Compartir

Es un soplo la vida

El excesivo culto a la personalidad inexorablemente desemboca en un callejón sin salida

ANTONIO A. HERRERA-VAILLANT |  EL UNIVERSAL
jueves 21 de febrero de 2013  12:00 AM
Es innegable que todo ser humano está destinado a morir de un momento a otro. Pero la desaparición o supervivencia de quien tiene en sus manos el destino de toda una nación conlleva características muy especiales que, a riesgo de ofender la sensibilidad de muchos, parecen inevitables.

Al historiador no se le oculta que con frecuencia la vida política de una nación va estrechamente ligada -incluso condicionada- al rol de un individuo. Con cierta frecuencia surgen situaciones donde existen personalidades tan decisivas que gran parte de la vida pública de un país gira a su alrededor.

En esos casos es casi imposible separar una tragedia personal o familiar del vendaval de pasiones que rodean las actuaciones del personaje.

Puede ser verdaderamente dolo- roso ver el calvario individual de algún protagonista político convertido en pieza de ajedrez de un juego donde intervienen muchas manos -casi todas interesadas- para mani- pular la situación del enfermo en beneficio de una u otra persona o tendencia.

A veces -y la historia lo demuestra- aun el entorno más íntimo del doliente actúa por motivos que van más allá de las necesidades directas de un paciente al que se considera de alto valor político.

Para atenuar esos traumas en sociedades civilizadas existe una previsiva institucionalidad encaminada a preservar la dignidad y la integridad no sólo de la nación, sino también del afectado líder cuya presencia directa es decisiva para el futuro en determinada coyuntura.

Hoy es ejemplo el Papa Benedicto XV, quien -consciente de las limitaciones que la edad avanzada imponen a su actuación como jefe de la Iglesia- toma la decisión casi sin precedentes de apartarse de las responsabilidades del solio pontificio, entregándose a manos de una institución milenaria que cuenta con amplios recursos para afrontar al inesperado drama por encima de toda especulación.

Otras veces se vuelve trágica la existencia misma de un ser humano cuya gravedad -quizás agonía- no recibe la tranquilidad del reposo físico y emocional indispensables para el buen morir del más anónimo.

Ese padecer podría atenuarse si las fuerzas políticas que mayor poder concentran respetan lo que sabiamente disponen las constituciones y leyes de toda nación organizada.

Lamentablemente el excesivo culto a la personalidad inexorablemente desemboca en un callejón sin salida que convierte a quien alguna vez mandó mucho en pieza impersonal dentro del choque de intereses que sigue a su desaparición física. Porque casi todos olvidan que es un soplo la vida.

aherreravaillant@yahoo.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Abelardo Caraballo
21.02.2013
1:52 PM
Este descender del líder desmembrador, demuestra que dios aprietaPero no ahoga
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar