Compartir

El populismo

JULIO DÁVILA CÁRDENAS |  EL UNIVERSAL
sábado 2 de febrero de 2013  12:00 AM
Una carta enviada por Juan Domingo Perón en 1953, decía: "Mi querido amigo: déle al pueblo, especialmente a los trabajadores, todo lo que sea posible. Cuando parezca que ya les ha dado demasiado, déles más. Todos tratarán de asustarle con el fantasma del colapso económico. Pero todo eso es mentira. No hay nada más elástico que la economía, a la que todos temen tanto porque no la entienden". Esto, podríamos decir que es el viejo populismo latinoamericano. Lo malo y grave es que Perón,  y esa forma de pensar y proceder condujeron a la Argentina al colapso económico. Y peor aún, ha sido uno de los ejemplos alabados y seguidos por Chávez.

Resulta evidente que el mejor caldo de cultivo para el populismo se encuentra en la pobreza, en la falta de esperanzas y en la desigualdad, lo cual se pone en evidencia con el famoso graffiti que apareció en Lima: "No queremos más realidades, queremos promesas". Y promesas es lo que se le ha venido dando al pobre venezolano durante estos catorce largos años.

El populismo suele venir emparejado con la exclusión de la democracia representativa y el advenimiento de la participativa. El excanciller chileno Ignacio Walker, señala que las democracias participativas, aunque aparentemente dan cuenta de una vieja y sentida aspiración, como es la participación, terminan por eludir el rol central de las instituciones, y es esa, precisamente, la principal diferencia entre la democracia representativa y la llamada democracia participativa; mientras aquélla consiste en el papel central de las instituciones, esta última consiste en "bypasear", por así decirlo, las instituciones. Más adelante agrega "Mucho más determinante es la identificación entre un líder y las masas, como ocurre con la democracia populista, o el gobierno por simple decreto presidencial, bajo alguna fórmula de consulta a las masas, como ocurre con la democracia plebiscitaria, todas ellas variantes de la democracia participativa". En Venezuela las instituciones se han dejado a un lado con la aquiescencia de éstas y se ha otorgado todo el poder para el dictador líder de la revolución. Un país sin orden, concierto ni gobierno, en el que sus "herederos políticos" pretenden repartirse el poder.

Este ha sido un régimen que ha tratado de inculcar en sus seguidores, lo que David Easton llamó un alto grado de apoyo difuso a fin de que pase lo que pase, continúen vinculados a él, por fuertes lazos de lealtad y afecto. Para lograrlo y al igual que lo hizo Hitler, ató a su carro de guerra dos de las más poderosas y perniciosas emociones del hombre: la envidia y el resentimiento; y ambas le permitieron recorrer un camino sorprendentemente largo. Camino que le condujo no solo a su propia destrucción, sino también a la de muchos de quienes le acompañaban y por si fuese poco, a la de su país.

julio.davilacardenas@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (4)
páginas:
1 |
Por alejandro cabrera
02.02.2013
11:39 AM
El populismo ha sido siempre la antesala de la ruina, aquí no nos bastó con CAP y luego elegimos a Chávez, y parece que aun no hemos aprendido. cuando Eva Perón comenzó a repartir limosnas a los pobres argentinos, ese país era una potencia, su producción agrícola y pecuaria les había convertido en el principal proveedor de carne y trigo del mundo entero, que estaba arruinado por la 2da guerra mundial, bastaron 10 años de populismo para arruinarlos material y moralmente, aun sufren las consecuencias de esa maldición gitana, y hay gente marginal prendiéndole velas a los retratos de Evita, y todos los políticos oportunistas se hacen llamar "peronistas"
 
Por Ronald Rondon
02.02.2013
9:45 AM
En su oportunidad Hitler convenció a sus seguidores de que su idea de gobierno era lo mejor para ellos y para el mundo, millones lo siguieron ciegamente, confiados, seguros que iban por el camino ideal y perfecto. En qué terminó todo? investiguen la historia...
 
Por Juan Partisano
02.02.2013
9:03 AM
Sir Winston Leonard Spencer Churchill (1874-1965) citó: "El SOCIALISMO es la filosofía del FRACASO, el credo a la IGNORANCIA, la prédica de la ENVIDIA y su virtud inherente es la distribución igualitaria de la MISERIA". También citó: "El VICIO inherente al capitalismo es el DESIGUAL reparto de BIENES. La virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de la miseria.
 
Por Juan Expósito
02.02.2013
7:18 AM
Peón tuvo dos opciones para su exilio en los 50, la Cuba comunista de Fidel Castro y la España fascista de Francisco Franco. Estoy seguro que si resucitara escogería españa de nuevo. Esos peronistas comunistas siempre han sido de doble cara.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar