Compartir

No nos conformemos con menos

AGUSTÍN ALBORNOZ S. |  EL UNIVERSAL
viernes 8 de febrero de 2013  12:00 AM
Una característica típica del mundo actual es la enorme cantidad de información disponible para toda la humanidad. Los avances tecnológicos del  mundo de hoy (la Internet, las computadoras, los dispositivos móviles inteligentes, las comunicaciones satelitales, y otros más) han permitido que, a diferencia de épocas pasadas, un inmenso volumen de información llegue todos los días a una gran cantidad de habitantes del planeta. Y además dicha información se presenta ante el público en variados formatos para escoger, por ejemplo en forma de texto con imágenes, en forma de sonido y en forma de video, y, para colmo, puede llegar instantánea y masivamente a cualquier parte del globo terráqueo.

Como toda circunstancia en la vida, este hecho tiene aspectos positivos y negativos para los seres humanos, entre los positivos podríamos mencionar: 1. Ayuda a ampliar el conocimiento humano, así como a una mejor capacitación y preparación para el trabajo, 2. Permite estar más detalladamente informado de los acontecimientos en la actualidad, lo cual puede influir en una mejor calidad de vida, 3. Con toda esa información se pueden ampliar los empleos disponibles y organizarlos mejor.

Por otro lado, entre los aspectos negativos podríamos citar: 1. La veracidad de la información se hace más difícil de comprobar ya que entre tanta hay incluso muchas falsas y hasta contradictorias, 2. Se obtiene bastante información muy negativa, errónea, engañosa, ambigua, etc., que puede afectar y perjudicar seriamente a los receptores de ella, 3. Con tanta disponible muchas veces se crea una falsa noción de progreso de la humanidad basada en la inmediatez y abundancia de conocimiento, así este sea trivial, 4. La gran cantidad de información puede agobiar a la gente hasta el punto de no distinguir la que es prioritaria e importante de la que es totalmente innecesaria o nociva, 5. La profusión de información puede llegar a atosigarnos tanto que nos conduzca a la indecisión, y por tanto a no actuar cuando sea necesario.

Esto nos lleva a la conclusión de que si no aprendemos a ser más selectivos con la abundante información que recibimos cada día, nos podemos habituar a evaluar nuestras decisiones y actitudes a través de un patrón de medida que puede llegar a ser muy superficial, y aceptaremos cualquier argumento o razonamiento sobre temas intrascendentes como si tuviera la misma validez e importancia que los que son realmente prioritarios y fundamentales, y de paso terminaremos dándole el mismo tratamiento a temas de significación antagónica. Además y por si fuera poco, pareciera que en líneas generales ocurre que a mayor disponibilidad de información, hay un menor requerimiento en cuanto a calidad e importancia de la misma, lo que nos lleva usualmente a tratarla toda con un bajo nivel de exigencia.

De todo esto emerge el relieve de los valores excelencia y superación en nuestras vidas. Por medio de estos valores la persona se motiva a perfeccionarse a sí misma, en lo humano, espiritual, profesional y económico, venciendo los obstáculos y dificultades que se presenten, desarrollando la capacidad de hacer mayores esfuerzos para lograr cada objetivo que se proponga. Para lograr todo lo que acabamos de escribir, tiene que aprender a ser más selectivo y exigente en cuanto a la información que recibe.

Por otra parte, un ser humano que quiere superarse y practica la excelencia es aquel que influye en los demás y que busca siempre el bien para él y para los que le rodean. A través de la excelencia sabe amar, sabe ser amado y ve siempre las cualidades de las otras personas, buscando constantemente el bienestar de ellas. Por medio de la excelencia se sabe servir y apoyar a los demás, porque así se puede lograr un trabajo en equipo más eficiente y productivo, ya que se percibe que entre todos siempre se va a poder encontrar una mejor forma de hacer las cosas.

En resumen, no nos conformemos con menos, más bien aspiremos siempre a lo mejor en todas las áreas de nuestras vidas, así no solo enriqueceremos las nuestras acostumbrándonos a dar lo mejor de nosotros en todo momento, sino que al mismo tiempo influiremos en otros para que a su vez ellos también tengan esa visión con respecto a sus vidas y la de los que los rodean.

Todo trabajo que enaltece la humanidad tiene dignidad e importancia y debe emprenderse con excelencia esmerada. Martin Luther King.

agusal77@gmail.com

@agusal77


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Jhoanna Ulacio
08.02.2013
3:35 PM
Me gusta muchisimo el lema que Usted empleó, en referencia a la búsqueda de la excelencia, es algo que todos deberíamos hacer constantemente por y para cada uno de nosotros y nuestro bienestar..
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar