Compartir

Santuario del Niño de la Cuchilla

ALBERTO JOSÉ HURTADO B. |  EL UNIVERSAL
domingo 27 de enero de 2013  12:00 AM
Al considerar la palabra Santuario para definir el espacio donde se logra el encuentro con Dios, se hace referencia a la capacidad de lugares específicos para permitir, dentro de la creencia popular, la advocación mariana o la certificación diocesana, el contacto con la divinidad. Todo dentro de la disposición de los católicos a sentir la posibilidad de realizar actividades que fuera de la cotidianidad permiten el logro del perdón, la solicitud de misericordia, así como la oportunidad para agradecer, bendecir y solicitar favores vinculados con sucesos extraordinarios del día a día o con acontecimientos ordinarios con poca certidumbre de ocurrencia. Son los santuarios espacios para reconfortarse, encontrar luz para los problemas y dar gracias por favores recibidos.

En la población de Zea, estado Mérida, se encuentra localizado el Santuario del Santo Niño de la Cuchilla, un lugar donde la advocación de Dios hecho niño permite la concurrencia de devotos de varios estados del país y del extranjero, además de turistas y lugareños, con el propósito de aumentar su fe, transformar su vida, mejorar sus acciones individuales como padres de familia, hijos, hermanos, estudiantes, profesionales, e incluso gobernantes. Lo cual es posible gracias al marco de divinidad que irradia una imagen de alabastro, de aproximadamente 10 centímetros, que representa al niño Jesús recién nacido, recostado en una piedra con el mundo en la mano y la cabeza reclinada sobre el brazo derecho (como si estuviera durmiendo), y con una calavera en lugar de almohada. De cuya aparición se tienen múltiples versiones explicadas a lo largo de la evolución de la tradición oral de los habitantes de la zona, siendo la más aceptada, aquella que sugiere que en época de Guzmán Blanco y como consecuencia de sus decisiones relacionadas con el cierre de los conventos y la expulsión de religiosas, se generó una movilización de las monjas Clarisas residentes en la ciudad de Mérida, las cuales, durante su desplazamiento, delegaron la imagen santa en manos de familias de la región.

La imagen del Santo Niño de la Cuchilla da lugar a la festividad religiosa más importante del estado Mérida, cada 6 de enero, cuando miles de devotos acuden a Zea para acompañar al niño en la peregrinación de subida hasta su santuario. Muchos acuden a pagar sus promesas, otros buscan el momento preciso para superar sus problemas, convertirse o ir al encuentro con Jesucristo, mientras que los asistentes por primera vez, al sentir el encuentro con Dios, regresan a sus hogares con la promesa de seguir concurriendo al santuario.

Para los católicos de todo país y del mundo, la invitación a visitar este espacio propicio para el contacto con Dios y el fortalecimiento de los valores cristianos; para las autoridades de la zona, el llamado de atención para el logro final de las refacciones planificadas al Santuario.

@ajhurtadob


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Fernando Avila
27.01.2013
11:54 AM
Con el debido respeto, quiero invitar a los creyentes a evaluar si este tipo de tradiciones populares agrada a Nuestro Dios. Pues a la luz de la Santa Biblia el honrar imagenes no le agrada Exodo 20, en multiples menciones el Señor nos invita a no fabricar, inclinarnos a ellas, ni mucho menos esperar que El está ahí. El encuentro con Dios es posible en cualquier lugar, no se limita a un santuario especial. Nuestro ayudador es el Espiritu Santo, y la consagracion a Dios debe ser diaria, al hablar con el por medio de la oracion, al estudiar su palabra para conocer su voluntad, El nos invita al arrepentimiento de nuestros pecados, a aceptar a Jesús como el Salvador. El santuario donde el quiere habitar es nuestro corazón. Dios los bendiga.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar