Compartir

"Mercado de lágrimas"

MARIA JOSÉ FERREIRO |  EL UNIVERSAL
sábado 12 de enero de 2013  12:00 AM
La telenovela ha sido desde hace muchos años un sello que nos caracteriza. En el mundo del entretenimiento se considera parte de la "cultura latinoamericana".  

Cuando vivía en EEUU compañeros de estudio siempre me preguntaban qué era lo que hacía este tipo de programas tener tal éxito, y me lo preguntaban con una sonrisa un tanto sarcástica. Muy pocas veces trataba de darles una explicación porque ni hablando en el mismo idioma sentía que entenderían nuestro proceso de ver, hacer, escuchar y sobre todo de vivir esta avasalladora fábrica de emociones que da tanto rating. Sus telenovelas, llamadas "soap operas", tienen una estructura muy diferente a la nuestra.

También recuerdo una parodia hecha en México que se convirtió en gran éxito. En esta parodia hacían de los temas más cotidianos una verdadera "tragedia" que  arrancaba al más serio una carcajada, y se llamó "Mercado de lágrimas".  Muchos han concluido que ese es el nombre más indicado, a pesar de la ironía, que describe este género que odiado por unos o amado por otros, nos sigue identificando en la ficción mundial.

En una charla sobre este mercado de lágrimas me preguntaron ¿cuál es la fórmula? Una gran escritora y productora de TV una vez me dijo: "La telenovela es una historia que cuenta un amor imposible...con un final feliz; es así"; eso le contesté a quien me hizo la pregunta, pero la contra respuesta no se hizo esperar: "Es estúpido, no hay imposibles en una telenovela, terminan bien, lo de amor imposible es solo publicidad trillada, un cliché". Este joven quería aprender la "técnica" para escribir este mercado de lágrimas, aunque detestaba las fórmulas más que yo.  Le contesté: "No te equivoques con una lógica que no aplica tanto en este caso, ese imposible significa que aunque "parezca imposible" y termine bien, el público quiere sentir y ver el camino que se recorre hasta el final". Él me miró y vino la siguiente pregunta: "O sea ¿sufrir?".  Pensé un par de segundos: "Conquistar el sufrimiento, vencerlo hasta en el momento donde todo parece que se arruinó, es en ese punto que la historia alcanza un clímax, es el giro de giros, allí está la telenovela". Muchos se rieron y otros comentaron: "Es que así somos, si no sufrimos no nos va bien". Puede ser, aunque parezca absurdo, porque en las telenovelas ni las sorpresas son sorpresas a veces, porque si es parte de ese camino "imposible" que hay que recorrer, las aceptamos más allá del cuestionamiento de la lógica,  porque al día siguiente vendrá un nuevo capítulo, y así seguirá hasta que lo inevitable le ponga fin.

En una telenovela podemos ser irónicos, dramáticos, profundos y superficiales; podemos tener escenas o personajes que hacen reír, están los malos, los muy malos que se hacen pasar por buenos, los traicioneros natos; alguien sufre y sigue sufriendo en un mercado de lágrimas. Al final, cuando la historia ya no da para más porque es tan predecible y el rating comienza a desgastarse, se escribe un capítulo final donde los malos pagan, los buenos se abrazan y el amor imposible nunca fue tal, ¡me refiero a lo imposible!

Estos días busco inspiración para una nueva historia y recuerdo: la realidad siempre supera a la ficción.  Ser escritora me permite ser tantos seres diferentes al mismo tiempo, que solo queda disfrutar el ver y luego interpretar. Aunque sé que después alguien en algún lugar del mundo frente a su TV dirá: "eso es imposible, eso nunca sucedería en la realidad".

@mjferreiro


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar