Compartir

La devaluación bonita

Medio pueblo se cree estas pamplinadas. La otra mitad ya no cree en cuentos de camino...

GUSTAVO LINARES BENZO |  EL UNIVERSAL
domingo 17 de febrero de 2013  12:00 AM
Ya desde la Ética de Aristóteles la teoría del dinero viene ligada muy íntimamente a la política, al Estado y al Derecho. La estabilidad de la moneda es la estabilidad del régimen político, motivo de toda actividad.

El dinero es la medida de todas las cosas, llega decir Aristóteles en frase famosa. La moneda es eso, un patrón de comparación, cuántos zapatos vale una casa, para que el zapatero pueda saber qué debe hacer para obtenerla. La superación del trueque sólo es posible con el establecimiento del estándar monetario, estándar que el Estado debe garantizar.

Como estándar, la moneda debe ser lo más estable posible, pues de lo contrario deja de ser patrón de medida (imagínese que el metro de hoy fuera más largo que el de mañana) y se convierta además en mercancía: el dinero no como representación del valor de las cosas, sino como un valor en sí. Un juego de espejos.

Venezuela es un gran juego monetario desde 1983 (con un breve paréntesis durante los primeros años de CAP II en que se dio alguna certeza al valor futuro del dólar, libre y admitido mediante minidevaluaciones anunciadas). Hemos jugado tanto que el simbólico 4,30 de la penúltima devaluación, establecido para recordar al 4,30 antes del viernes negro del 83, en realidad era mil veces mayor, gracias al engaño colectivo del bolívar "fuerte".

La moneda venezolana, pues, ha perdido más de mil veces su valor en una generación (si se toma en cuenta su valor oficial, pues como todos sabemos su valor de mercado es varias veces mayor). Debe ser un récord y muestra uno de los aspectos más negativos de nuestra historia reciente.

Pero hasta la última devaluación, todos sabíamos que era algo malo, que encarecía las importaciones, que significaba un empobrecimiento brutal y general. Ahora se trata de algo bueno, que protege a los "dólares del pueblo", nueva publicidad engañosa de la máquina de propaganda. Era de esperarse, si ahora hay que "amar al Gran Líder" como en los peores regímenes totalitarios.

Medio pueblo se cree estas pamplinadas. La otra mitad ya no cree en cuentos de camino y con esta "devaluación bonita" muchos despertarán del sueño. Como decía una gaita precisamente de los ochenta, "acabaron con la plata y se echaron a reír; pero les puede salir el tiro por la culata".

glinares@cjlegal.net



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Alfredo Manrique
17.02.2013
9:14 PM
Asi son estos revolucionarios de pacotilla, tienen unos presidentes chulos que si saben sacale el dinero a esteban y ahora que se les acab el dinero por el despilfarro intentan convencer a los chavistas bobos (al bobo mayor de esta columna un tal lababa), que esta devaluacin los precios no van a sufrir ninguna modificacin... sigan creyendo en cuentos de camino
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar