Compartir

Ritmo

VERONICA PONTE AYALA |  EL UNIVERSAL
sábado 16 de febrero de 2013  12:00 AM
Aplausos, risas, alrededor todo desborda de sabor, sazón. Colocas la pauta en tu cuerpo para cada movimiento que debe utilizar y no te cansas, la inspiración hace que no te detengas y los instrumentos en cada momento te piden más. Te trasladas en el inexistente tiempo, te ubicas en el mejor espacio, te introduces al placer de la melodía, de todas las melodías.

Esta es la raza que vale la pena; a lo lejos se escucha el tambor y el tumbao de aquellos que bailan y que disfrutan de esa música tan pegadiza que poco a poco se va haciendo más fuerte. El relax es indescriptible, sólo los oídos entran en funcionamiento para poder llegar al clímax donde una vez te encuentres, será difícil bajar.

Invitas al de al lado, te haces cómplice de tu compañero, del mundo entero. En ese momento tu única preocupación es no perder la ocasión de trasladarte con la música, de entonar tus pies, manos, brazos, cabeza, ser completo. Quieres más, necesitas más. No sientes cansancio, no tienes complicaciones, no existen problemas, nada te duele, nada requieres, en ese momento resulta que lo tienes todo.

Olvidas donde estás, no piensas en qué sucedió en la semana, se te escapa el hecho de con qué vas a cancelar, deja de importar si tienes hambre, no es algo que sientas, la hora de salida sólo será la que elijas cuando el cansancio ya te haga retirar. En ese momento no tienes pasado, futuro, no te importa el clima o la situación del mundo.

Al tocar la cima uno se siento dispuesto para continuar. El volumen cesa, pero sólo por un rato, mientras descansa el cuerpo; y poco a poco va subiendo, retomando a las personas y a su ¡ritmo caribeño!

Quizá una buena alternativa después de una semana tan llena de todo, sea salir a bailar.

vpontea@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Sergio Serrano
16.02.2013
1:54 AM
Pero si puedes entregarte de ese modo a esos instantes de ritmo y puedes describirlos con esa sana intensidad y colmarte de alegría sólo con la música y la gente a tu alrededor, es que te has ganado a pulso esos momentos de éxtasis y que en verdad, contra toda apariencia de fugaz fulgor, no hay una gran distancia entre el ser que eres día tras día y la persona que resplandece por su ritmo y su salud y apetito de vida al trasladarse con la música en una ocasión así. Si hubiera una mayor distancia latiría en el fondo de tus instrumentos de sentimiento y razón un eco amargo de una realidad personal que sólo callaría con otros virajes hacia el aturdimiento.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar