Compartir

Agencias calificadoras: en entredicho

JESÚS E. MAZZEI ALFONZO |  EL UNIVERSAL
jueves 21 de febrero de 2013  12:00 AM
Las agencias calificadoras de riesgo, empresas transnacionales que realizan este tipo de función de inteligencia estratégica, de las políticas públicas y de tendencias políticas, crediticias nos encontramos, entre otras a: Moody's, Standard & Poor's, Ficht, que copan el 95% del mercado. Hoy se encuentran en entredicho por una demanda  que ha iniciado el gobierno norteamericano y muy posiblemente la Unión Europea. En efecto, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha presentado una demanda contra la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P), que causó pérdidas a inversores por un monto de 5.000 millones de dólares. Es una demanda con indudable repercusión económica-financiera y de naturaleza política a escala global.

   Así las cosas, estos análisis indudablemente repercuten en la credibilidad de las políticas públicas en el ambiente internacional, lo que determinará las expectativas y percepciones en el seno de la comunidad financiera internacional, con indudables repercusiones políticas de sus análisis. Son actores con independencia y autonomía, propias de la nueva escena internacional. Sus decisiones producen fenómenos políticamente politizados. En ese orden de ideas, al momento de escribir este artículo el mundo vive un período de  turbulencias y volatilidades en el mundo económico y financiero internacional.

En efecto, su influencia y  capacidad se manifiesta en el análisis de las cifras que pueda mostrar un país en materia de desempeño macroeconómico y del desarrollo en la implantación de las políticas públicas, junto con factores cualitativos de esas políticas.

  Por otra parte, como dice un editorial del diario El País de España el pasado 7 de febrero "... los gobiernos tendrían precedentes para reclamar cuantiosas sumas como reparación a los engaños sufridos por los inversores. Además, las autoridades económicas estarían obligadas políticamente a reformar la estructura de negocio de las empresas del ramo (S&P, Moody's, Fitch); y esa reforma tendría que establecer como pilar fundamental que las agencias están para servir información relevante a los compradores o clientes de emisiones. En ningún caso el calificador puede arrogarse la defensa de los intereses de los emisores. No podrían darse ya la práctica habitual de que sean los emisores quienes sufraguen la calificación de sus emisiones. La reforma también tendría que radicalizar, hasta el límite de segregar la propiedad, la separación societaria entre la actividad de asesoría o recomendaciones y la de rating. Sería el fin de una forma de entender la calificación financiera...", la justicia estadounidense pretende demostrar, que S&P, conocía las consecuencias de sus desmesuradas calificaciones

Esta investigación de la Fiscalía va en la dirección, además, de un Grupo de trabajo del Consejo de Estabilidad Financiera del G-20, que se reunió el pasado 17 de noviembre del año 2012, en New York, y que buscó estudiar y evaluar una serie de medidas y decisiones que tendrá una repercusión en los mercados financieros internacionales, como lo es el control de las agencias de calificación de riesgo.

En efecto, se buscan dos cosas: evaluar los requisitos que se le exigen a Estados, bancos y empresas, en aras de garantizar su salud financiera y reducir el número de los que dependen del veredicto de las firmas de rating. Y el segundo gran pilar, está el trabajo con las autoridades para reclamar a los bancos que refuercen sus análisis de riegos para sustituir la dependencia automática de las notas de las agencias. Algunos analistas  estiman que el rol de supervisión de estos novedosos actores en la escena económica-financiera internacional, solo lo podrán ejercer los llamados poderes fácticos, los bancos centrales más importantes, son ellos: el Banco Central Europeo, el de Inglaterra, el de Japón y la estadounidense Reserva Federal.

La influencia de estos actores es importante, porque ellos mismos, por ejemplo, no previeron, con prontitud y eficacia, la crisis que se avecinaba  en el último semestre del año 2008 y muchas de ellas alentaron a la creación de burbujas en algunos sectores de la economía, con la falla de advertencia para muchos inversionistas, hubo una sobreestimación de las variables. Ahora, lo que se presenta es un pulso de carácter político, entre estos actores y el gobierno norteamericano y muy probablemente el europeo.

Finalmente, las decisiones recientes de las agencias de riesgo pueden tomar finalmente un camino, que ellas se vean reguladas en su acción de calificación, por alguna institución supranacional a mediano plazo. La reforma del mercado de rating exige que se corrijan estas disfuncionalidades en su estructura de realizar su trabajo de investigación y análisis.

jesus.mazzei@abordo.com.br



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar