Compartir

A la muerte Bubulina

Ahora viene la resaca de una larga y delirante borrachera, agitada por los exabruptos...

ANTONIO A. HERRERA-VAILLANT |  EL UNIVERSAL
jueves 7 de febrero de 2013  12:00 AM
Todo político exitoso trae su veta de actor, pero algunos poseen una magia adicional que hechiza a importantes segmentos de la población, creando una hipnótica sintonía que vuelve a sus fanáticos en especie de "zombis", incondicionales del líder.

Una extraordinaria habilidad comunicacional, empatía e instinto para los resortes emotivos de la masa, encanta a los marginados de siempre, que se identifican plenamente con esa figura, llámese Führer, Evita, Fidel o Chávez.

En Venezuela la esencia del conjuro es la soez vulgaridad, pues a toda chusma le fascina la ruda figura de un atorrante que a nada ni a nadie respeta.

Mas el hombre propone, Dios dispone; y todo sortilegio tiene su fin.

Mientras un ídolo agónico exprime su última gota de carisma, emerge lo peor del deleznable legado: una mafia cortesana tan inepta que hasta el intelecto lo debe importar. Pues es ése -y no otro - el verdadero rol de los viejos ofidios cubanos: aportar cerebro, criterio y lógica a un bruto y torpe entorno que ni para eso sirve.

Pero ni el frío cálculo castrista podrá frenar la ruindad moral de quienes no sirven sino para serviles cachifos: están listos, apostados y en sus marcas, alertas como hienas -como a la muerte de Bubulina en Zorba- para la frenética rebatiña que arranca con el último respiro de quien les sacó del más merecido anonimato.

La total desaparición del ídolo rompe el encanto, viene un abrupto despertar; y ese rudo amanecer trae además un "shock" económico: pues junto al ícono también se esfuma la varita mágica que alimentó una ilusión de omnipotencia derrochadora.

Ahora viene la resaca de una larga y delirante borrachera, agitada por los exabruptos y megalomanía del hechicero irresponsable que usó y abusó del petróleo como opio del pueblo.

Sembrar vientos genera tempestades, y en los presuntos herederos recae una economía desarticulada, dilapidada, malversada, hipotecada y saqueada.

Hoy hasta la "fraternal" China se les pone dura: prestaron como "hermanos" pero cobrarán según los códigos del comercio. La cobija petrolera -encogida por la producción deficiente y los compromisos a futuro- no rinde para mucho más y el mundo entero lo sabe.

Pero como lo peor del despertar cae sobre quien desbarata un embrujo o interrumpe un sueño, conviene que sea esa misma corte la que afronte de lleno el violento despertar de los hipnotizados de hoy.

Y que el más fanático tenga que tragar la amorfa figura de esa especie de Sargento García que torpemente intenta trepar al vacío y resbaloso pedestal de un gran Zorro. ¿Se llamará Comandante Maduro?

aherreravaillant@yahoo.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar