Compartir

¿Qué es lo que tiene El Ávila?

MARÍA DENISSE FANIANOS DE CAPRILES |  EL UNIVERSAL
miércoles 23 de enero de 2013  12:00 AM
Antes de empezar mi artículo hago una pequeña aclaratoria a quienes me quieran corregir que ya El Ávila no se llama Ávila sino que su nombre actual es Waraira Repano.  Les pido disculpas de antemano y les digo, desde el fondo de mi corazón, que no me acostumbro, ni creo que me acostumbraré a ese nuevo nombre, porque esas palabras no me transmiten la emoción de la palabra Ávila.  Esa palabra que desde niña despierta en mí sensaciones tan especiales que me cuesta enormemente describir a través de las líneas.

Así que para mí El Ávila es El Ávila, y así seguirá siendo, y así se lo seguiré nombrando yo a mis hijos ¡diariamente!  Y supongo que ellos harán lo mismo con sus hijos.  Porque yo no me imagino metida en tremenda cola llevando a los niños al colegio y diciéndoles: "Niñitos vean que bello está el Waraira Repano hoy".  ¡No Señor!,  lo que suena Bello, Sabroso y ¡Grande!  Es decir o casi gritar: "¡Niñitos vean lo espectacular que está El Ávila hoy!", "¿No les da fuerza para empezar bien el día mis muchachitos?".  Y algunos que vienen medio dormidos brincan y comienzan a suspirar dentro del carro por su cerro Ávila, igual que yo.  Nos olvidamos de la cola por un buen rato y nos ponemos a hablar de la figura y los colores que nos muestra el día de hoy nuestra majestuosa montaña, porque ella es única cada día, así amanezca despejada, nublada, con bruma, etc.  Él Ávila siempre nos enseña algo distinto y especial.

¡Y ni hablar de los colores que muestra en estos días!  Pareciera como un regalo de inicio de año para darnos fuerza, porque la necesitamos bastante, para seguir adelante en la lucha del día a día.   A veces siento que Él Ávila nos está queriendo decir (con su figura impecable y majestuosa): ¡Ánimo! ¡Aquí estoy, cubriendo de belleza esta gran ciudad! ¡Belleza inigualable, regalo de Dios a través de su naturaleza, para darnos fuerza y poder seguir adelante!

La mejor hora para contemplarla, sin duda, es al amanecer (con un rico cafecito caliente) o entre las cinco y seis de la tarde, cuando comienza el espectáculo natural de luces y colores más maravilloso que podremos ver en nuestra vida.  Es un espectáculo de tonos amarillos, anaranjados, marrones y rojos en esas horas en que muchos estamos regresando a nuestras casas, cansados del trabajo, de los problemas, del tráfico...  ¿Será El Ávila, entre otras cosas, el que nos mantiene felices y con ánimo en esta ciudad, a pesar de los pesares? 

Pero, ¿qué es lo que tiene nuestro cerro Ávila?  Yo de verdad no me lo explico.  Yo amo cada rincón, y cada paisaje de Venezuela: sus sabanas, sus playas, sus páramos, sus lagos, sus ríos, etc.  Pero cada vez que salgo al interior en lo que me acerco a Caracas comienzo a buscar la figura del Ávila.  Necesito verla  para suspirar y decir: "Ahí está, ya llegamos a nuestra ciudad, ¡empezó la lucha!".  

A veces no entiendo mis sentimientos por El Ávila, así como no entiendo muchas... muchas cosas.  Me cuesta entender esta pasión que se desborda por mi ciudad natal Caracas, por mi patria amada Venezuela y por todos mis queridos hermanos venezolanos.  Es algo tan grande ¡tan grande! que no tiene explicación, porque es una pasión que a pesar de estar llena de objetividad problemática (me explico: entiendo que vivimos con ¡muchos y graves problemas!) no me puedo desprender de una Esperanza de un futuro mejor, a prueba de todo.  ¡Porque nada, ni nadie, me la pueden quitar!

Definitivamente algunos venezolanos estamos locos, pero locos de amor por nuestro país.  Todos los días le doy gracias a Dios por sentir lo que siento, porque gracias a eso vivimos ¡felices! y gracias a eso seguimos rezando y luchando, con más fortaleza que nunca, por una mejor ciudad y por un mejor país para todos nuestros maravillosos hermanos venezolanos.

Les pido disculpas si me muestro emocionada, pero es que escribir frente al Ávila, sobre El Ávila y sobre mi Venezuela amada, es demasiado para mi corazón.  Como nos decía nuestro querido Hermano Ginés (Fundador de la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle), quien amaba profundamente su cerro Ávila y su Patria de adopción Venezuela sigamos siempre: "Pa lante y pa rriba aunque la cuesta sea empinada y a veces resbaladiza".

mariadenissecapriles@gmail.com 


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (8)
páginas:
1 |
Por Carla Giordani
29.01.2013
11:03 PM
Realmente, nuestro Avila es un regalo de Dios. Tiene una fuerza y genera una inspiración cada día de nuestras vidas. Provoca acariciarlo!!! amo cuando veo las aves regresar al final de la tarde, retornando a un privilegiado hogar. Gracias Dios por ese regalo!
 
Por Ana Teresa Machado
24.01.2013
12:16 AM
HERMOSO ARTÍCULO que nos inspira a querer cada día más lo nuestro. Esperemos que sepamos valorar lo que tenemos y que no nos demos cuenta cuando lo perdamos. Primero perdimos el nombre de nuestro Ávila querido, ahora qué más perderemos de él? probablemente lo utilizarán para construir unas casuchas socialistas que harán los chinos y que se estarán cayendo a los dos meses.
 
Por Guillermo Marquez
23.01.2013
2:47 PM
EL CERRO EL ÁVILA, bello y majestuoso, en su cúspide yacen las cenizas de mi madre, ella no lo pidió directamente pero lo admiraba y le atraía desde siempre. Por eso decidimos depositarlas allí y cada vez que veo EL ÁVILA desde mi apartamento, me acuerdo de ella, que dios los bendiga a ambos.
 
Por Roberto Mendoza
23.01.2013
12:45 PM
Esa obsesión que tienen los gobiernos de cambiarle el nombre a las cosas! ¡El Avila es el Avila y punto! Así como lo retrataba nuestro poeta Pérez Bonalde en su "Vuelta a la Patria", cuando se refería a la Caracas de paredes blancas y techos rojos, a la cual él tanto añoraba regresar: "vedla, allí está, odalisca tendida a los pies del sultán enamorado (el Avila)". Esa Caracas lamentablemente, no existe más.
 
Por Francis Hernández
23.01.2013
10:11 AM
Mi Ávila querido, ¿qué sería de los caraqueños sin esa majestuosa montaña que nos alegra la vida cuando la vemos? Feliz Día a todos.
 
Por José Castillo
23.01.2013
9:58 AM
El Avila es el mejor regalo que Dios, nuestro Señor le dio a esta bella, alocada, estresante y gran ciudad. Como le dicen la sultana de Caracas.
 
Por Luis Sanchez
23.01.2013
9:30 AM
Mi sentimiento descrito en estas palabras por el cerro que ha marcado mi vida como buen caraqueño que soy. Muchas gracias, excelente lectura para comenzar bien el día y continuar con fuerza este año.
 
Por Carlos Avila
23.01.2013
8:46 AM
Hermosas y sentidas palabras las que lei en su aticulo y con las que estoy totalmente de acuerdo. Siento esa misma emocion al ver a mi Cerro cada dia, la verdad me llena de vida y energia cada vez que subo la mirada y lo contemplo. Y es que el Avila es eso lo que tiene: mucha energia, y somos privilegiados al vivir junto a el. Saludos...
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar