Compartir

Maldad

En definitiva, el odio es el motor de la división y esta pareciera ser el norte de esta revolución

MARÍA ISABEL PÁRRAGA B. |  EL UNIVERSAL
lunes 4 de febrero de 2013  12:00 AM
La maldad no tiene límites, la falta de piedad tampoco. Casi que sería preferible que hablaran con la crudeza del odio y dijeran: no lo vamos a dejar libre porque "no nos da la gana", que la cantidad de trampas, vericuetos jurídicos, audiencias inconclusas, ausencia de jueces, testigos, fiscales, médicos forenses y un largo etcétera de excusas sin sentido para dilatar hasta el infinito una decisión que apela a la misericordia.

La verdad es que cuesta entender como un gobierno que está viviendo lo que todos pensarían es el dolor por una enfermedad en primera persona, de hecho, la figura más importante del país, se muestra insensible y hasta cínico con otro enfermo que corre peligro en un oscuro calabozo.

A nuestro país se lo está devorando "el odio", ese parece ser el motor de todas las acciones y cuando ese es el dinamo que mueve la toma de decisiones lo único que podemos esperar es mucho más resentimiento. ¿Quién, cómo y cuándo se corta ese círculo vicioso?

Quienes hoy están celebrando el inicio de toda esta historia con la intentona del 4 de febrero del 92 lo hicieron en un contexto de violencia en el que hubo víctimas fatales, la historia se repitió luego el 27 de noviembre cuando definitivamente no fueron rosas las que se lanzaron contra el gobierno establecido. Sí, los responsables fueron a la cárcel y luego fueron indultados por un gobierno democrático que le permitió a líder competir y ganar en unas elecciones libres. Caldera y muchos dirigentes de la época eran de la opinión que había que pasar la página del resentimiento para poder avanzar, todo bajo la crítica de quienes solicitaban que al menos se impusiera la inhabilitación política. Pero no, el indulto fue completo y total...

Esta historia del 4 de febrero es lo que hace más incomprensible el ensañamiento del Gobierno contra los presos políticos, pero sobre todo contra el comisario Simonovis.

Resulta que el Vice Maduro se hace visitar por el llamado comité de víctimas de los hechos de abril quienes le piden "justicia" y que no se libere al comisario, y la respuesta es que aquí no cabe "la impunidad". En definitiva, el odio es el motor de la división y esta pareciera ser el norte de esta revolución.

Los malos sentimientos no traen ganancias y menos cuando pudiéramos estar a las puertas de una nueva elección presidencial. El Vice debería ser más pragmático y si no lo hace por convencimiento, al menos debería hacerlo por conveniencia.

¡Todo pasa, algún día ellos también pasarán! ¿No les importa cómo serán recordados? Aunque adoren a Fidel y parafraseando su libro, en este caso: la historia no los absolverá.

mariaisabelparraga@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José Castillo
04.02.2013
10:20 AM
Yo al principio no entendia el por que del odio contra el señor simonovis despues pude entender la venganza contra esas personas. Estaban el 11A en Miraflores cuando Pedro Carmona Estanga se juramentaba como "Presidente de Venezuela" esto es un pase de factura, una venganza asi como hizo Edmundo Dantes convirtiendose en el Conde de Montecristo, el Gobierno no tendra piedad contra esas personas. Pobrecita la hija de Simonovis la pobre no sabe a que tipo de gente le pidio clemencia.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar