectura es dado reconocer la hidalguía de la familia Valeri, la cual ha sido un soporte en medio de las turbulencias del paso del tiempo, que le ha conferido a esta institución el sello distintivo de las grandes empresas: llamadas a seguir luchando en la conquista de nuevos y mejores derroteros.

¡Felicidades a esta gran familia!

rigilo99@hotmail.com

@GilOtaiza


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar