Compartir

La mentira de la justicia penal

Cuando se llega a juicio, la mayoría de las veces no se logra acreditar la culpabilidad...

ALBERTO ARTEAGA SÁNCHEZ |  EL UNIVERSAL
miércoles 13 de febrero de 2013  12:00 AM
Toda sociedad organizada demanda el respeto a una exigencia fundamental: quien comete un delito, que no es otra cosa que el hecho ilícito más grave que afecta las bases de la convivencia social, debe responder por ello y someterse a las consecuencias previstas en la ley, esto es, a la imposición de una sanción y a su efectivo cumplimiento, previo un juicio con todas las garantías procesales. Cuando el hecho no es grave o atendiendo a determinadas circunstancias del caso, cabe la posibilidad de optar por fórmulas que evitan el proceso e imponen una reparación o el sometimiento a un régimen de prueba que, de ser cumplido, extingue la responsabilidad penal. Esto, en líneas generales, lo exige la justicia.

Estas reglas básicas no se cumplen. La justicia penal no se manifiesta entre nosotros. Muchos delitos, ni siquiera son denunciados y no llegan, por ello, a conocimiento de los órganos de investigación; otros, investigados, antes del juicio, concluyen en sobreseimiento o en archivo de las actuaciones por no acreditarse la comisión del hecho punible y solo un porcentaje, mínimo es objeto de una acusación.

Pero, no todas las causas que llegan a una acusación, van a juicio, ya que los acusados, después de una interminable espera, privados de la libertad, optan por admitir los hechos y son condenados. Y los que van a juicio, dificultadas las pruebas por el paso del tiempo, terminan en una tardía absolución.

Los hechos, pues, no se investigan; cuando se investigan, en la mayoría de los casos, no hay acusación; cuando se acusa, no siempre se llega a juicio; cuando se llega a juicio, la mayoría de las veces no se logra acreditar la culpabilidad; y, cuando se condena, demostrada la responsabilidad, o ya la persona cumplió la pena o por el tiempo de privación de libertad, ya el condenado tiene derecho a una fórmula sustitutiva de la reclusión.

En síntesis y hablando claro, entre nosotros, no hay sanción alguna por hechos que la merecen y si no hay sanción, desaparece la posibilidad de disuadir a quienes se sienten tentados por la seducción del delito.

En otras palabras, constatamos la grave enfermedad social de la impunidad, la cual explica la proliferación de los delitos y mantiene a la colectividad en permanente zozobra.

Lo expresado con dolor y angustia, indica que el crimen no se sanciona como lo exige la justicia; que los órganos encargados de aplicar la ley no tienen la capacidad ni los recursos para llevar a cabo su tarea; y que la falta de sanción impulsa la comisión de delitos. ¡Qué grave todo esto!

Ninguna sociedad tiene la justicia ideal, pero en muchos países, aunque con limitaciones, hay muestras de justicia y las instituciones pueden cumplir con su función.

El dramático espectáculo de nuestras cárceles, horror de muerte y de violencia, constituye la expresión más acabada del estado de nuestra justicia penal.

La impunidad, en particular, debe ser reducida y quien comete un delito debe ser castigado con absoluto respeto a sus derechos.

aas@arteagasanchez.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por Danilo Tortosa
13.02.2013
4:22 PM
El comunismo no es una ideología concebida para perfeccionar la calidad de vida de una sociedad. La aplicación del comunismo, como nos la muestra la historia universal, es una supuesta novedosa forma de imponer con mentiras ideológicas poder absolutista no de monarcas, como se acostumbraba por tradición, sino de partidos políticos para mejorar la apariencia del supuesto poder del pueblo que pregona. El comunismo es una trampa para reclutar a incautos, para la cual se prestan especialmente las clases con menores recursos, clases que al mismo tiempo son menos culturizadas y menos incorporadas al sistema de producción de un país. El caso venezolano pasará a la historia como uno ejemplar, en el cual la ignorancia y el dinero fácil de la renta petrolera son sus principales ingredientes del guiso que lo compone. El comunismo es una enfermedad mental de masiva adicción parasitaria. Los 14 años de comunismo en el país representan algo así como una larga vacuna, para generar el debido antídoto.
 
Por José Pérez
13.02.2013
10:12 AM
Amigo Alberto, tu lo dices, "toda sociedad organizada...." Debemos observar que el comunismo o socialismo son disciplinas políticas que no consideran la "organización" como método de mejor vivir. Para ellos, los comunistas, solo velan por el "control" del ciudadano y la compra de consciencia. Lo vemos cuando hacen acto en público, lo vemos cuando están en plena actividad proselitista y luego observamos el montón de basura que producen y dejan sin importarles nada. Es un buen ejemplo de que la "organización" es algo que ellos no les preocupa para nada. Los comunistas "aclaran" crimines a costa de inocentes enemigos políticos como el caso e los comisarios, policías, Nelson Mezherane, Patricia Poleo y otros como ejemplo del caso venezolano. Todos sabemos la realidad de esos casos que pongo como ejemplo. ...
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar