Compartir

El dinero y la conciencia social

MARIANA SUÁREZ DE MENDOZA |  EL UNIVERSAL
sábado 12 de enero de 2013  12:00 AM
Tal vez parece absurdo cuestionar en estos días la utilidad o no del dinero, las bondades y fracasos que de él han resultado.

El dinero sirve para darle un valor económico a todo lo que nos rodea, y sirve para intercambiar bienes y servicios de manera universal. El dinero se utiliza todos los días, el mundo se mueve alrededor del dinero. Dueños de negocios y trabajadores reciben ingresos y salario que es considerado el valor de su trabajo, y la paga que reciben la intercambian por bienes y servicios. Sin embargo los dueños de negocios tienen mayor control sobre sus ingresos, y estos varían de acuerdo al tiempo invertido en su empresa, mientras que los trabajadores reciben el mismo pago quince y último, por lo que no tienen control sobre sus ingresos, su paga es determinada por los empresarios y el Gobierno.

La pregunta que hoy nos hacemos pertinente es si el salario que reciben los trabajadores es suficiente para cubrir las necesidades básicas: alimento, vivienda, salud, educación, acceso a servicios públicos, ropa, calzado, no incluimos el entretenimiento y el ahorro. No queda claro si el hombre queda satisfecho con que su paga le alcance para cubrir sus necesidades básicas, incluso si le alcanzara para diversión y ahorro. Parece que no, pues muchos de los robos que suceden en nuestra ciudad no son para cubrir necesidades básicas, sino justamente las no básicas, las que nosotros dejamos que se hicieran básicas, celulares de última tecnología, televisores de última generación, computadoras, ipads, carros, motos, drogas, alcohol, viajes, ropa de marca, relojes de moda, zapatos de firma, etc. Podemos llegar a esto sin mencionar siquiera el robo, pues para los que no roban, pero que desean tener todo lo que se mencionó, recurren a la tarjeta de crédito y a los préstamos. Sin embargo, cuando se tiene solo un quince y último, y llegan los estados de cuenta del banco, sucede que en el lamentable corto plazo se tiene una menor capacidad de compra, consecuencia del desorden financiero e inconciencia de los impulsos y avaricia que lo hicieron comprar todas estas cosas que no necesitaba.

Deseamos comprar todo, estamos dispuestos a pagar lo que no tenemos por estar a la moda, pero cuando tenemos que comprar cosas necesarias o contratar servicios necesarios para nuestra vivienda y salud, no estamos dispuestos a pagar.

Ejemplos de ello veamos a la señora que nos limpia, cocina y cuida a los niños en casa mientras la mamá trabaja en la calle y comparte escasas horas con sus hijos. ¿Cuánto le paga usted a la señora que le hace todo eso? Salario mínimo o un poco más, quizás menos. Lo cierto es que no está remunerada acorde a todo lo que hace, al valor que pudiéramos darle el que alguien cuide a las personas que más amamos, tampoco le pagamos proporcionalmente al abandono que sienten los niños al estar solos sin la atención, comprensión, y amor de sus padres.

Sin embargo si nos comparamos con todos los países desarrollados del mundo, capitalistas o socialistas, vemos que en esos países se paga  muy bien por estos servicios, se valora el trabajo que no estamos dispuestos a hacer, aquí no, aquí se denigra, no ayudamos con el inmenso problema de pobreza que tenemos, no tenemos conciencia social; poco nos interesa si nuestros empleados viven en un rancho o en una vaguada se quedan sin casa.

El problema no es el dinero, somos los seres humanos que conformamos una sociedad muy poco interesada en los problemas del prójimo, estamos cegados por la avaricia.

@mariana_eco

marisu6@gmail.com


Más artículos de esta firma

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar