Compartir

De constitucionalistas y oncólogos

Los abogados y los médicos no tenemos la clave del futuro de Venezuela

ALBERTO ARTEAGA SÁNCHEZ |  EL UNIVERSAL
miércoles 30 de enero de 2013  12:00 AM
Un signo visible de nuestros tiempos, ante la crisis que vivimos, es la irrupción en el escenario público de "peritos constitucionalistas" y de "médicos oncólogos". Como consigna o "slogan" podría decirse que todos somos expertos en materia constitucional y nos encontramos habilitados para diagnosticar como especialistas médicos.

Cualquier ciudadano echa mano de una Constitución de la República Bolivariana en "miniatura" para esgrimirla contra el adversario en algún debate y cada venezolano tiene el informe preciso de un médico que conoció el caso del presidente de la República para sustentar su propio diagnóstico y pronóstico.

No está mal exhibir la Constitución, ahora en manos de todos, pero lo importante es cumplirla; y tampoco está mal inquirir sobre la salud del jefe del Estado porque el derecho a la información sobre un asunto que interesa a la colectividad, no puede ser liquidado con el simple alegato de que se trata de una morbosa curiosidad.

Pero, lo que sí está mal es torcer la ley por motivaciones políticas o emitir un diagnóstico sobre la base de simples referencias.

Tanto médicos como abogados apabullamos con el lenguaje, abarrotado de tecnicismos, las más de las veces incomprensibles para el ciudadano común, obviando el asunto central que interesa y afecta a toda la población.

No se puede descalificar la discusión jurídica ni menospreciar el imperio de la ley o la vigencia plena de la Constitución. En Venezuela -aunque ello parezca intrascendente para algunos- se impone luchar por el Estado de Derecho o por el gobierno de las leyes, contrapuesto al gobierno de los hombres. Pero también es cierto que debemos esforzarnos en colocar al alcance de la colectividad el problema central que toca la vida diaria de la sociedad como lo es la certeza sobre la conducción del Estado en la más alta magistratura.

Por otra parte, reducir nuestra crisis a la enfermedad del Presidente y hacer depender de ello el futuro del país, en la creencia que un hecho infausto cambiará nuestro rumbo, resulta inaceptable y, por tanto, más que la opinión o el dictamen que no pueden hacer los oncólogos por razones éticas, debemos actuar con transparencia, unir nuestros esfuerzos y luchar por una Venezuela afincada en los valores democráticos y no en la voluntad de un hombre o de un partido.

Los abogados y los médicos no tenemos la clave del futuro de Venezuela. Pero los políticos no pueden ignorar la realidad de los hechos.

Un país se construye con instituciones sólidas y con la decisión de un pueblo para transitar por el camino del respeto a la ley y a los derechos ciudadanos, todo lo cual se encarna en el cumplimiento efectivo de las normas y en decisiones judiciales que no se traduzcan en la simple complacencia con quienes ejercen el poder.

Sin duda es necesario contar con las opiniones y puntos de vista de los abogados o los médicos, pero tampoco tomemos como un oráculo lo que dicen o predicen, así como no lo hacemos con los economistas, cuyos anuncios de desastre afortunadamente no siempre se cumplen.

aas@arteagasanchez.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (5)
páginas:
1 |
Por Roger José Lopez Mendoza
26.04.2013
8:52 PM
Los Derechos Humanos.Parece que por regla cualquier exposición debe empezarse por la conceptualización del tema a tratar. En este caso habría que comenzar dando los conceptos de dignidad, primero, y luego, de Derechos Humanos. En este sentido es menester diferenciar la condición humana de la dignidad humana.Pero ¿cómo definir la dignidad humana? El problema es que, como señala Elías Neuman en un diálogo con Antonio Beristain, dos grandes criminólogos de actualidad, al referirse a este interesante tema nos dice: "dignidad humana" y "derechos humanos" encierran conceptos de universalidad capaces de traspasar cualquier sistema político-social. Son valores idénticos que no sólo deben sentirlos todos los habitantes del planeta, sino hacerse efectivos por sobre las contradicciones de cualquier formulación o interés.Hay cosas que se viven o sienten, pero que no se pueden definir. Así, uno puede ignorar lo que en realidad es la dignidad, y entender muy bien lo que es la humillación.
 
Por Jose Andres Ponce Sardi
30.01.2013
11:14 AM
La condición de Chávez, como individuo, es relevante en función proporcional a sus afectos. !Eso hay que respetarlo! Su condición, como individuo, es igual a la de cualquier ciudadano que está exactamente al mismo nivel en cuanto a su derecho de atención y protección de su minusvalía. !Eso hay que exigirlo!La gran irresponsabilidad del Presidente, una vez que es un hecho público y notorio comunicacional que no estaba en condiciones de asumir una nueva presidencia, fue la de relanzarse a sabiendas que transitaríamos por los caminos de angustia, desasosiego y exacerbación radical que estamos viviendo.El hecho común relevante no es Chávez el individuo enfermo, sino que el Presidente de la República tiene cáncer difícil de curar y no pudo llegar a juramentarse debido a su "ausencia temporal indefinida" o porque su ausencia vaya a desaparecer o perpetuarse.Esa incertidumbre es la única razón por la cual estamos todos los mortales jugando a ser abogados y oncólogos...
 
Por José R Pirela
30.01.2013
9:50 AM
No Se necesita de constitucionalistas, economistas o políticos para saber que tenemos un Estado forajido. Lo que el pueblo debe saber es que el gobierno está extrapolando a todo el país el modo de vida de las cárceles venezolanas. Así es la vida en comunismo: sumisión para poder subsistir, o muerte al inconforme.
 
Por JOSE NUNES
30.01.2013
7:48 AM
LA CLAVE LAS TIENEN LOS HERMANOS FIDEL,DESDE CUBA HACEN Y DESHACEN.,AHORA SE LES PASA LOS DIRCURSOS,SOMOS UNA SOLA CASA,LA MISMA COSA.,DICHO Y ESCRITO , Y ACEPTADOS POR TODOS QUE DEVERIAN CUIDAR LAS FORMAS..AI FORMAS..NADA DE FORMALISMOS.,ESTAMOS ASISTIENDO EL SAQUEO DEL PAIS. GRACIAS FIDEL.!!!!
 
Por DAniel Anzoátegui
30.01.2013
5:58 AM
Cualquier orden, instrucciones o decreto dado o documento supuestamente firmado o redactado por Hugo Chávez y presentado por el gobierno de facto va acompañado de la duda que este sea verdadero llevando implícito que cualquier persona del alto gobierno pudiera presentar un documento oficial o personal de Chávez y este sea falso, también órdenes e instrucciones jamás dadas por el presidente electo Chávez pueden ser presentadas e informadas por el alto gobierno haciendo ver que son de la autoría de Chávez. En estos momento no hay nada que certifique o avale que cualquier documento, carta, decreto, orden o instrucción que presente o dé el gobierno de facto como de autoría de Hugo Chávez sean verdaderos. El nuevo gobierno no tiene forma como demostrar que los documentos, decretos, órdenes o instrucciones que ellos presentan al pueblo, al partido PSUV y al estado son de la autoría de Hugo Chávez.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar