Compartir

Proyecto de vida

JULIO DÁVILA CÁRDENAS |  EL UNIVERSAL
lunes 25 de febrero de 2013  12:00 AM
En memoria de los doctores
Alirio Abreu Burelli y Moisés Hirsch Batist

La última sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el umbral del año 2000, (Caso Villagrán Morales vs. Guatemala) trató un tema que afecta a buena parte de Latinoamérica: la situación de los niños de la calle y el derecho a la vida de estos seres, que se encuentran en un estado especialmente vulnerable.

En esa sentencia se produjo el voto concurrente de los jueces Antonio Augusto Cançado Trindade, de Brasil y Alirio Abreu Burelli, de Venezuela. En él, dichos magistrados señalaron que "El derecho a la vida no puede seguir siendo concebido restrictivamente, como lo fue en el pasado, referido sólo a la prohibición de la privación arbitraria de la vida física. Creemos que hay diversos modos de privar a una persona arbitrariamente de la vida: cuando es provocada su muerte directamente por el hecho ilícito del homicidio, así como cuando no se evitan las circunstancias que igualmente conducen a la muerte...". Más adelante señalan: "...La privación arbitraria de la vida... se extiende igualmente a la privación del derecho de vivir con dignidad".

Toda persona humana, por el solo hecho de serlo, tiene derecho a un proyecto de vida y el mismo le corresponde aun cuando esa persona desconozca que lo tiene. Ese proyecto de vida no es más que el derecho que tiene cada ser a elegir su propio destino, para la concreción de su dignidad humana. Por ello, va indisolublemente ligado a la libertad. La misma Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el caso Loayza Tamayo vs. Perú, advirtió que: "Difícilmente se podría decir que una persona es verdaderamente libre si carece de opciones para encaminar su existencia y llevarla a su natural culminación". "El daño al proyecto de vida amenaza, en última instancia, el propio sentido que cada persona humana atribuye a su existencia. Cuando esto ocurre, un perjuicio es causado a lo más íntimo del ser humano: trátase de un daño dotado de autonomía propia, que afecta el sentido espiritual de la vida".
 
El derecho a la vida y por ende, al proyecto de vida, implica para los Estados la obligación de tomar las medidas necesarias para que no sea violado. Cuando vemos una delincuencia desbordada y un Estado incompetente para detenerla, se está violando nuestro derecho a la vida y a tener un proyecto de vida digno que nos permita, en libertad, poder trabajar, distraernos, conocer la verdad y en definitiva, vivir en paz.

El derecho a tener un futuro mejor no sólo para las actuales generaciones sino también para las futuras, forma parte de ese proyecto de vida que se debe resguardar y respetar. Indudablemente que incluye el derecho a obtener la mejor educación posible en aras de un mejor desempeño y la posibilidad de poder expresarse libremente.

julio.davilacardenas@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar