Compartir

La Unión Europea y la paz

El otorgamiento bien merecido del Premio Nobel de la Paz a la UE

LUIS ENRIQUE OBERTO G. |  EL UNIVERSAL
miércoles 23 de enero de 2013  12:00 AM
La recepción por la Unión Europea del Premio Nobel de la Paz en Oslo el 10/12/12 -después de más de sesenta años de vida en paz entre los miembros de la UE-, constituye un reconocimiento claro a la visión de sus promotores de buscar la paz real entre los países de la Europa Occidental que la conforman a través de la realización conjunta de sus pueblos en libertad y el respeto de su dignidad como personas humanas de todos, que condujo a la integración que permitió a los países miembros acrecentar en libertad su bienestar y -a los más retrasados- acelerar en buena medida su desarrollo.

También, la promoción sostenida por la UE de sus propósitos en tal sentido, les ha permitido a los pueblos de los países miembros mantener alejada de la conducción de sus gobiernos la prédica y el ejercicio de los totalitarismos que tanto daño espiritual y material les causaron, de los que sus promotores -los padres de la Unión- fueron testigos.

Por ello, resulta oportuno recordar esos propósitos fundacionales cuando debe enfrentar las circunstancias negativa por las que atraviesa por la faltas de algunos de los países miembros cuyos pueblos eligieron gobiernos populistas -hoy sustituidos por sus electores- que comprometieron con su comportamiento los logros económicos y sociales que se habían alcanzado.

Alertas

Por eso, si bien es mejor que no ocurra, lo importante no es si equivocadamente en un momento dado los pueblos -obnubilados, cegados o engañados por la prédica utópica- aclaman a sus gobiernos, lo que realmente importa es si los ciudadanos están alertas después sobre si lo que esos gobiernos hacen o realizan por su bienestar espiritual y material para afirmar su vida en libertad y el respeto de su dignidad como personas humanas -de todo el pueblo-, que es lo que legitima su conducción, o por lo contrario con su accionar solo pretenden acrecentar su poder, como en todo tiempo y lugar ha ocurrido con los regímenes de corte totalitario.

De allí las no pocas expresiones en contra y los silencios sobre el otorgamiento bien merecido del Premio Nobel de la Paz a la Unión Europea, por el fomento de la realización y el quehacer diario de sus pueblos -en y fuera de su seno- en paz, libertad y democracia, especialmente en un tiempo en el que las amenazas que representan las acciones de los totalitarismos emergentes no solo cuentan para la Unión, sino también para los pueblos de otros continentes, como los de la América Latina que ven seriamente comprometida su posibilidad de realizarse en paz y libertad según su querer.

luisoberto@yahoo.com



Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar