Compartir

Futuro y efectismo

GABRIEL VARGAS-ZAPATA |  EL UNIVERSAL
viernes 18 de enero de 2013  12:00 AM
Sobre el que existen muchas formas de morir, se ha dicho mucho, sobre las distintas maneras de matar, más bien poco, al menos desde el punto de vista ético y con las dimensiones que Rian Johnson nos sugiere en su último filme, Asesinos del futuro. Una historia en la que el crimen se plantea ajeno a las culpas del presente que no guarda los suficientes nexos con un futuro que se plantea intocable y ausente.

Los viajes en el tiempo, para nada nuevos en el cine, son parte del discurso que Johnson intenta crear sobre el hombre y sus carencias. Un diálogo consigo mismo, pero no frente a un espejo ni en una suerte de terapia, es un diálogo construido con los efectismos de la más pura y noble ciencia ficción, esa que se acerca a profundos conceptos humanos planteados en cintas como Blade Runner (R. Scott, 1982) o Total Recall (P. Verhoeven, 1990). La diferencia es que en Asesinos del futuro no se pretende un distanciamiento a través de la recreación de un futuro de caos y contaminación, por el contrario, es un futuro en el que podemos sentirnos identificados, en el que lo fantástico se reduce a su mínima esencia, gracias a un guión efectivo, escaso de diálogos interesantes, pero que sin ninguna duda, sabe construir la intriga desde unos personajes sencillos y reales. Además, deja de lado los clichés de la serie B, para incorporar elementos meramente dramáticos.

Aquí es cuando entran en juego dos nombres, el de Joseph Gordon-Levitt y el de Bruce Willis, quienes, interpretando a un mismo personaje, construyen a dos seres diferentes y distanciados. Con los años, el hombre, aunque el mismo, ha cambiado. Aquí Johnson intenta una especie de elipsis en el arco del personaje, se ahorra la argumentación psicológica y pasa directamente a la acción, que en este caso viene a ser lo más interesante. Las interpretaciones de Gordon-Levitt y Willis, no se quedan solo en lo asertivo y brillante, proponen un juego de espejos cargado de ironía y efectividad que, si bien no dice grandes cosas sobre el discurso del filme, al menos resulta abrumador y entretenido.

Asesinos del futuro está matizada con algunas características del western, desarrolla muy bien las subtramas y justifica desmesuradamente la violencia, convirtiéndola en parte central de su frío y calculador relato. Se despreocupa por completo de los códigos visuales y construye su propio lenguaje; en él, lo más relevante es el hecho de que la historia funcione como drama, como acción y como metáfora social en igual medida. He aquí el gran hallazgo de Johnson y su película.

@gvargaszapata

gvargaszapata@hotmail.com

www.gvargaszapata.blogspot.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar