Compartir

Lo que provoca

Nuestra tarea pendiente: modelar pueblos y ciudades que nos provoquen a todos

ARGENIS ANGULO |  EL UNIVERSAL
sábado 26 de enero de 2013  12:00 AM
En nuestros países, con frecuencia escuchamos a líderes políticos, de todos los sectores, referirse a la anarquía que reina en alguna zona específica usualmente gobernada por otro. Con tal afirmación, en términos de la Real Academia, declaran desconcierto o incoherencia en el mejor de los casos, o más frontalmente, "ausencia del Poder Público". Ampliando este concepto, no es la anarquía solo un proceso social o colectivo, puede al contrario dominarme individualmente ante la ausencia de poder sobre mí mismo.

Ciertamente hay ciudades, poblaciones, y comunidades enteras caracterizadas por la anarquía. Regiones en las que el caos, el desorden y la voz del más fuerte es lo que se impone; en las que cada quien actúa según sus juicios, intereses, y voluntades. En esas regiones nacimos, crecimos y formamos, muchos desde la inconformidad, alimentada con frecuencia con algún viaje que nos enfrenta a realidades en las que todo funciona, al menos aparentemente.

Sin embargo, esa anarquía de la que tantos nos declaramos víctimas, esa que nos ataca al volante, que nos ensucia y afea la fachada de nuestra casa u oficina, o que convierte en una feria ambulante lo que podría ser una cómoda sala de espera, no nos determina. Al contrario, nuestra actitud y postura individual es la que escribe esas páginas de nuestra cultura más arraigada.

Elegimos el reino de la anarquía cuando decidimos cerrar una calle e irrespetar normas de tránsito, cuando elegimos al azar el mejor lugar para dejar acumular nuestra basura, cuando saltamos procedimiento y violentamos mecanismos y protocolos de acción; cuando hacemos solo cuanto nos provoca.

Nuestra tarea pendiente: modelar pueblos y ciudades que nos provoquen a todos.

@argenisangulo

argenisangulo@gmail.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por José R Pirela
26.01.2013
3:12 PM
En boca de un político venezolano, la palabra anarquía, aceptada como ausencia de poder público, es una incoherencia. Lo que sobra en Venezuela es el exceso de poder público. En Venezuela, tanto políticos como intelectuales de ayer y de hoy consideran el oficio público como PODER; la política la consideran lucha por el PODER; y el Estado, el PODER alcanzar, y no son considerados como anarquistas. En tanto que, las calles están tomadas por la delincuencia armada, y es lo que menos importa a los políticos. Lo que más importa es la competencia por el poder; pero lo subyacente es la riqueza petrolera por la que se compite. Y al ser el anarquismo un anacronismo en la era post-moderna, queda sin efecto. La RAE debería renovar estos términos.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar