Compartir

Obama, un paso a la izquierda

JOSÉ LUIS MÉNDEZ LA FUENTE |  EL UNIVERSAL
martes 29 de enero de 2013  12:00 AM
La toma de posesión de la segunda presidencia de Barack Obama, enmarcada dentro del más puro populismo, eso sí, populismo a la norteamericana, tuvo de todo; fiestas con baile, paradas militares, desfiles de bandas colegiales,  música con estrellas del pop actual, famosos de Hollywood, así como una gran presencia de pueblo en la calle, con  mucha representación hispana, dando gritos entusiastas a favor de su Presidente. Las formalidades dentro del espectáculo, que también las hubo, vinieron  con el acto de juramentación del Presidente y del Vicepresidente, (al  parecer allá en EEUU, no hubo "continuidad administrativa" alguna), y sobre todo, con el discurso  que  el presidente reelecto pronunció en las escalinatas del Capitolio, al aire libre, como si de un ágora de la antigua Atenas se tratara, frente a un conglomerado humano, que mezclaba gente común con magistrados de la Corte   Suprema de Justicia, artistas, políticos y minorías étnicas que con sus votos ayudaron significativamente al triunfo de Obama. Un discurso que quedará para la historia y marcará época.

La pieza oratoria, de unos veinte minutos de duración, bien estructurada, muestra un Obama más suelto y seguro en sus propósitos reformistas, que alude al credo y los ideales que cimentaron la nación norteamericana, como recordatorio de que ese espíritu de libertad y de búsqueda de  la  felicidad, que animó a sus fundadores, está aún presente. En las propias palabras de Obama: "Cada vez que nos reunimos para la toma de posesión de un presidente, somos testigos de la solidez perdurable de nuestra Constitución. Afirmamos la promesa de nuestra democracia. Recordamos que lo que une a esta nación no son los colores de nuestra tez ni los principios de nuestra fe ni los orígenes de nuestros apellidos. Lo que nos hace ser excepcionales, lo que nos hace americanos, es nuestra lealtad a una idea, articulada en una declaración que fue hecha hace más de dos siglos:

"Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas; que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, que entre ellos están la vida, la libertad, y la búsqueda de la felicidad".

Después de estos antecedentes, disparar la flecha al blanco preciso es casi previsible. La forma en que  Obama lo hace, nos recuerda de alguna manera, aquel discurso de Caldera, también en el Congreso, dirigido al "chiripero",  veamos: "Pues nosotros, el pueblo de Estados Unidos, entendemos que nuestro país no puede tener éxito cuando cada vez menos gente tiene mucho éxito y cada vez más gente apenas puede cubrir sus gastos. Creemos que la prosperidad de Estados Unidos tiene que ser una responsabilidad que esté sobre los amplios hombros de una clase media creciente. Sabemos que Estados Unidos prospera cuando todas las personas pueden disfrutar de independencia y orgullo en el trabajo que hacen; cuando los salarios de un trabajo honesto liberan a las familias de estar al borde de la penuria. Somos fieles a nuestra creencia cuando una niñita que nazca en la más penosa de las pobrezas sepa que ella tiene la misma oportunidad de tener éxito que cualquier otra persona, porque ella es americana, ella es libre, y ella es igual, no solo ante los ojos de Dios, sino ante nuestros propios ojos".

Las promesas de reformas económico-sociales parecen pues naturales y más que justificadas, no obstante los sectores ultraconservadores que aún persisten en el Partido Republicano y también, en menor medida, en el Demócrata. Reformas legislativas de contenido social que darán nuevos derechos  a la comunidad homosexual en momentos en que la Corte Suprema de Justicia celebrará, dentro de unos meses, un debate histórico sobre el matrimonio gay; políticas migratorias que favorecerán a más de diez millones de inmigrantes ilegales; reformas impositivas que pecharán las grandes fortunas norteamericanas; reformas en la seguridad social que pondrán más cerca, a millones de ciudadanos, la atención médica que hasta ahora, dado su alto costo, les estaba negada; restricciones a la venta y libre porte de armas; reducciones en el presupuesto de gastos militares y del gasto público en general. En definitiva, un nuevo modelo de Estado, pero sin renunciar al sueño americano.

Un Obama, este de ahora, menos vacilante que el anterior, más arriesgado, que sabe muy bien al comenzar su segundo y último período de gobierno, que no tiene nada que perder, pero sí mucho que ganar.

   xlmlf1@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (11)
páginas:
1 | 2 |
Por Marco Agudelo
29.01.2013
6:44 PM
La diferencia amigo José Luis Méndez, es que esa celebración, fiestas la pagan esas celebridades a que Ud. se refiere, eso no sale (o al menos no todo) del bolsillo de los contribuyentes americanos. Este año por cierto las grandes coorporaciones pudieron "donar sin restricciones" para que sus ejectutivos e invitados asistieran a las fiestas. Esa es la gran diferencia entre "el populismo norteamericano" y nuestro populismo.
 
Por Carmen Palma
29.01.2013
4:12 PM
Muy buena to observacio Shary Sulbaran. Tal vez los Chavistas y Globovision con los medios de comunicacion que los apoyan y algun sector de la oposicion tienen mas en comun que puntos de diferencia. Esto deberia llamarnos a la reflexion. Pero referiendonos a la gestion del Presidente Obama, creo que es importante asistir a la poblacion mas necesitada pero al mismo tiempo estimular el empleo y la produccion, elementos fundamentales para la properidad del pais y sus habitantes.
 
Por Manuel jiemenz
29.01.2013
1:07 PM
Realmente nunca entedere porque dicen "Que la IZQUIERDA es Socialista y La Derecha es Capitalista" Cuando hemos visto que China se hace llamar SOCIALISTA y es mas CAPITALISTA que los mismo EEUU... y digame RUSIA....
 
Por Luis Noriega
29.01.2013
10:48 AM
Que cosas, durante toda esta crisis la gente lo que mas pide es empleo; no piden casas, becas o comida mas barata solo empleo. Que diferencia a la realidad surealista del pueblo venezolano.
 
Por Marie González
29.01.2013
10:47 AM
Alejandro Morales 8:42AM Absolutamente de acuerdo contigo. Obama habla muy bonito, tal cual un perfecto demagogo/izquierdista.
 
Por jorge rodriguez
29.01.2013
10:42 AM
Abraham LINCOLN fue el PRIMER Presidente REPUBLICANO en la historia de los Estados Unidos. Y el vicepresidente que asumio el cargo luego de su misterioso asesinato (misterioso porque no se ha esclarecido la autoria intelectual)era DEMOCRATA. Como siempre, la izquierda hace indulgencia con escapulario ajeno. Al expresidente Jimmy CARTER, democrata, le dicen el MANICERO porque tiene PLANTACIONES de mani en el Sur de los Estados Unidos. Bien es sabido que la mano de obra esclava era ampliamente utilizada en las plantaciones. Es de una SUPREMA ingenuidad creer que los DEMOCRATAS son Humanistas, no es asi ?!
 
Por Shary Sulbaran
29.01.2013
10:24 AM
Todo el mundo sabe que Obama es un socialista su mente liberal es parte de ello. Por alguna razón dijo Chávez una vez que si el fuera gringo votaría por Barack Obama. Otro que no entiendo es porque personas aquí que no quieren a Chávez admiran a Obama, por ejemplo los señores de Globovisión? Qe lo admiren los chavistas esta bien pero los que están en contra del socialismo no. Y si Obama es menos vacilante que antes es porque este es su último periodo de gobierno y en demostrando realmente lo que es no tiene nada que perder. Como quiera que sea ya lo eligieron bajo sus promesas de imputar a los ricos y empresarios para ayudar a los pobres.
 
Por Marcos Polo
29.01.2013
9:14 AM
Lo dicho por Obama quedó en Retórica solamente. La realidad política de USA es otra: el dinero habla..!!!
 
Por Alejandro Morales
29.01.2013
8:42 AM
No es nada más que un mito, hábilmente sembrado en las mentes de clases populares, el amor que dicen profesar los izquierdistas, socialistas y comunistas, por el pueblo. La historia ha demostrado fehacientemente que el verdadero amor que sienten es por la riqueza, por sus bolsillos y la detentación del poder y para ello recurren a la demagogia pura para crear este mito y muchos más. Así son todos ellos y Obama no será la excepción.
 
Por esteban díaz
29.01.2013
2:05 AM
Pues a mi, mas que un paso a la izquierda me parece un paso al frente.
 
páginas:
1 | 2 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar