Compartir

Recordando a Arturo Uslar Pietri

MARIANO NAVA CONTRERAS |  EL UNIVERSAL
viernes 1 de marzo de 2013  12:00 AM
El martes pasado se cumplieron 12 años de la partida de un gran venezolano, un hombre sin cuya influencia en el campo de las letras y de la política es difícil comprender nuestro siglo XX. Una de las maneras de recordarlo fue la presentación del libro Arturo Uslar Pietri: valoración múltiple, compilado por Antonio Arráiz Lucca y Edgardo Mondolfi Gudat, libro que, a juzgar por el excelente elenco de firmas que lo componen, promete convertirse en un aporte definitivo para la comprensión de la inmensa obra de nuestro escritor.

En realidad, ya una iniciativa similar había sido adelantada hace seis años por el Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes. En efecto, Los nombres de Arturo Uslar Pietri. Una valoración multidisciplinaria (Mérida, 2006) intentaba abordar, por primera vez, una comprensión global, en tanto que esto puede ser posible, del legado, amplio y disímil, de Don Arturo. El libro, prologado por el mismo Arráiz y en el que participó también Mondolfi, trataba de ofrecernos la justa talla del novelista, del ensayista, del narrador, del dramaturgo, del filólogo, del poeta, pero también del economista, del educador y del político, en una palabra, no solo la cara del pensador y del humanista, sino también la del hombre de acción. Como en el caso de este estudio más reciente, también en aquella oportunidad una selecta nómina de estudiosos de todo el país acompañó nuestra iniciativa.

Podríamos decir que el hecho de que pueda estudiarse con objetividad la obra y la vida de uno de los venezolanos más influyentes de nuestro reciente pasado resulta bastante revelador de la buena salud de que actualmente gozan los estudios históricos en nuestro país. En efecto, Uslar Pietri fue actor principal de complejos hechos que incidieron directamente en nuestro díscolo presente. Protagonista de días no tan lejanos, formó parte de una sabida especie de escritores latinoamericanos, tentados por los asuntos del poder y no necesariamente bien librados de sus lides. Junto con Rómulo Gallegos y Andrés Eloy Blanco, fue seguramente el escritor que más influyó en la política venezolana durante el siglo pasado. Su inmenso prestigio como intelectual, su vastísima cultura, su indiscutible talento literario, su conocimiento de la historia venezolana, sus excelentes relaciones con los países de mayor prestigio, lo llamaron a ocupar espacios centrales en las delicadas decisiones que debieron tomarse cuando el modelo democrático venezolano parecía agotarse. Ello no significó desde luego que estas decisiones fueran necesariamente las más acertadas, ni que tantos talentos debieran traducirse en los diagnósticos correctos, pues no es lo mismo enfrentar la docilidad de una hoja en blanco arropado por la calidez del estudio y la biblioteca, que vérselas con las ardientes pasiones y las impredecibles urgencias de la arena política, allí donde lo que gobierna son los más básicos instintos.

Es así que, más allá del vigoroso narrador de Las lanzas coloradas y La visita en el tiempo, más allá del exquisito poeta de El hombre que voy siendo, más allá del pensador que se revela detrás de sus logrados ensayos, se impone el rescate de la dimensión humana de Arturo Uslar Pietri, que lo demás ya lo ha adelantado, y muy bien hecho, la crítica literaria. Una correcta y desapasionada ponderación del hombre y sus circunstancias, para hacernos de la frase de Ortega, nos ayudará a apreciar los aciertos y los límites del ser humano, las grandezas y las torpezas del venezolano, sin desmedro de las luces, pero también conscientes de las sombras de su pluma. Ello para Don Arturo como para cualquier otro de los que han hecho nuestra historia. El debate agudo y depurado acerca de cómo hemos llegado a ser lo que hoy somos revelará la madurez y buena salud con que vamos aprendiendo a mirar nuestro pasado, incluso el más reciente.

marianonava@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Alfredo Augusto Galarraga
01.03.2013
7:40 PM
A Uslar no podemos verlo tanto como escritor, ya que el mismo decia que el era un ensayista. Lo que si fue un gran intelectual e historiador. Yo recomiendo leer su una de sus ultimas esntrvistas, titulada: "Ajuste de Cuentas". Era una de las pocas personas que tubo un contacto diracto con la guerra de independencia atraves de tutara abuelo "Alexader Von Uslar" quien pelio en la guerra de independencia y se hizo Venezolano. En su ultima entrevista nos deja pistas de las posibles soluciones a nuestros probleas actuales.
 
Por juan peres
01.03.2013
7:49 AM
Gran estafa a los pobres: han gastado mil doscientos billones cortos de dólares (1.200.000.000.000)= 36 millones de apartamentos de estreno= 105 millones de carros motor 1.6 de paquete; si hubieran repartido esa cantidad a las 3 millones de familias más pobres= la mitad de la población, le tocaría a cada familia 400.000 dólares= 12 apartamentos= 35 carros; base económica suficiente para solucionar todos los problemas materiales de una familia para toda la vida y generaciones subsiguientes. Pero Chávez solo les ha dado bagatelas, servicios de segunda, educación de bajísimo nivel académico y becas miserables con mucha propaganda, que en promedio por familia no alcanza a lo que vale un (1) carro. Si alguien se contenta con que le den lo que vale un carro cuando le toca lo que valen 35 carros, es tonto, y sus hijos no debían pagar por eso. Los pobres son los grandes engañados y siguen pobres, mientras los grandes jefes y sus amigos nacionales e internacionales poseen enormes fortunas.
 
Por douglas garcia
01.03.2013
6:19 AM
Insigne venezolano a quien se le debe la frase: "hay que sembrar el petroleo"; y no fue hay que regalar el petróleo como hoy día se está haciendo por parte de los verdaderos vende patria y hambreadores.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar